Europa reclama por derechos humanos violados en Cuba

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell / Foto: German Presidency of the Council of the EU 2020

Lectura: 7 minutos

«Estamos al tanto de las informaciones no solo del arresto de opositores y activistas sino también de periodistas. Esto es absolutamente inaceptable», señaló este martes el portavoz comunitario Peter Stano en la rueda de prensa diaria de la Comisión Europea.

El portavoz insistió en que «el lugar de esta gente no está en prisión sino en el discurso público, así que pedimos a las autoridades cubanas que liberen inmediatamente a todos los detenidos, toda la gente que ha sido detenida por sus convicciones políticas o su trabajo periodístico». Y agregó que los periodistas «deberían poder hacer su trabajo sin ninguna limitación u obstrucción» en Cuba.

Preguntado por la política hacia Cuba ante la situación, Stano recordó que «las posiciones de la UE se acuerdan por unanimidad»: «Cuando la situación requiera cambiar la actual posición, entonces los Estados miembros lo discutirán y tomarán una decisión», comentó, y a propósito del embargo económico estadounidense a la isla, contra el que se posiciona también la UE, apuntó que «probablemente no va a resolver la dura situación de la gente que afronta escasez de alimentos o medicinas».

«Estos mensajes son muy claros y son bien conocidos. Se han dicho muchas veces (…) La UE continúa siguiendo los acontecimientos y, al mismo tiempo, prosigue el diálogo con las autoridades», dijo. El portavoz señaló que «esperamos ver más libertad para la gente en Cuba y también más prosperidad, porque las manifestaciones que irrumpieron el domingo parece que las ha impulsado el descontento popular, la falta de alimentos y medicinas y por la situación general en la isla», si bien el Gobierno insiste en culpar al bloqueo de EE. UU. y a su supuesta coordinación de un «golpe blando».

«Estamos pidiendo a las autoridades cubanas que escuchen a la gente», indicó Stano, y reiteró «el derecho de la gente a manifestarle pacíficamente y expresar sus opiniones de manera pacífica».

El alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, ya instó el lunes a las autoridades de Cuba a «permitir» las manifestaciones pacíficas de protesta y a «escuchar» a sus participantes. Borrell abordó el asunto con los ministros de Exteriores de los Veintisiete durante un Consejo que se celebraba en Bruselas.

Miles de cubanos tomaron las calles el domingo para protestar contra el Gobierno al grito de «¡libertad!» en una jornada inédita con enfrentamientos después de que el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel solicitara por televisión a sus partidarios enfrentar a los manifestantes y defender la Revolución. Poco después, se reportaron decenas de detenidos, no pocos de los cuales fueron considerados «desaparecidos» por familiares, activistas y periodistas independientes, por la imposibilidad de obtener información de las autoridades sobre su paradero.

El número exacto de detenidos en las protestas del 11 de julio en varias localidades de Cuba se desconoce, ya que las autoridades no han ofrecido datos sobre arrestos. Activistas locales han elaborado una lista provisional en la que este lunes figuraban 65 nombres solo en La Habana. En Facebook, un grupo público recopila y comprueba denuncias y detalles de estas y nuevas detenciones o «desapariciones».

La lista incluía el lunes los nombres de conocidos periodistas, activistas opositores o críticos con el Gobierno, como Camila Acosta, corresponsal del diario español ABC en La Habana, el artista Luis Manuel Otero Alcántara, el disidente moderado Manuel Cuesta Morúa o el dramaturgo Yunior García Aguilera, que ha conseguido comunicar su liberación este martes, pese tener cortado el acceso a internet. Familiares del conocido opositor José Daniel Ferrer, de Santiago de Cuba, también aseguran que fue arrestado el domingo y se encuentra en paradero desconocido.

Madres, padres, hermanos y cónyuges de detenidos en las manifestaciones antigubernamentales de la víspera acudieron el lunes a las comisarías de La Habana para preguntar sobre el paradero de sus seres queridos que, aseguran, recibieron malos tratos de la policía.

«Llevo 24 horas aquí y no sé nada de mi esposo. Están dando varios listados de personas pero no aparece en ninguno», declaró a Efe Jacqueline Salas, trabajadora autónoma de 35 años, que aguardaba junto a decenas de parientes de detenidos frente a la estación de policía de la calle Zanja, en el barrio de Centro Habana.

Salas aseguró haber presenciado el arresto violento de su marido durante la manifestación de ayer. «Trataron de apresarlo, él se resistió, le cayeron tres oficiales encima, lo tiraron, le metieron la cabeza contra el piso, le partieron la boca, le dañaron las muñecas y no sé nada de él», afirma.

Otra mujer de unos 50 años, que llegó a la comisaría la pasada madrugada para averiguar el paradero de su hijo, ofreció un testimonio similar. «Le cayeron arriba, le dieron en la cabeza, en las costillas, le rompieron el celular y el reloj».

Lisial, que no presenció la detención y ni siquiera acudió a la protesta, indaga el paradero de su esposo, de 30 años, y su suegro, de 75. «Cuando ya estaban detenidos él me llamó y me dijo que los habían golpeado y que los tenían aquí. Ahora me dirijo a aquí y nadie sabe de ellos, nadie me dice nada, tengo que salir a averiguar», relató a la agencia de noticias Efe.

Las protestas, las más fuertes que han ocurrido en Cuba desde el llamado «maleconazo» de agosto de 1994, se producen con el país sumido en una grave crisis económica y sanitaria, con la pandemia fuera de control y una fuerte escasez de alimentos, medicinas y otros productos básicos, además de largos cortes de electricidad rutinarios.

Tras los primeros incidentes las autoridades cortaron la conexión de internet móvil y la mantienen bloqueada, lo que dificulta mucho el acceso a la información dentro de la isla, ya que el servicio wifi es inusual en los hogares cubanos por su alto precio.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, que en pleno calor de las protestas animó a sus partidarios a salir a la calle a enfrentarse a los opositores para «defender la Revolución», negó este lunes que haya existido represión policial.

«Ya salieron con que en Cuba reprimimos, asesinamos. ¿Dónde están los asesinatos cubanos? ¿Dónde está la represión cubana? ¿Dónde están los desaparecidos en Cuba?», proclamó el presidente, en una comparecencia especial de varias horas el lunes transmitida en directo por la cadena de televisión estatal.

Díaz-Canel acusó a «mercenarios a sueldo de los EE. UU.”» de organizar las protestas, si bien admitió que en ellas también participaron ciudadanos «confundidos» por la «falta de información» sobre los problemas que atraviesa el país.

Otro artículo de interés: Rusia amenaza a opositores al gobierno de La Habana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s