Península de Corea, encuentro entre dos mundos

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Zona desmilitarizada de Corea / Foto: Mario Micklisch

Lectura: 6 minutos

Corea del Norte y del Sur restablecieron los canales de comunicación suspendidos con el compromiso de sus líderes de mejorar los lazos bilaterales, dijeron ambos gobiernos de manera oficial el martes.

El anuncio hecho por Seúl fue confirmado de inmediato por los medios estatales de Pyongyang.

El presidente surcoreano Moon Jae-in y el líder norcoreano Kim Jong-un llegaron al acuerdo durante varios intercambios de cartas desde abril, dijo la oficina presidencial en Seúl. Ambos líderes acordaron «restablecer la confianza mutua y desarrollar sus relaciones lo antes posible», dijo el portavoz de la Casa Azul, Park Soo Hyun, en una sesión informativa televisada.

Park dijo que las dos Coreas reabrieron los canales de comunicación el martes por la mañana.

La comunicación entre ambas naciones fue cortada unilateralmente por Pyonyang hace trece meses, en protesta por el envío de propaganda contraria al régimen por parte de activistas desde el Sur.

Ambos vecinos, que técnicamente aún se mantienen en guerra desde los años cincuenta, decidieron reiniciar los intercambios a través de línea telefónica a partir de las 10 hora local (01.00 GMT) del martes, según explicó el portavoz surcoreano.

«Ambos líderes han intercambiado cartas personales varias veces desde el pasado abril para discutir el restablecimiento de relaciones entre las dos Coreas», afirmó un comunicado de la Casa Azul.

Por su parte, la agencia estatal de noticias KCNA informó también del reestablecimiento de las comunicaciones y del intercambio epistolar entre los líderes de ambas Coreas.

La noticia divulgada por la KCNA aseguró que «actualmente, toda la nación coreana desea ver la relación Norte-Sur recuperarse de los retrocesos y el estancamiento» y que el reinicio de los intercambios «tendrá efectos positivos en la mejora y el desarrollo de las relaciones Norte-Sur».

El 9 de junio del año pasado Corea del Norte dejó de comunicarse con el Sur argumentando que Seúl no había hecho lo suficiente para evitar el envío de propaganda mediante globos desde su territorio.

Poco después Piongyang destruyó el edificio de la oficina de enlace intercoreano en su territorio, endureció su lenguaje y dejó en punto muerto el diálogo entre los dos países, que se había reiniciado en 2018, menos de un año después de la llegada del politico liberal Moon a la presidencia en el Sur.

La relación ya se había enfriado tras la fracasada cumbre sobre desnuclearización entre Corea del Norte y EE. UU. en Hanói en febrero de 2019, aunque ahora el reinicio de contactos en la península podría también servir para relanzar estas conversaciones sobre desarme.

El restablecimiento de la comunicación tiene lugar a su vez después que el régimen de Pyongyang haya pasado más de un año de aislamiento extremo tratando de combatir la pandemia y tras admitir recientemente que atraviesa una «crisis alimentaria», empeorada por la ola de calor que golpea la península desde hace dos semanas.

«Restableceremos el diálogo entre las dos Coreas y entre EE. UU. y Corea del Norte y encontraremos la manera de avanzar de nuevo hacia la cooperación pacífica coordinando aún más estrechamente nuestras políticas» hacia Pyonyang, dijo Moon en su alocución.

«Contemplaré el último año de mi mandato como la última oportunidad para cambiar una paz incompleta por una que sea irreversible», dijo el mandatario, que no puede ser reelegido y abandonará el cargo el 9 de mayo de 2022, sobre el diálogo abierto en 2018 con Corea del Norte y que esta estancado desde la cumbre de Hanói.

En esa reunión de 2019 Washington consideró insuficiente la oferta de desarme norcoreana y se negó a levantar sanciones.

Para remediar el bloqueo, el nuevo Gobierno estadounidense acaba de concluir una revisión de su política con Pyonyang que busca ser una tercera vía entre el «todo o nada» del expresidente Donald Trump y la llamada «paciencia estratégica» de la era Obama.

En ese sentido, Moon consideró positiva esa nueva estrategia que busca «la completa desnuclearización de la península coreana a través de la diplomacia con un enfoque flexible, gradual y práctico, y basándose en los cimientos de la declaración de Singapur» firmada por Washington y Pyonyang en 2018.

En ese documento, ambas partes se comprometieron a establecer nuevas relaciones y a trabajar en pos de la completa desnuclearización y la paz en la península.

«Aunque aún no se ha revelado al completo la nueva política estadounidense hacia Corea del Norte, se puede decir que está casi en línea con la dirección que busca nuestro Gobierno», explicó Moon en una rueda de prensa posterior a su discurso.

La insistente denuncia de Washington sobre abusos en materia de derechos humanos cometidos por el régimen norcoreano parecen ser el punto de mayor desencuentro con Seúl, donde asesores de Moon han defendido la necesidad de olvidar el tema hasta restablecer el diálogo y sellar la paz.

El asunto podría tratarse en la cumbre que celebrarán en Washington la semana próxima Moon y el presidente estadounidense, Joe Biden.

Corea del Norte ha rechazado las denuncias sobre abusos de derechos fundamentales por parte de Biden, pero Moon dijo en esta jornada que no considera que la reacción de Pyonyang constituya un «rechazo al diálogo» y espera que el régimen «responda positivamente» al nuevo acercamiento de Washington.

Otro artículo de interés: Washington impulsa nuevo acercamiento con Corea del Norte

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s