Francia desmantela refugio de inmigrantes africanos

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Number 10*

Lectura: 6 minutos

La Policía francesa desmanteló un campamento con cientos de migrantes que se había establecido en unas naves en un barrio de las afueras de la ciudad francesa de Calais, el principal puerto de conexión con Gran Bretaña.

La Prefectura (delegación del Gobierno) explicó en su cuenta de Twitter que la operación comenzó a las 6 de la mañana del jueves «por instrucción del Ministerio del Interior» y sobre la base de una decisión judicial.

La evacuación de las alrededor de 600 personas ─según las cifras que habían dado las autoridades─ se llevó a cabo en el barrio de Virval, cerca del hospital de Calais, en unos almacenes donde habían encontrado refugio desde hacía unos meses.

Los migrantes fueron dirigidos por las fuerzas del orden a una docena de autobuses para ser enviados a diferentes centros de refugio del departamento de Pas de Calais.

La Prefectura afirmó en un comunicado, en el que señaló que en las naves vivían una treintena de niños, que antes de la evacuación se había propuesto a los ocupantes su traslado a diferentes albergues.

El propietario de las naves había presentado una denuncia por la ocupación, lo que había dado lugar a una orden de expulsión.

El martes por la noche se había producido una pelea con arma blanca en la que estuvieron implicadas unas treinta personas.

La alcaldesa de Calais, Natacha Bouchart, y el presidente de la región, Xavier Bertrand, habían reclamado al Gobierno la evacuación de ese campamento para evitar que se reconstituyera dentro de la ciudad una implantación de grandes dimensiones como la que hubo en el exterior de la ciudad, conocida como «la jungla».

La policía francesa ya había desmantelado un campamento en el que vivían alrededor de 800 migrantes en la ciudad portuaria de Calais, en el norte del país, en la mayor operación de este tipo desde 2016.

La ciudad francesa sigue atrayendo a migrantes, la mayoría de África y Oriente Medio, quienes se instalan en campamentos improvisados a lo largo de la costa, desde donde esperan cruzar el Canal de la Mancha y llegar a Gran Bretaña.

«Queremos evitar un nuevo punto de concentración en Calais», dijo Louis Le Franc, el máximo responsable del gobierno del departamento Pas-de-Calais.

«Esta es sobre todo una operación para dar a la gente un refugio seguro. Los migrantes viven en esta zona boscosa en condiciones extremadamente difíciles. Era importante evacuar a los migrantes antes del período invernal», agregó en aquel momento Le Franc.

Alrededor de 150 de los migrantes evacuados fueron llevados a centros de refugio en Pas-de-Calais, otros 150 a otros departamentos del norte de Francia y los 500 restantes a otras regiones del país. La mayoría de los migrantes son hombres, principalmente de Somalia, Sudán, Irán, Irak y Eritrea.

El norte de Francia ha sido durante mucho tiempo un imán para las personas que tratan de pasar ilegalmente a Gran Bretaña en pequeñas embarcaciones o en una de las decenas de miles de camiones y automóviles que viajan diariamente entre los países en transbordadores y trenes.

Los grupos de derechos humanos critican las tácticas de la policía, que incluyen la confiscación de las tiendas de campaña y otras pertenencias de los inmigrantes. Las asociaciones de derechos humanos criticaron también la operación. Maya Konforti de la asociación Auberge des Migrants (Albergue de Migrantes) dijo que los migrantes evacuados volverían «en pocos días».

«Los migrantes saben que pocos de ellos califican para el asilo en Francia, y creen que “Inglaterra es su última oportunidad”» por lo que seguirán tratando de llegar allí a toda costa, apuntó Konforti.

El gobierno estima que unos 1.000 inmigrantes viven actualmente en los alrededores de Calais, mientras que los grupos de apoyo dicen que el número se acerca más a 1.500.

El secretario de Estado francés para Asuntos Europeos recordó que Francia iba a aceptar en 2020 a un total de 500 migrantes menores refugiados en Grecia, incluido 150 provenientes del campo de Moria, en la isla de Lesbos, destruido por un incendio.

«Francia ya asumió un compromiso específico (para aceptar) a 350 menores» refugiados en Grecia «y vamos a asumir un compromiso adicional de unos 150 menores», que se quedaron sin techo tras el incendio en Moria, declaró Clément Beaune en la radio RTL, confirmando los compromisos ya asumidos por París.

«Desde el comienzo de año, en solidaridad con Grecia, Francia recibirá a 1.000 personas, la mitad de ellos menores y familias con dificultades», recordó.

La Comisión Europea dio a conocer un nuevo «Pacto sobre Migración y Asilo», que propone un «mecanismo de solidaridad» entre los 27, que pone el acento en el reenvío de los migrantes irregulares.

El incendio ocurrido en el campo de Moria, en noviembre del 2020, dejó sin techo a los alrededor de 12.000 migrantes que vivían allí hacinados y en condiciones insalubres.

Diez países de la Unión Europea se comprometieron a aceptar a unos 400 migrantes menores no acompañados, evacuados de Lesbos. Entre estos, Alemania y Francia habían asegurado en un primer momento que se harían cargo de entre 100 y 150 de esos niños.

Además, Francia pidió entonces a Italia que deje atracar al barco humanitario «Alan Kurdi», que se dirigia a Marsella (sur), después de no haber podido desembarcar en las costas italianas a unos 130 migrantes rescatados en el Mediterráneo, recordó Beaune.

* Imagen ilustrativa.

Otro artículo de interés: ONU reclama avanzar en Pacto Migratorio Mundial

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s