Rusia y Turquía firman tregua parcial en Siria

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Reunión virtual de presidentes: anfitrión Vladímir Putin de Rusia y Recep Tayyip Erdogan de Turquía / Foto: Kremlin

Lectura: 5 minutos

Rusia y Turquía decidieron cerrar partir tres puestos de control en Siria ─dos en Idlib y uno en Alepo─ debido a los ataques de los rebeldes sirios. La medida se mantendrá hasta que se estabilice la situación en la zona.

«A partir del 30 de marzo el trabajo de los mencionados puestos será temporalmente clausurado hasta la estabilización de la situación y la creación de las condiciones necesarias para garantizar la seguridad de los civiles», informó el Centro de Reconciliación ruso en Siria.

El Ministerio de Defensa de Rusia precisó que se trata de los puestos de Saraqeb y Miznas en Idlib y de Abu Azeidin en Alepo. El cierre llega apenas una semana después que Rusia y Turquía anunciaran la apertura de estos tres puntos de cruce para «poner fin al aislamiento» y el bloqueo de los civiles.

De acuerdo con Moscú, esta iniciativa fue propuesta por Rusia, aliada de Damasco, y aceptada por Turquía, que apoya a los rebeldes sirios.

Según el subdirector del centro de reconciliación, Alexandr Kárpov, estos puestos de control estaban listos desde febrero pasado, pero «las actividades de los grupos armados ilegales» que operan en la región obligaron a postergar su apertura.

Mientras ahora, «las organizaciones terroristas en territorios bajo control de las fuerzas turcas realizan ataques provocativos y bloquean la circulación de las personas y de los transportes en los corredores de salida», agregó.

Idlib, declarada zona de distensión por Rusia y Turquía, es el último bastión de la oposición siria y está prácticamente controlada por el Organismo de Liberación del Levante, que incluye a la exfilial siria de Al Qaeda antiguamente denominada Frente al Nusra, además de facciones apoyadas por Turquía.

El acuerdo de alto el fuego sellado por Rusia y Turquía para la provincia siria de Idlib entró en vigor este viernes (06.03.2020), en una tentativa de poner fin a los intensos combates que causaron un desastre humanitario y encendieron temores de una guerra abierta.

Unos minutos antes del plazo acordado, los bombardeos aún continuaban en la región, según la entidad no gubernamental Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), aunque luego del horario acordado se registraba una «calma relativa» en la zona.

El acuerdo fue sellado en Moscú por los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, quienes anunciaron un alto el fuego para poner fin a semanas de enfrentamientos en Idlib y alejar el riesgo de escalada de tensiones entre rusos y turcos.

Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, «espera que este acuerdo conduzca a un cese inmediato y duradero de las hostilidades que garantice la protección de los civiles en el noroeste de Siria, que ya han soportado un enorme sufrimiento», dijo su portavoz en un comunicado.

Tras más de seis horas de negociaciones en el Kremlin, sede de la presidencia rusa, el presidente turco anunció en una conferencia de prensa conjunta con Putin ese alto el fuego, esperando que sea «duradero».

Según el texto del acuerdo, los dos países llevarán a cabo patrullas conjuntas en la autopista M4, un eje estratégico que cruza la región siria de Idlib.

Rusia y Turquía han previsto un «corredor de seguridad» de seis kilómetros en cada lado de la autopista (12 kms).

Los parámetros de esta zona serán definidos por ambos países en los próximos siete días, según el texto.

Ese acuerdo debería poner fin a semanas de intensos combates en torno a Idlib, último bastión rebelde y yihadista en el noroeste de Siria, donde Turquía interviene contra las fuerzas del gobierno de Bashar al Asad, apoyadas por Rusia.

En tanto, el Consejo de Seguridad de la ONU agendó una reunión por un pedido de Rusia.

De acuerdo con una fuente diplomática, Rusia pidió que esa reunión se celebre a puerta cerrada, para informar a los miembros del Consejo sobre el acuerdo alcanzado con Turquía.

«Nuestro objetivo es evitar que empeore la crisis humanitaria», declaró Erdogan, aunque advirtió que su país se «reserva el derecho de responder con todas sus fuerzas y en cualquier lugar a cualquier ataque del régimen» sirio.

Putin, por su parte, dijo que espera que ese texto sirva de «base sólida para poner fin a los combates en la zona» y «al sufrimiento de la población».

«No siempre hemos estado de acuerdo con nuestros socios turcos. Pero en cada momento crítico, gracias a reuniones bilaterales, hemos encontrado una base común», dijo el presidente ruso.

La escalada de los combates en Idlib causó tensiones diplomáticas entre Rusia, aliado de Siria, y Turquía, apoyo de los rebeldes, haciendo planear el riesgo de enfrentamiento directo entre los dos países que se han convertido en los principales actores internacionales en el conflicto sirio.

Otro artículo de interés: Horror de guerra en Siria

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s