Deuda más pandemia acorralan a países emergentes

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: International Monetary Fund

Lectura: 3 minutos

Un nuevo estudio advierte las dificultades de países en desarrollo para recuperarse del impacto devastador de la pandemia COVID-19 si no consiguen aliviar la carga de la deuda que los mantiene en la pobreza.

El Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) publicará el estudio antes de las reuniones del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional de la próxima semana.

El estudio encuentra que 120 economías de ingresos bajos y medianos adeudan más de 1.000 millones de dólares en pagos del servicio de la deuda este año donde 72 países, clasificados como vulnerables, son responsables de más de la mitad de esa deuda acumulada.

El administrador del PNUD, Achim Steiner, sostiene que estos 72 países enfrentan desafíos de soberanía o liquidez que desplazarán importantes gastos socioeconómicos cruciales para el bienestar de su gente.

«Necesitamos nuevos mecanismos audaces. Estos se necesitan con urgencia para ayudar a los países de ingresos bajos y medianos a abordar la deuda paralizante, que ha empeorado drásticamente por el COVID-19 y que evitará inversiones vitales para abordar la pobreza y el cambio climático en los próximos años. Las inversiones que estamos viendo en varios países más ricos ahora se están desarrollando y desarrollándose (…). El servicio de la deuda pública desplaza el espacio para estas inversiones en los países en desarrollo», dijo.

Steiner detalló que la mayoría de las economías avanzadas esperan una rápida recuperación de la pandemia este año. Sin embargo, no se puede decir lo mismo de los países más pobres.

Esgrimió que se enfrentan a una pobreza cada vez mayor a medida que COVID-19 continúa causando estragos en la salud física y económica de sus sociedades.

Steiner apuntó que varios de los países más ricos están invirtiendo cantidades significativas de dinero en paquetes de estímulo para enfrentar la pandemia e impulsar sus economías. Dijo que se necesitan inversiones similares en los países en desarrollo, y agregó que serían transformadoras.

Por ejemplo, señaló, la financiación en África podría ayudar al continente a recuperarse de la pandemia sobre la base de la tecnología de energía verde.

«Todavía hay 600 millones de personas en el continente africano que no tienen acceso a la electricidad. Nada sería más simple que impulsar su recuperación y una transición energética con una inversión significativa en infraestructura de energía renovable, ayudando tanto a acelerar el desarrollo en el continente como a acelerar la transición hacia una infraestructura de energía limpia para lo que pronto serán 2.000 millones de personas en el continente africano a mediados de siglo», defendió Steiner.

Los economistas del PNUD consideran que el sobreendeudamiento y la vulnerabilidad no sólo amenazan a los países más pobres. Sostienen que los países de ingresos medianos y los pequeños estados insulares también se están hundiendo bajo la pesada carga de la deuda.

Instan a los delegados que asisten a la reunión del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional de la próxima semana a acordar brindar apoyo de liquidez a todos los países seriamente endeudados.

Dada la magnitud de la crisis, dicen que se necesita una combinación de reestructuración de la deuda, financiamiento adicional y reformas.

Otro artículo de interés: Sostenido crecimiento del comercio mundial según OMC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s