Nuevo corredor de Zangezur desatará oportunidades de desarrollo regional

AIR Center

50375802637_b4cf4e7eac_c
Najicheván / Foto: Timon91

*Escrito por Orkhan Baghirov.

Lectura: 7 minutos

En las últimas tres décadas, el conflicto entre Armenia y Azerbaiyán por Karabaj ha tenido un impacto significativo en la coyuntura geoeconómica del Cáucaso meridional. A principios de los años 90, los reclamos territoriales ilegales de Armenia contra Azerbaiyán llevaron a la primera guerra de Karabaj y dio como resultado la ocupación del 20% de los territorios de Azerbaiyán reconocidos internacionalmente. Después de la ocupación, Azerbaiyán y Turquía cerraron sus fronteras y suspendieron las relaciones económicas con Armenia. Como consecuencia, alrededor del 80% de las fronteras internacionales de Armenia se cerraron y el país cayó en un bloqueo económico. La ocupación también ha afectado negativamente al desarrollo y las relaciones económicas regionales.

Durante la ocupación, Armenia se convirtió en el país más afectado económicamente de la región. Debido a los problemas socioeconómicos entre 1991 y 2019, alrededor del 31% de la población, o 1,12 millones de armenios, han emigrado a otros países. En este período, Armenia se ha convertido en uno de los países más pobres del mundo con un nivel de pobreza que alcanzó el 26,4% en 2019. La economía armenia también se volvió sumamente dependiente de la deuda externa y la relación deuda/PIB alcanzó un nivel peligroso del 67,3% en 2020. A pesar de los efectos negativos de la ocupación, Azerbaiyán pudo desarrollar rápidamente su economía e implementar importantes proyectos conjuntos de transporte y energía con otros países regionales como Georgia y Turquía.

A pesar de las dolorosas consecuencias económicas de la ocupación para Armenia y su efecto negativo en el desarrollo regional, los gobiernos armenios no estaban dispuestos a renunciar a su política agresiva. En cambio, imitaron las negociaciones de paz con Azerbaiyán para prolongar la ocupación. Esta situación obligó a Azerbaiyán a poner fin a la ocupación mediante operaciones de imposición de la paz. Así pues, tras las próximas provocaciones del ejército armenio en la línea de contacto, el 27 de septiembre de 2020, Azerbaiyán inició estas operaciones, que finalmente condujo a la segunda guerra de Karabaj.

Durante la guerra de 44 días, que terminó con un acuerdo trilateral de alto el fuego negociado por Rusia el 10 de noviembre de 2020, el ejército de Azerbaiyán pudo retirar las fuerzas militares armenias de su territorio y restaurar la integridad territorial de Azerbaiyán. Este acuerdo también contempla la restauración de todos los enlaces económicos y de transporte en la región y la creación del corredor Zangezur que conectará Azerbaiyán con su exclave sin salida al mar, la República Autónoma de Najicheván (AR) a través del territorio de Armenia.

50375802637_b4cf4e7eac_c
Corredor Zangezur (gráfico adaptado) / Foto: Kentronhayastan

Las disposiciones del acuerdo trilateral relacionadas con el restablecimiento de las relaciones económicas y de transporte crean grandes oportunidades de desarrollo económico y cooperación para los países de la región. A través del Corredor Zangezur, Rusia obtendrá un enlace terrestre directo con Armenia, uno de sus principales socios económicos en la región. Turquía estará conectada directamente con Azerbaiyán y el mundo túrquico en Asia Central. Azerbaiyán podrá poner fin al bloqueo del Najicheván AR. Armenia también podría beneficiarse de todas estas nuevas oportunidades si opta por volver a las políticas pacíficas. Usando el nuevo corredor, Armenia podría obtener un enlace terrestre con Rusia y llegar a los mercados de la Unión Económica Euroasiática (EEU), que fue uno de los principales obstáculos económicos de Armenia. Otra ventaja del Corredor Zangezur que es beneficioso tanto para Armenia como para Irán es la restauración de la conexión ferroviaria entre ellos, que atraviesa el territorio de Azerbaiyán y fue cerrado debido a la ocupación.

A pesar de las ventajas potenciales del Corredor Zangezur, algunas fuerzas nacionalistas en Armenia están en contra de la creación de este corredor, ya que lo consideran una amenaza para los intereses nacionales de Armenia. En su opinión, debido a la apertura del corredor, Armenia cederá parte de su soberanía ya que, según el acuerdo trilateral, Rusia, no Armenia, ejercerá el control sobre el corredor. El descontento en la sociedad armenia con respecto al establecimiento del corredor Zangezur incluso hizo que el primer ministro de Armenia expresara que Armenia no discutirá la creación del corredor Zangezur. Sin embargo, es obvio que con esta retórica, Pashinián está tratando de no perder votantes en las próximas elecciones parlamentarias y no puede ir en contra de la apertura del nuevo corredor, ya que firmó personalmente el acuerdo del 10 de noviembre.

También vale la pena mencionar que algunos especialistas armenios estaban a favor de la restauración del Corredor Zangezur incluso antes de la segunda guerra de Karabaj. En el informe de 2014 del «International Alert» titulado «Rehabilitación de los ferrocarriles en el Cáucaso meridional: evaluación de los posibles beneficios económicos», con coautoría de especialistas armenios, se focalizó en la ruta Kars-Gyumri- Najicheván-Meghri-Bakú, se hizo mención a la importancia del corredor de Zangezur. Se prestó especial atención a los beneficios de la restauración del enlace ferroviario entre Irán y Armenia y el acceso de Armenia al mercado turco utilizando este corredor. Así, a través de este informe, los especialistas armenios promovieron básicamente el establecimiento del corredor Zangezur.

Todas las ventajas mencionadas del corredor Zangezur demuestran que su establecimiento traerá beneficios para todos los países de la región, incluida Armenia. Los últimos treinta años demostraron que los reclamos territoriales ilegales contra los vecinos solo conducen a problemas socioeconómicos e impiden el pleno aprovechamiento de las oportunidades de desarrollo regional. Ahora, Armenia tiene una gran oportunidad de poner fin a su bloqueo económico y resolver sus problemas socioeconómicos profundamente arraigados. Por lo tanto, si Armenia opta por ir en contra de la apertura del corredor Zangezur enfrentará resultados devastadores y, en términos generales, supondrá la negativa a la implementación del acuerdo del 10 de noviembre que también sirve para el cese de las operaciones militares.

Asimismo, al rechazar la creación del nuevo corredor, Armenia irá en contra de los intereses de su principal socio económico, Rusia y otros países de la región, lo que conducirá al deterioro de las relaciones con ellos y a la profundización de su bloqueo económico. Estos factores muestran que independientemente del partido que llegue al poder en las próximas elecciones parlamentarias, Armenia no podría ir en contra de la restauración de los enlaces de transporte regionales y el establecimiento del corredor Zangezur, ya que estas son las únicas formas para la supervivencia económica de Armenia en el futuro.

*Orkhan Baghirov es investigador líder en el Centro de Análisis de Relaciones Internacionales. Candidato al Doctorado en Finanzas Públicas y Política Fiscal. Sus áreas de investigación incluyen las relaciones económicas regionales e internacionales.

@OrkahnB

Otro artículo escrito por Orkhan Baghirov: Cooperación entre Azerbaiyán y Georgia se expande en el sector de las telecomunicaciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s