Blinken reclama al Talibán permiso de salida para afganos vulnerables

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken / Foto: U.S. Department of State

Lectura: 6 minutos

El secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken, reclamó el miércoles al Talibán permitir la salida de vuelos desde Afganistán.

El reclamo del jefe de la diplomacia de EE. UU. llegó tras conocerse que aviones con estadounidenses y afganos vulnerables no habían podido despegar desde el aeropuerto internacional de Mazar-i-Sharif, en el norte del país.

«Hasta ahora, el Talibán no está permitiendo la salida de vuelos fletados. Ellos dicen que algunos pasajeros no tienen la documentación requerida», dijo Blinken durante una conferencia de prensa junto a su homólogo alemán, Heiko Maas, en la Base Aérea de Ramstein, en Alemania.

«El asunto es que esos vuelos necesitan despegar y trabajaremos día a día para asegurarnos que puedan hacerlo», agregó.

Algunos de los organizadores de esos vuelos están acusando al Departamento de Estado de no hacer lo suficiente para facilitar su salida de Afganistán.

«Me he sentido frustrado, e incluso furioso, por el retraso y la falta de acción de nuestro gobierno. Habrá mucho tiempo para buscar responsabilidades por los trastornos burocráticos inexcusables que tienen varados a muchos de nuestros aliados afganos», dijo el senador demócrata Richard Blumenthal en un mensaje de Twitter.

En la Casa Blanca, los funcionarios admitieron limitaciones cuando se les preguntó cómo Estados Unidos podía presionar al Talibán.

«Nosotros no tenemos nada que ver con los vuelos que no salen. No estamos en el terreno», dijo la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, en la conferencia de prensa del miércoles.

Sin embargo, explicó que un número de aviones tienen algunos estadounidenses a bordo junto a cientos de otras personas que no han sido identificadas o aprobadas, y esa es la «cuestión fundamental» en cuanto a dónde van a aterrizar.

«¿Vamos a permitir a un avión con cientos de personas que no sabemos quiénes son, que no sabemos qué protocolos de seguridad siguieron, aterrizar en una base militar estadounidense?», preguntó la portavoz.

Washington está trabajando con socios internacionales para aumentar la presión sobre el Talibán para que cumpla su promesa de permitir la salida de cualquiera que desee salir de Afganistán.

También está en contacto directo con personas y con el Talibán para facilitar el cruce de fronteras, según el Departamento de Estado.

El miércoles, Blinken y Maas se entrevistaron con un grupo de socios y aliados para discutir la situación en Afganistán, incluyendo los esfuerzos para continuar el flujo de ayuda humanitaria al país después de la toma del poder del Talibán.

Unos 18 millones de afganos necesitan alimentos, agua limpia, atención de la salud y otra asistencia de emergencia, con el invierno casi a las puertas. Naciones Unidas está tratando de conseguir un total de 606 millones de dólares para financiar operaciones humanitarias hasta diciembre.

La preocupación también llegó desde China, con un ingrediente novedoso, el caso del terrorismo islámico que puede contaminar la relación de Beijng con el Talibán.

El jefe de la diplomacia china mantuvo una reunión en línea con sus homólogos de todos los países vecinos de Afganistán, presidida por el ministro de Relaciones Exteriores de Pakistán, Shah Mehmood Qureshi, informó la agencia estatal china Xinhua y los medios locales.

El encuentro también contó con la presencia de los cancilleres de Irán, Tayikistán, Uzbekistán y Turkmenistán, todos los países ─junto a China y Pakistán─ que comparten frontera con Afganistán.

Wang afirmó que «algunas fuerzas del terror internacional basadas en Afganistán planean escabullirse a países vecinos».

«Pedimos a los talibanes que rompan completamente sus relaciones con todas las fuerzas extremistas. Todas las partes deben aumentar los esfuerzos para compartir inteligencia y controlar las fronteras y arrestar inmediatamente a grupos terroristas que lleguen de Afganistán para asegurar la estabilidad regional», indicó.

Asimismo, mencionó los desafíos a los que se enfrenta el país centroasíatico y aseguró que «los países vecinos, más que nadie, quieren ayudar a que Afganistán salga del caos» y éstos deberían animar a los talibanes a «cooperar con todos los grupos étnicos y a construir una estructura política inclusiva».

«Respetando la integridad territorial y la soberanía afgana», los países vecinos deberían «ejercer una influencia positiva» sobre el país, aseguró el canciller chino. Wang señaló que «los Estados Unidos y sus aliados son los que están más obligados a proporcionar asistencia humanitaria a Afganistán».

«EE. UU. y sus aliados tienen la principal responsabilidad para el problema de los refugiados afganos. Deben proporcionar la compensación necesaria a las naciones que están dispuestas a recibir refugiados», dijo.

El canciller chino expresó su satisfacción por las recientes declaraciones de los talibanes en las que prometieron la formación de un gobierno, luchar contra el terrorismo y mantener relaciones amistosas con sus vecinos, pero advirtió de que «la clave es transformar dichas palabras en acciones concretas».

La representación china en la reunión propuso a los vecinos de Afganistán varias áreas en las que podrían cooperar: lucha contra la pandemia, gestión de refugiados, asistencia humanitaria y cooperación antiterrorista y contra narcóticos. Wang dijo que China trabajará con los países de la región para ayudar a Afganistán a reconstruir su economía y su sociedad, así como para luchar contra los grupos terroristas y el comercio ilegal de drogas.

Los ministros acordaron institucionalizar sus futuros encuentros para proseguir su cooperación en estas materias, según el canciller chino. El ministro de Exteriores de Pakistán sugirió invitar a Afganistán a participar en la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) una asociación multilateral de seguridad regional promovida por China en la que participan también Rusia y la mayoría de los vecinos del país ahora gobernado por los talibanes.

Ayer, uno de los portavoces de la cancillería china, Wang Wenbin, apuntó que Pekín «respeta la independencia y apoya la elección del pueblo afgano acorde a su situación nacional». Ya a finales del pasado mes de julio, Wang Yi recibió a una delegación talibán en la ciudad nororiental china de Tianjin.

Según el comunicado publicado entonces por la Cancillería china, Wang afirmó que los talibanes son una «fuerza militar y política crucial» en Afganistán, y mostró su esperanza de que desempeñen un «papel importante en el proceso de paz».

Otro artículo de interés: Grave advertencia europea al nuevo gobierno afgano del Talibán

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s