India y Pakistán en guerra por arroz basmati

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Ramon Casha

Lectura: 5 minutos

India solicitó el registro exclusivo del grano en la Unión Europea (UE), desatando una disputa que podría significar un golpe para Pakistán en un mercado clave para sus exportaciones.

El basmati, un arroz de grano largo y sabor distintivo está en el centro de la más reciente batalla entre dos conflictivos vecinos: la India y Pakistán, que inmediatamente rechazó la petición india de obtener la Protección de Indicación Geográfica (PGI, en inglés) de la Comisión Europea. «Es como que nos lancen una bomba atómica», advirtió Ghulam Murtaza, copropietario de la arrocera Al-Barkat al sur de Lahore, la segunda ciudad paquistaní.

India es el mayor exportador mundial de arroz, con ventas anuales por 6.800 millones de dólares (5.570 millones de euros), y Pakistán el cuarto, con 2.200 millones de dólares (1.800 millones de euros), según datos de la ONU. Ambos países son los únicos exportadores mundiales de basmati.

India «armó este alboroto para que puedan de alguna forma apropiarse de uno de nuestros mercados», sostuvo Murtaza, cuyos plantíos están a cinco kilómetros de la frontera con India. «Afecta a toda nuestra industria arrocera», aseguró.

De Karachi a Kolkata, el basmati es parte de la dieta cotidiana en todo el sur asiático. Se consume junto con carne muy condimentada o curry de vegetales, y es la estrella de la gastronomía local, en ambos países divididos después de la independencia de Gran Bretaña, en 1947.

Desde entonces, ambos países se han enfrentado en tres guerras. Las últimas escaramuzas fueron en 2019, e incluyeron los primeros ataques aéreos transfronterizos en 50 años. Sus relaciones diplomáticas han sido tensas durante décadas, y cada país suele difamar al otro en el escenario internacional.

Las exportaciones paquistaníes de basmati a la UE han crecido los últimos tres años, aprovechando las dificultades de India de cumplir con las estrictas normas europeas sobre el uso de pesticidas. Pakistán cubre actualmente las dos terceras partes de la demanda regional de 200.000 toneladas anuales, según la Comisión Europea. «Para nosotros es un mercado muy, muy importante», declaró Malik Faisal Jahangir, vicepresidente de la Asociación Paquistaní de Exportadores de Arroz, quien asegura que el basmati de su país es más orgánico y «de mejor calidad».

La condición de PGI otorga derechos de propiedad intelectual para productos vinculados a una zona geográfica en la cual se realiza al menos una etapa de su producción, procesamiento o preparación. El té indio de Darjeeling, café colombiano y algunos jamones franceses figuran entre los productos conocidos con estatus de PGI.

El PGI se diferencia de la Denominación de Origen, que requiere que las tres etapas se realicen en el sitio, como ocurre con algunos quesos como el brie francés o el gorgonzola italiano. Tales productos están protegidos por ley contra imitaciones y el uso inadecuado del nombre, y su sello de reconocimiento permite venderlo a un mejor precio.

India dice que nunca afirmó, en su postulación al PGI, que sea el único productor del basmati, cultivado en los pies del Himalaya. «India y Pakistán han estado exportando y compitiendo sanamente en diferentes mercados por casi 40 años (…) No creo que el PGI va a cambiar eso», dijo a la AFP Vijay Setia, expresidente de la Asociación India de Exportadores de Arroz

Bajo las reglas de la UE, los dos países deberán negociar una solución amistosa para setiembre, luego que India pidiera una prórroga de tres meses, dijo a AFP ─divulgado por la DW─ un portavoz de la Comisión Europea. «Históricamente, tanto la reputación como el área geográfica (del basmati) son compartidos por India y Pakistán», recordó la investigadora jurídica Delphine Marie-Vivien. «Ha habido bastantes casos de oposición a postulaciones de indicación geográfica en Europa, y en cada uno se ha llegado a un acuerdo», dijo.

Tras años de aplazamiento, el gobierno paquistaní demarcó en enero pasado las zonas del país donde se puede cultivar el basmati. También anunció que asignaría una protección similar a la sal rosada del Himalaya y otros productos agrícolas apreciados.

Pakistán espera convencer a India de someter una «postulación conjunta» en nombre de la herencia común que representa el basmati, dijo Jahangir. «Confío en que alcanzaremos una conclusión (positiva) muy pronto (…) El mundo sabe que el basmati viene de los dos países», agregó.

De no alcanzar un acuerdo y si la UE fallase a favor de la India, Pakistán podría apelar en los tribunales europeos, pero el largo proceso podría dejar a su industria arrocera en un limbo.

Otro artículo de interés: Justicia suspende reforma agraria en India

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s