Derrumbe de ventas británicas a Unión Europea

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Industria automotriz el más afectado / Foto: Brian Snelson

Lectura: 5 minutos

La Oficina Nacional de Estadísticas de Reino Unido (ONS, por sus siglas en inglés) informó el viernes (12.03.2021) que las exportaciones hacia la Unión Europea cayeron un 41 por ciento en enero de este año, el primer mes tras concretarse la salida británica del mercado único, en comparación con las cifras registradas en diciembre de 2020.

En total, esto significa una baja de 6.500 millones de euros, siendo el sector automotriz el más afectado.

En tanto, las importaciones británicas del bloque comunitario también sufrieron una importante caída, que llegó a los 7.700 millones de euros, un 28 por ciento.

La entrada en vigor del «brexit» coincidió, además, con nuevos controles impuestos a transportistas, para evitar la propagación de nuevas cepas del SARS-CoV-2.

La reducción de las exportaciones a la UE fue uno de los factores que influyeron en que la industria perdiese un 2,3 por ciento de su valor en enero y que el PIB británico cayese un 2,9 por ciento ese mes, según la estimación difundida por la ONS.

La caída hace que el tamaño de la economía británica sea ahora un 9 por ciento menor que hace un año. En precio y volúmenes «es la mayor caída en un mes desde que estas cifras empezaron a ser calculadas, en enero de 1997», según la ONS.

El subdirector de estadísticas de la ONS, Jonathan Athow, subrayó que la economía se llevó «un golpe notable» en el primer mes del año, «aunque menor que el que algunos esperaban, con el comercio minorista, los restaurantes, los colegios y las peluquerías afectados por el confinamiento».

También destacó que la industria sufrió su primera caída desde abril de 2020.

En previsión de posibles problemas de suministro en los primeros días del Reino Unido fuera de la unión aduanera, muchas compañías adelantaron sus pedidos a diciembre para acumular reservas, por lo que habrá que esperar a los siguientes meses para comprobar el efecto real de la disminución del comercio.

Los economistas habían previsto que el descenso del PIB en enero podía incluso haber alcanzado el 4,9 por ciento.

A su vez el ministerio de Relaciones Exteriores del Reino Unido se niega a conceder al embajador Joao Vale de Almeida y su equipo la inmunidad propia de los diplomáticos en virtud de la Convención de Viena, argumentando que la UE no es un país sino una organización.

La cancillería se limitó a afirmar que «la UE, su delegación y sus equipos gozarán de los privilegios e inmunidades necesarios para poder llevar a cabo su trabajo en el Reino Unido de forma eficaz».

El país salió de la UE el 31 de enero de 2020 y, tras un periodo de transición, el 31 de diciembre dejó totalmente de aplicar las normas europeas.

Según Bruselas, la posición británica contrasta con la de los otros países, que han concedido «sin excepción» pleno estatus diplomático a las 143 delegaciones europeas presentes en todo el mundo. «La UE no es una organización internacional “tradicional”», dijo Peter Stano, portavoz del jefe de la diplomacia Josep Borrell, recordando que «tiene el poder de adoptar legislación vinculante para sus Estados miembros, tiene su propio sistema judicial y una moneda común».

«El estatus de la UE en las relaciones internacionales y el consiguiente estatus diplomático es ampliamente reconocido por países y organizaciones internacionales de todo el mundo, y esperamos que el Reino Unido trate a la delegación de la UE en consecuencia y sin demora», agregó.

Por su parte, el negociador europeo Michel Barnier, que se encontraba en Irlanda para recibir un galardón como «europeo del año», advirtió de que el Reino Unido debe ir con «mucho cuidado» en su trato al embajador y esperó poder «llegar juntos a una solución objetiva e inteligente».

Ya en noviembre Borrell había escrito al ministro británico de Relaciones Exteriores, Dominic Raab, para expresarle su «grave preocupación» por esta postura. Según la BBC, el asunto debe ser discutido por los ministros de Exteriores europeos.

El tema ha salido a la luz coincidiendo con el nombramiento por el Reino Unido de Lindsay Croisdale-Appleby como su embajador ante la UE en sustitución de Tim Barrow, que fue trasladado a otro servicio diplomático.

Este diplomático de 47 años he hecho carrera en el Foreign Office, donde estuvo al cargo de cuestiones relacionadas con el «brexit». También formó parte del equipo que negoció el acuerdo de divorcio con Bruselas. Anteriormente fue embajador en Colombia.

Otro artículo de interés: Amenaza del Brexit en Francia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s