Acuerdo en OCDE para impuesto a grandes fortunas

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Secretario general de la OCDE, Mathias Cormann / Foto: ΝΕΑ ΔΗΜΟΚΡΑΤΙΑ

Lectura: 4 minutos

Un total de 130 de los 139 países que forman parte del llamado «marco inclusivo» de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) alcanzaron un compromiso calificado de «histórico” que abre las puertas a una nueva fiscalidad de las multinacionales.

El proposito de los «inclusivos», donde sobresalen los países emergentes y gobernados por políticos poco amistosos con la economía de mercado, es conseguir que las grandes empresas tengan más dificultades para alojarse en paraísos fiscales y evitar pagar impuestos.

«Tras años de trabajo y negociaciones intensas, este paquete de medidas históricas garantizará que las grandes empresas multinacionales paguen su parte justa de impuestos en todo el mundo», declaró el secretario general de la OCDE, Mathias Cormann, en un comunicado. La reforma fiscal pretende que las firmas paguen un impuesto mínimo sobre los beneficios de «al menos el 15 por ciento».

El pacto fue alcanzado menos de un mes después de la cumbre del G7, donde los países más ricos pactaron un impuesto mínimo para las grandes multinacionales.

Un pequeño grupo de estados, entre los que se encuentran Perú, Irlanda y Hungría, no firmaron la declaración. Pero China, cuya posición era muy esperada, y los países generalmente considerados como paraísos fiscales, se sumaron al pacto.

«Las multinacionales ya no podrán enfrentar a un país contra otro en un esfuerzo por reducir los impuestos y proteger sus beneficios a expensas de los ingresos públicos», reaccionó el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Estas empresas «ya no podrán evitar el pago de su parte justa ocultando los beneficios generados en Estados Unidos, o en cualquier otro país, en jurisdicciones de menor imposición», añadió.

Para el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, se trata del «acuerdo fiscal internacional más importante alcanzado en el último siglo», mientras que su homólogo alemán, Olaf Scholz, saludó lo que calificó como «un paso colosal hacia una mayor justicia fiscal». La declaración conjunta prevé también un reparto «más justo» de los beneficios entre los países donde las empresas tienen su sede y aquellos en los que realmente desarrollan sus actividades, incluso sin presencia física.

Esta parte está dirigida en particular a los gigantes digitales.

«Este plan de dos pilares será de gran ayuda para los países que necesitan movilizar los ingresos fiscales necesarios para restablecer sus presupuestos y finanzas públicas, al tiempo que invierten en los servicios públicos esenciales, en las infraestructuras y en las medidas necesarias para una recuperación sólida y sostenible después de la crisis» del coronavirus, sostuvo la OCDE, que calcula que este cambio redistribuirá unos 250 mil millones de dólares al año.

Los países acordaron afinar los detalles antes de octubre y que el pacto entre en vigor en 2023.

En el mismo sentido Alemania y Francia manifestaron su apoyo a la petición de Estados Unidos de crear un impuesto de sociedades global de al menos un 21%, declararon los ministros de las primeras economías de la zona euro en una entrevista.

«La gente está harta de que las grandes empresas no paguen la parte que les corresponde de impuestos», dijo el ministro francés de Economía, Bruno Le Maire, al semanario alemán Die Zeit. Francia propuso un tipo del 12,5%, pero si el sugerido por Washington «es el resultado de las negociaciones, entonces también lo aceptaríamos», agregó el ministro galo.

Su par alemán de Finanzas, Olaf Scholz, apuntó en la entrevista conjunta que no tenía «personalmente nada en contra de la propuesta estadounidense» de un tipo del 21%, planteado por la secretaria estadounidense del Tesoro, Janet Yellen, a inicios de abril.

Yellen dijo entonces estar en conversaciones con sus socios del G20. Esta iniciativa tiene como objetivo acabar con la competencia por impuestos a la baja entre países y el uso de paraísos fiscales por parte de las multinacionales.

La idea fue ya propuesta por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), también con un tipo del 12,5%, pero la sugerencia de Estados Unidos le dio un nuevo impulso. Gracias a este empuje, Olaf Scholz subrayó que «ahora existe el impulso adecuado para llegar a un acuerdo en el verano» boreal.

Otro artículo de interés: G7: avanza plan de nuevos impuestos a grandes empresas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s