Pentágono sigue de cerca cohete chino sin control

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: The U.S. National Archives

Lectura: 5 minutos

El Pentágono sigue los pasos del gran cohete chino que está fuera de control y que previsiblemente regresará a la atmósfera de la Tierra este fin de semana. El suceso genera preocupación sobre el lugar donde pueden impactar sus escombros.

Medios estadounidenses informan que se espera que el cohete chino Long March 5B entre en la atmósfera de la Tierra «alrededor del 8 de mayo». El portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, Mike Howard, dijo que el Comando Espacial de ese país está rastreando la trayectoria del cohete.

El «punto exacto de entrada a la atmósfera de la Tierra» del cohete no se puede identificar hasta cuando se produzca su reentrada, dijo Howard.

El Escuadrón de Control Espacial número 18 de Estados Unidos proporcionará actualizaciones diarias sobre la ubicación del cohete a través del sitio web Space Track, agregaron los medios.

Los chinos utilizaron el cohete para lanzar parte de su estación espacial la semana pasada.

Si bien la mayoría de los objetos de desechos espaciales se queman en la atmósfera, el tamaño del cohete, 22 toneladas, ha generado preocupación porque algunas de sus piezas más grandes puedan volver a entrar en la atmósfera y causar daños si golpean áreas habitadas.

No obstante, Jonathan McDowell, experto del Centro de Astrofísica de la Universidad de Harvard, aclaró a la cadena CNN que la situación «no es el fin de los días».

«No creo que la gente deba tomar precauciones. El riesgo de que haya algún daño o de que golpee a alguien es bastante pequeño. No es despreciable, podría suceder, pero el riesgo de que te golpee es increíblemente pequeño. No perdería ni un segundo de sueño por esto como una amenaza personal», precisó a la cadena.

McDowell explicó que señalar hacia dónde podrían dirigirse los escombros es casi imposible en este punto debido a la velocidad a la que viaja el cohete.

Aún así, el océano sigue siendo la apuesta más segura sobre dónde aterrizarán los escombros, dijo, solo porque ocupa la mayor parte de la superficie de la Tierra.

«Si quiere apostar a dónde aterrizará algo en la Tierra, apueste por el Pacífico, porque el Pacífico es la parte más extensa de la Tierra. Es así de simple», dijo McDowell.

Este suceso se produce después que China lanzara el primer módulo de su estación espacial planificada el pasado jueves por la mañana desde el centro de lanzamiento de Wenchang, en la isla sureña de Hainan, según la Administración Nacional del Espacio de China.

La estación espacial de China no se lanzará de una vez; se ensamblará a partir de varios módulos que se enviarán en diferentes momentos y estará en pleno funcionamiento a fines de 2022.

Después que el Pentágono anunciara que están rastreando los restos del cohete chino Long March 5B, que reingresará a la Tierra entre el sábado y el lunes, y tras la expectativa que ha generado la noticia, China informó que el riesgo de que el aparato cause algún daño es muy bajo.

El portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores chino, Wang Wenbin, afirmó que «la mayoría de los componentes se destruirán» al entrar en la atmósfera y «la probabilidad de causar daño en las actividades de aviación o en la población es extremadamente baja».

Agregó que «aunque lo más probable es que no sea peligroso, China está prestando mucha atención a la reentrada del cohete en la Tierra».

El Long March 5B llevó la primera de las tres partes de la futura Estación Espacial China. Luego de su separación del módulo espacial, el lanzador comenzó a orbitar el planeta en una trayectoria irregular, perdiendo altura lentamente, haciendo casi imposible cualquier predicción sobre su punto de entrada a la atmósfera, y por tanto de su punto de caída.

La Oficina de Residuos Espaciales de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha señalado que la zona en que podrían caer los residuos del cohete es muy amplia e incluye cualquier parte de la superficie terrestre entre las latitudes de 41,5 grados norte y 41,5 grados sur.

En Europa, esto incluye partes de España, Italia, Portugal, Malta y Grecia. En general, amplias zonas de América del Norte y del Sur, Asia meridional, África y Australia pertenecen a la zona de riesgo.

La preocupación de Estados Unidos y Europa radica en que esta no es la primera vez que China pierde el control de una nave espacial en su regreso a la Tierra.

En abril de 2018, un laboratorio espacial Tiangong-1 se desintegró al reingresar a la atmósfera, dos años después de que dejara de funcionar. Las autoridades chinas negaron que el laboratorio estuviera fuera de control.

Otro antecedente para la alarma es lo que ocurrió en mayo de 2020, cuando las piezas de otro cohete chino Long March 5B llovieron sobre Costa de Marfil, dañando varios edificios, aunque no se registraron heridos.

Otro artículo de interés: Cohete chino sin control amenaza algún punto de la Tierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s