Diez muertos por represión policial en Birmania

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Manifestantes piden liberación de líder Aung San Suu Kyi / Foto: Prachatai

Lectura: 3 minutos

Al menos diez personas murieron el jueves por disparos de las fuerzas de seguridad en varias ciudades de Birmania durante las protestas en contra de la junta militar en una nueva jornada de brutalidad policial.

Al menos 60 manifestantes y disidentes han muerto a manos de las fuerzas de seguridad y el Ejército desde el golpe de Estado.

«La policía cayó sobre los manifestantes primero con gas lacrimógeno y balas de goma, pero luego disparó fuego real… ahora seis personas están muertas, entre ellas uno de mis amigos», afirmaba un testigo en la ciudad de Myaing, en la central región de Magway, donde murieron seis manifestantes, a la agencia dpa.

En la ciudad de North Dagon, junto a Rangón, al menos otro manifestante resultó muerto. «Había más de cien manifestantes aquí… uno resultó muerto por los disparos y otros dos fueron heridos», dijo otro testigo a la misma agencia, que añadió que la policía disparó directamente a la primera línea de la protesta, que portaban escudos improvisados.

Las otras tres víctimas murieron durante protestas en Bago, Taungu y en Mandalay, la segunda ciudad del país, donde los militares se llevaron el cadáver del fallecido, relataron testigos a la agencia Efe.

Los hechos tuvieron lugar después que el Consejo de Seguridad de la ONU acordara el miércoles condenar la represión violenta de las protestas, pero no diera el paso de denunciar el golpe de Estado protagonizado por los militares o de hablar de posibles medidas en respuesta a él, debido a la oposición de varios Estados miembros.

Según fuentes diplomáticas, los quince países dieron el visto bueno a un texto de compromiso en el que se pide contención a los militares y se reclama la liberación inmediata de todos los detenidos de forma arbitraria.

Por su parte, la ONG Amnistía Internacional ha verificado un total de 55 vídeos que demuestran la matanza de manifestantes por parte de la policía y los soldados con armamento letal y militar en Birmania.

En un comunicado, AI afirmó el jueves que el análisis de los vídeos, realizados por miembros del público y medios y compartidos en las redes sociales, demuestra una estrategia de creciente letalidad por parte de las autoridades militares.

El portavoz de la junta militar anunció asimismo haber verificado que la primer ministro depuesta, Aung San Suu Kyi, aceptó ilegalmente 600.000 dólares y oro.

El general de brigada Zaw Min Tun también dijo que el presidente Win Myint, además de varios ministros del gabinete, también estaba involucrado en actos de corrupción y había presionado a la comisión electoral del país para que no actuara a pesar de los informes militares sobre las irregularidades.

Otro artículo de interés: Estados Unidos condena represión en Birmania

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s