Enérgicos reclamos de Biden a Xi Jinping

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente norteamericano, Joe Biden / Foto: U.S. Secretary of Defense

Lectura: 3 minutos

Represión de los musulmanes uigures en Xinjiang; supresión de las libertades democráticas en Hong Kong; acciones agresivas contra Taiwán; prácticas comerciales desleales.

En su primera llamada telefónica con Xi Jinping, el nuevo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, atacó a su homólogo chino en varios frentes: una línea muy similar a la adoptada por su predecesor Donald Trump en los últimos cuatro años. El contacto telefónico tuvo lugar el miércoles y fue un gesto de cortesía de Biden, en vísperas del Año Nuevo chino, que comienza el viernes.

Ante las críticas de Biden, Xi respondió como se esperaba: Xinjiang, Hong Kong y Taiwán son asuntos internos de China y Washington no debe entrometerse. Según los medios de comunicación estatales chinos, el líder de Beijing advirtió que un conflicto sería desastroso para ambas partes.

Hace unos días, el secretario de Estado de los Estados Unidos, Antony Blinken, dijo que Trump estaba en lo cierto al seguir una política más dura hacia China. Sin embargo, en comparación con el anterior inquilino de la Casa Blanca, la nueva administración quiere promover un enfoque más coordinado con los aliados y socios de la región.

Washington reiteró que seguirá protegiendo los intereses de Japón con respecto a las islas Senkaku. Los atolones del Mar de China Oriental son administrados por Tokio pero reclamados por China (que los llama Diaoyu).

En sus conversaciones con los líderes de India y Australia, Biden subrayó su voluntad de trabajar para promover un Indo-Pacífico «libre y abierto».

El jueves Hsiao Bi-khim, representante de Taiwán en Estados Unidos, se reunió con Sung Kim, un alto funcionario del Departamento de Estado. Ambos subrayaron la necesidad de profundizar los lazos entre los dos países.

La llamada telefónica entre Biden y Xi se produjo pocas horas después que el presidente estadounidense anunciara la creación de un grupo de trabajo del Pentágono para revisar la estrategia respecto a China.

Mientras tanto, los buques estadounidenses siguen operando en las zonas «calientes» de Asia Oriental. Dos portaviones estadounidenses (Theodore Roosevelt y Nimitz) navegan por el Mar de China Meridional; el 8 de febrero, el destructor John S. McCain se aproximó a las islas Paracelso, ocupadas parcialmente por China pero reivindicadas por otros países de la región.

La semana pasada, un buque de guerra de Washington cruzó el estrecho de Taiwán: es la primera vez que sucede algo semejante desde que Biden asumió la presidencia.

Otro artículo de interés: Diplomacia naval de China en Pacífico occidental

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s