Hollywood produce filmes amigables con censura china

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Chris

Lectura: 9 minutos

Chris Fenton, un veterano ejecutivo de la meca del cine de Hollywood, señala cómo las preferencias políticas de Beijing han moldeado la industria cinematográfica.

El masivo mercado cinematográfico de China implica que el Partido Comunista puede presionar a Hollywood para producir filmes que satisfagan la taquilla del país y eludir aquellos que no complazcan a Beijing, dijo ejecutivo.

En un momento de mayor escrutinio sobre la forma que adopta el cine de Hollywood para plegarse a la censura de China, Fenton fue testigo de cómo las preferencias políticas de Beijing han moldeado la industria cinematográfica.

El relato, que promete levantar la controversia, ha publicado un libro de memorias: «Alimentando al dragón: Dentro del multimillonario dilema que enfrentan Hollywood, la NBA y las empresas estadounidenses».

Durante su época como presidente de DMG Entertainment, Fenton produjo 21 filmes, muchos de los cuales trataron de equiibrar la tensión entre la independencia artística y el deseo de Hollywood de acceder al floreciente mercado chino.

Fenton explicó a la Voz de América el diseño de los ejecutivos de Hollywood para responder a la campaña de influencia de Beijing.

«A medida que el libro avanza, queda claro que comencé a percatarme de lo que estábamos haciendo, que luce como inclinarse al Partido Comunista chino o a China. Y se amplificó y verdaderamente caí en la cuenta cuando Daryl Morey, entonces gerente general de los Houston Rockets, expresó por Twitter su apoyo a Hong Kong. De pronto explotó esa inmensa controversia. No en China. Yo sé que dijo cosas que eran delicadas y no reclamadas por propósitos chinos porque la NBA tiene un gran negocio allá.

Lo que no esperé que sucediera era que el público estadounidense reaccionara de una forma que fue totalmente desconocedora del tipo de presión y apaciguamiento del gobierno chino que estaba sucediendo, no solo con la NBA, sino con Hollywood y varios otros negocios, desde hacía mucho tiempo. Así que fue un llamado de alerta para mí, porque fue un llamado de alerta para el público estadounidense de cómo las compañías estaban enfrascadas con China de una forma que no era verdaderamente patriótica.

No es solo el caso de Hollywood, no es solo el caso tecnológico, no es solo el caso del baloncesto o el deporte, o de varias otras industrias, es en todo. Para llevar productos y servicios a ese mercado, hay ciertas reglas que hay que seguir para pasar por el Partido Comunista, para que permitan acceder a los consumidores.

Pero esos procesos, esas regulaciones, esas cosas que necesitamos atravesar han empeorado más y más y se han amplificado con el tiempo. Y el sentido de qué es valioso para los estadounidenses, ha llegado al punto en que necesitamos parar ahora mismo y contraatacar o perderemos porque vamos a llegar a un punto sin retorno».

«Lo que decía es que antes del momento de Daryl Morey de los Rockets en octubre del año pasado, lo que sabía el público estadounidense sobre cómo todas las compañías y todas las industrias lidiaban con China era mínimo ¿Correcto? No estaban poniendo atención a lo que hacían. Francamente, yo y otros engranajes de la maquinaria del capitalismo entre los países no estábamos pensando realmente en cómo lo que estaban haciendo perjudicaba a Estados Unidos o perjudicaba al mundo en general, o ayudaba a dar más influencia o poder al Partido Comunista chino. Nosotros estábamos tratando de crear razones para que el gobierno chino nos diera acceso al mercado chino, llegar a eso».

VOA: ¿En realidad China ejerce tanta influencia sobre Hollywood? ¿No está sobrestimada? La prensa china sugiere que hay muy pequeños elementos chinos en las películas de Hollywood y que los actores y actrices chinos solo consiguen papeles secundarios. ¿Hay más influencia?

«Tienen una sorprendente influencia sobre Hollywood. Hay dos versiones sobre eso. Una es una versión premeditada de lo que está censurado, incluso antes que haya un libreto, que es la idea de temas delicados, ya sean relacionados con Taiwán o Hong Kong o el Tíbet… cosas que tengan algo que ver con los derechos humanos, lo que sea. Todo eso es esencialmente un tabú en Hollywood».

