Bolsonaro desconfía del sistema voto electrónico

BRASIL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro / Foto: Palácio do Planalto

Lectura: 5 minutos

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a cuestionar la fiabilidad del sistema de voto electrónico, deteriorando la confianza en las próximas elecciones presidenciales a realizarse el año próximo.

Previmente el Congreso decidió rechazar una propuesta para alterar precisamente el sistema de sufragio en urnas electrónicas, que funciona desde 1996 en el país.

«Hoy tenemos señales de [que será] una elección en la que no se confiará en el resultado del conteo», subrayó el jefe de Estado ante un grupo de simpatizantes fuera de su residencia oficial en Brasilia. Si bien reconoció que «no tengo pruebas», reiteró sus dudas respecto al sistema electoral, dudas que ─garantizó─ son compartidas «por la mayoría del pueblo».

El mandatario aseguró que el proyecto enviado por el Gobierno al Congreso, que buscaba que se combinara el voto electrónico con un comprobante en papel, fue rechazado debido a que muchos diputados no votaron por «presiones y chantajes».

El proyecto requería 308 votos para ser aprobado, pero solo obtuvo el apoyo de 229 diputados, por lo que fue archivado de acuerdo con la normativa legislativa.

Pese a que los números parecen mostrar una derrota apabullante, Bolsonaro lo ve de otra forma. «Estuvo dividido, 229 a favor, 218 contra. Es una señal de que la mitad no cree 100 por ciento en la integridad de los trabajos del Tribunal Superior Electoral (TSE). No creen que el resultado final sea confiable», dijo.

Sin embargo hasta la fecha, el sistema de votación no ha sido objeto de denuncias de fraudes, en un país envuelto en un gigantesco clima de corrupción derivado de las denuncias que involucran a políticos y dirigentes gremiales y empresarios.

Bolsonaro, que llegó a amenazar con no realizar las elecciones de 2022 sin esa reforma, sostiene que hubo fraude en las dos últimas presidenciales y que él debía haber ganado en la primera ronda en 2018, algo sin fundamento según la justicia electoral y numerosos especialistas.

El prresidente añadió que el TSE busca un fraude para volver a llevar al poder «a un ladrón», en clara alusión al exmandatario Luiz Inácio Lula da Silva, favorito en todos los sondeos para el año próximo.

En tanto, el vicepresidente Hamilton Mourao, distanciado de Bolsonaro, dijo que «el Congreso decidió y está decidido», por lo que confía en que «el asunto se haya acabado» y que eso ayude a superar el conflicto institucional.

Mourao también comentó un «inusual» desfile militar que el mandatario encabezó frente al Congreso poco antes de la votación, que para la oposición fue un claro intento de «intimidar» a los diputados. «Si era eso, fue extremadamente ridículo», declaró.

La justicia de Brasil apretó el cerco en torno al presidente Jair Bolsonaro, y lo incluyó en una investigación sobre grupos «digitales antidemocráticos», que siembran desconfianza en las instituciones a través de la internet.

La decisión de investigar al mandatario en ese proceso, iniciado en 2019, fue adoptada por el juez Alexandre de Moraes, uno de los miembros de la Corte Suprema, a un pedido del Tribunal Superior Electoral (TSE).

La solicitud fue remitida el lunes y se basa en una muy dura y continúa campaña de descrédito, desatada por Bolsonaro contra las urnas electrónicas usadas en los comicios que se celebran en Brasil desde 1996.

Tras varias semanas de ataques casi diarios contra el sistema de votación, el TSE también decidió iniciar un proceso «administrativo» contra Bolsonaro por esa continúa descalificación de un sistema electoral que, en las últimas dos décadas, no ha sido objeto de una sola denuncia de fraude

Sin embargo, el mandatario sostiene que el voto electrónico no es confiable, ha propuesto que se retome el sufragio en papeletas junto con el actual sistema y ha insinuado que el presidente del TSE, Luis Barroso, también miembro del Supremo, prepara un «fraude» para las elecciones de 2022.

Para 2022 es amplio favorito el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, el mayor rival de Bolsonaro. El gobernante suele decir que «no permitirá» que el país «vuelva a caer en las manos del comunismo».

Este mismo miércoles, en aparente respuesta al mandatario, el juez Barroso alertó, sin citar a Bolsonaro, sobre la «erosión de la democracia» y la existencia «en Brasil y en el mundo» de líderes «populistas y extremistas que usan las redes sociales para preparar el camino hacia el autoritarismo».

Otro artículo de interés: Bolsonaro apunta a China como responsable del coronavirus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s