Europa bajo alarma por precios de energía y gas

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Paul Brennan from Pixabay

Lectura: 4 minutos

La dependencia energética de los países más potentes ─en términos económicos─ de Europa siguen ligados a los productores de combustibles fósiles, petróleo y gas, para abastecer la actividad industrial y familiar.

Los países árabes, Rusia y sus aliados, las naciones que rodean el Caspio, son los proveedores habituales de combustible destinado a la mayoria de los países europeos, como Alemania que depende del gas ruso o España que recibe combustible de Marruecos.

El aumento de precios en un mercado internacional liberado está alarmando a las autoridades europeas, al punto de generar una reunión de alto nivel, con carácter de urgente, para los próximos días de octubre antes del comienzo del invierno boreal.

En Francia el primer ministro Jean Castex, anunció el jueves una serie de medidas para limitar los precios del gas y de la electricidad, que registran en Europa una fuerte subida.

Los ciudadanos de países como España, Italia, Francia y Polonia se enfrentan ahora a facturas energéticas nunca vistas que se suman a los problemas económicos causados por la pandemia.

El descontento popular ha puesto a los gobiernos en alerta máxima, y los ministros se apresuran a idear medidas de emergencia, aunque sean a corto plazo y sólo parcialmente eficaces para amortiguar el impacto.

En Italia, Roberto Cingolani, ministro para las transiciones ecológicas, ya ha advertido a los italianos que esperen un aumento del 40% en sus facturas durante los próximos meses.

Francia dijo que enviará pagos únicos de 100 euros a más de 5,8 millones de hogares con bajos ingresos.

En España, el Gobierno ha prometido reducir los precios a los niveles de 2018. Madrid también ha enviado una carta a Bruselas en la que pide que se actúe en toda la UE. «Necesitamos urgentemente un menú de políticas europeas prediseñadas para reaccionar inmediatamente a las dramáticas subidas de precios», decía la carta.

En plena estación otoñal en Francia, el precio del gas debería aumentar el viernes alrededor de un 12% pero Castex aseguró en la cadena TF1 que «ya no habrá ningún aumento más» hasta abril, cuando se espera una caída de las tarifas.

Su propuesta llamada «escudo tarifario» prevé también limitar al 4% la próxima subida de la electricidad, que tendrá lugar en febrero, pese a que las estimaciones del gobierno eran de un aumento del 12% a principios de año.

Y «si las medidas no son suficientes», el jefe de gobierno prometió revalorizar el cheque energético de 100 euros (115,8 dólares) que prevé abonar en diciembre a seis millones de hogares con ingresos bajos.

Jean Castex rechazó en cambio intervenir en el precio de la gasolina, si bien aseguró que permanecerá «atento» a esta cuestión, que alimentó las protestas de los «chalecos amarillos» a finales de 2018.

La coyuntura energética se repite en Europa. El aumento de los precios del gas arrastra al alza los de la electricidad, en un contexto de recuperación de la actividad poscoronavirus y cuando se aproxima el invierno boreal.

El presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, incluyó el asunto en el orden del día de la próxima cumbre de los 27 mandatarios de la Unión Europea (UE), prevista el 21 y el 22 de octubre.

Tampoco el Reino Unido escapa a esta coyuntura, que está provocando ya algunos problemas en ciertas industrias dependientes del gas.

Otro artículo de interés: Bancos europeos huyen a paraísos fiscales por agobio impositivo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s