Las reacciones a la presión china sobre terrenos específicos del arte y la cultura norteamericana no se hicieron esperar. La posición de Wlliam Barr, secretario de Justicia durante el mandato de Trump, lo demuestra.

Las acusaciones del exsecretario de Justicia se enfocaron en que la presión del Partido Comunista Chino sobre Hollywood y las grandes firmas tecnológicas busca socavar el sistema democrático mundial.

Acusó a la industria del cine y a las grandes tecnológicas de plegarse a los designios de China ante la coacción de las autoridades del gigante asiático.

«El Partido Comunista Chino (PCCH) viene recurriendo desde hace tiempo a amenazas públicas sobre represalias y prohibiciones al acceso a su mercado para ejercer influencia. Más recientemente, no obstante, el PCCh ha dado un paso detrás de las bambalinas para intentar relacionarse y coaccionar a con ejecutivos de empresas estadounidenses para promover sus objetivos políticos», dijo Barr durante un discurso en el museo presidencial Gerald R. Ford, en Grand Rapids, Michigan.

Barr acusó a la industria cinematográfica de ir tras «las ganancias a corto plazo» y sostuvo que por ello ha «sucumbido» a la influencia china. El funcionario fue severo al señalar que los ejemplos de negocios estadounidenses «que se inclinan ante Beijing son legión».

El exsecretario destacó el espíritu de libertad de los Premios Oscar, pero lamentó que «Hollywood ahora censura regularmente sus propias películas para apaciguar al Partido Comunista Chino, el violador de derechos humanos más poderoso del mundo».

También dijo que este hecho «infecta no solo versiones de películas que se lanzan en China», sino también las que se exhiben en EE. UU.

Barr citó directamente la exitosa película «World War Z», que representa un apocalipsis zombie causado por un virus. «Según los informes, la versión original de la película contenía una escena con personajes que especulaban que el virus podría haberse originado en China», apuntó antes de afirmar que la compañía Paramount Pictures pidió a los productores que eliminaran la referencia al gigante asiático con la esperanza de lograr un acuerdo de distribución. «Nunca se materializó el acuerdo», aseguró.

Con la compañía Marvel Studios, en «Dr. Strange», los cineastas habrían cambiado la identidad de un personaje de origen tibetano y el argumento del guionista, afirmó, fue que el reconocimiento al Tibet traería la censura de China.

En una acusación directa, Barr dijo que el PCCh «busca aprovechar el inmenso poder, productividad e ingenio del pueblo chino para derrocar el sistema internacional basado en normas y hacer que el mundo sea seguro para la dictadura».

Barr aseguró que los censores del gobierno chino no necesitan decir una palabra, «porque Hollywood está haciendo su trabajo por ellos» y calificó la maniobra como «un golpe de propaganda masiva» para las autoridades chinas.

En cuanto al campo tecnológico, Barr dijo que las empresas Google, Microsoft, Yahoo y Apple se han mostrado «demasiado dispuestas a colaborar con el PCCh».

Un ejemplo expuesto es que Apple eliminó recientemente la aplicación de noticias Quartz de su tienda de aplicaciones en China, después que Beijing se quejara de la cobertura que hizo de las protestas en favor de la democracia en Hong Kong.

Además insistió en que el mismo gigante tecnológico eliminó aplicaciones para redes privadas virtuales, lo que permitía a los usuarios eludir el cortafuego de la censura, y «eliminó las canciones en favor de la democracia de su tienda de música china».

Barr explicó que, a menudo, funcionarios chinos se acercan a los empresarios estadounidenses para persuadirles de la conveniencia de una mejor relación entre ambas naciones, debido a que «esconderse detrás de las voces estadounidenses permite al gobierno chino elevar su influencia y poner una «cara amiga» en las políticas prorégimen».

Otro artículo de interés: Linkedin también se retira de China por bloqueos y censura

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s