Trampa de Ortega para continuar con represión en Nicaragua

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Jorge Mejía peralta

Lectura: 5 minutos

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, aseguró la noche del miércoles (23.06.2021) que los 19 opositores presos a cinco meses de las elecciones no son «candidatos» ni «políticos», sino «criminales» que atentaron «contra la seguridad del país», al tratar de organizar un «segundo golpe de Estado».

Ortega habló por primera vez sobre la reciente ola de arrestos, durante una visita al mausoleo del desaparecido guerrillero Carlos Fonseca, fundador del izquierdista Frente Sandinista.

«Eso es lo que estamos persiguiendo, eso es lo que se está investigando y eso es lo que se castigará en su momento», dijo Ortega en la ceremonia televisada. Acusó a los opositores de ser «agentes del imperio yanqui», que «conspiran contra Nicaragua, para derrocar al gobierno».

Hasta el miércoles había unas 19 personas detenidas por «incitar a la injerencia extranjera» y «aplaudir sanciones» contra el gobierno sandinista, entre ellos cinco aspirantes a la Presidencia, seis dirigentes políticos, un banquero y hasta tres excamaradas de armas de Ortega, todos ellos mayores de 60 años.

«Que no vengan con el cuento de que son candidatos (…) Aquí no estamos juzgando a candidatos o a precandidatos, sino a criminales que han atentado contra la soberanía del país, intentando organizar otro 18 de abril, otro golpe de Estado para provocar lo que llaman un cambio de régimen», dijo el gobernante en alusión a la revuelta social de abril de 2018.

Las detenciones han incrementado la condena internacional contra su gobierno. Este miércoles la Comisión Interamericana de Derechos Humanos denunció ante la OEA «una nueva fase de la represión» en Nicaragua, y pidió a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el órgano judicial del bloque regional, proteger a cuatro opositores en «extrema situación de riesgo».

«Ahí vamos a ver cuando la Fiscalía dé los resultados, cuántos millones (de dólares) entraron para la muerte», agregó Ortega y acusó a «la embajada yanqui y otras embajadas» de haber organizado reuniones para unir a la oposición.

Señaló que Estados Unidos está reclamando la liberación de los presos nicaragüenses, pero tiene en la cárcel a los simpatizantes republicanos que asaltaron el Capitolio el 6 de enero pasado.

«Ya le vamos a pedir nosotros a los Estados Unidos que ponga libres a los 400 norteamericanos que tiene presos, los que llegaron a asaltar el Congreso de los Estados Unidos. Ahí lo tienen presos, los están investigando, los están juzgando, son más de 400 ahí y aquí están pegando gritos por 20, cuando allá son 400», aseguró.

Entre los prisioneros se encuentran los aspirantes a la Presidencia Cristiana Chamorro (bajo arresto domiciliar), Arturo Cruz, Félix Maradiaga, Juan Sebastián Chamorro y Miguel Mora, así como los ex comandantes guerrilleros Dora María Téllez y Hugo Torres. Este último participó en 1974 en una acción armada que permitió liberar de prisión a Daniel Ortega, quien había sido encarcelado por el dictador Anastasio Somoza.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió el miércoles a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, el órgano judicial de la OEA, proteger a cuatro opositores políticos en Nicaragua ante la «extrema situación de riesgo» que enfrentan.

«La privación de libertad de estas personas guarda estrecha relación con una intención dirigida a silenciarlos mediante represalias y con ello enviar un mensaje de castigo» a quienes «protesten en contra de las acciones estatales o que busquen ser oposición al actual gobierno de Nicaragua en las próximas elecciones generales de noviembre», señaló la comisión en un comunicado.

Las medidas provisionales fueron solicitadas para Juan Chamorro, José Aguerri, Félix Maradiaga y Violeta Granera, todos críticos del gobierno de Daniel Ortega detenidos en los últimos días por las autoridades nicaragüenses.

La CIDH subrayó que la vida e integridad de estos cuatro opositores y de sus familiares, para quienes también pidió amparo, corre peligro.

Por su parte, la alta comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, urgió el martes a Nicaragua a un «cambio urgente» de actitud en el proceso electoral y a «liberar» a los opositores detenidos «arbitrariamente».

El gobierno de Nicaragua justificó el arresto de los aspirantes a la presidencia en una supuesta trama de un golpe de Estado contra Ortega, a quien la comunidad internacional señala de estar limpiando el camino para intentar un cuarto mandato consecutivo en las elecciones programadas para el 7 de noviembre.

Otro artículo de interés: Biden analiza aplicar sanciones al régimen autoritario de Nicaragua

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s