Líder opositor cubano logra escapar a Madrid desde La Habana

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: simon butler

Lectura: 7 minutos

España recibió al principal opositor cubano Yunior Gacía en un operativo secreto que provocó asombro en la prensa, que aún no ha podido desentrañar las características del viaje que normalmente es prohibido por las autoridades de la isla cuando se trata de personajes que el régimen persigue y encarcela.

García, uno de los promotores de la frustrada manifestación del pasado lunes en Cuba, viajó de manera inesperada a España, indicaron fuentes oficiales en Madrid este miércoles.

García, de 39 años fue encerrado en su casa en La Habana durante toda la jornada del lunes, en un operativo del gobierno que destino agentes de seguridad del régimen comunista y aislado de los medios por una bandera cubana que tapaba su edificio.

El artista, uno de los principales líderes de la protesta del 15N frustrada por las autoridades con un gran despliegue de las fuerzas de seguridad, llegó a España junto a su esposa con un visado de turista y en un vuelo comercial.

Al haber sido prohibida la protesta, anunció que marcharía un día antes en solitario por una céntrica avenida de La Habana, para minimizar los riesgos de violencia.

García es conocido por sus obras teatrales y guiones para televisión y cine. Después del 27 de noviembre de 2020, cuando cientos de artistas manifestaron en reclamo de mayor libertad de expresión, se convirtió en el representante de una nueva generación crítica del gobierno, que incluye a artistas, periodistas independientes y académicos, la mayoría ajenos a partidos políticos.

El gobierno comunista lo acusó de estar manejado por Washington, tres meses después de las históricas manifestaciones del 11 de julio.

García creó Archipiélago, un grupo de debate político en Facebook que pretende ser un laboratorio para una «Cuba plural», en un país donde el único partido permitido es el Partido Comunista. La convocatoria para la protesta del 15N nació entre sus casi 27.000 afiliados.

Un mes antes, otro líder prodemocracia en Cuba, recibió un castigo semejante.

El régimen cubano ordenó la detención de Guillermo Fariñas, tres días antes de las manifestaciones opositoras, mientras, Washington advirtió a La Habana que está dispuesto a aplicar nuevas sanciones en su contra si se violentan las marchas del 15 de noviembre.

Fariñas fue detenido por la policía en Santa Clara, confirmó su madre a la AFP.

«Lo arrestaron hoy (viernes), se lo llevaron alrededor de las 2:10 pm», dijo Alicia Hernández por teléfono, y agregó que su hijo de 59 años está siendo tratado con antibióticos por una infección del tracto urinario.

«Llegaron una ambulancia y dos patrullas policiales y lo llevaron al hospital Arnaldo Milian Castro», agregó.

«Me dijeron que mañana (sábado) lo visitará un fiscal para acusarlo, pero no sabemos para qué», expresó Hernández.

Psicólogo de formación, periodista independiente y activista de derechos humanos, Guillermo Fariñas, de 59 años, Premio Sajarov a la Libertad de Pensamiento del Parlamento Europeo 2010, realizó 23 huelgas de hambre durante la década de 2000 para protestar contra el gobierno, lo que debilitó significativamente su salud.

Yunior García, uno de los convocantes de la manifestación del 15 de noviembre, denunció al mismo tiempo de la detencion de Fariñas, que agentes de la Seguridad del Estado cubano le advirtieron que lo detendrán si intenta marchar en solitario, como lo había anunciado.

«Me dijeron que no me van a permitir marchar, incluso me dijeron la cárcel a la que me van a llevar», dijo García a AFP, al aclarar que su decisión de salir a manifestarse se mantiene.

«No hay nada que me prohíba hacer esa marcha el domingo, nada absolutamente, por lo tanto no me voy a esconder», añadió el artista de 39 años.

García detalló que fue trasladado a «uno de los lugares a donde suelen interrogar a la gente» para ser advertido por un oficial de la Seguridad del Estado, en presencia de una psicóloga.

El gobierno cubano decidió el arresto de Fariñas tres días antes de la manifestación opositora para exigir la liberación de los presos políticos.

El gobierno, que niega la existencia de presos políticos en Cuba, considera ilegal a la oposición, a la que acusa de estar financiada por Estados Unidos y por tanto prohibió la movilización disidente, alegando que solo busca propiciar un cambio de gobierno en la isla.

El presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, aseguró viernes pasado que sus partidarios están preparados «para defender la revolución» ante la manifestación convocada por la oposición.

Frente a «una estrategia imperial (de Estados Unidos) por tratar de destruir a la revolución», «estamos tranquilos, seguros, pero atentos y alertas, y además estamos preparados para defender la revolución, para enfrentar cualquier acción injerencista contra nuestro país», dijo Díaz-Canel en la televisión estatal.

En Washington, la subsecretaria de Estado Adjunta de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental, Emily Mendrala, dijo que la administración Biden está «monitoreando activamente» la situación política en la isla y que está dispuesta reaccionar.

«Estamos atentos y nuevamente dispuestos a identificar y promover la rendición cuenta de aquellos que violen los derechos humanos si es necesario», repitió literalmente hasta en tres ocasiones Mendrala, quien recordó las sanciones estadounidenses tras las protestas del 11 de julio, las mayores en varias décadas.

Resaltó que el gobierno estadounidense reclama al Ejecutivo de la isla «que permita las protestas», pese a que las autoridades cubanas no las han autorizado. «Urgimos a que permitan al pueblo cubano manifestarse pacíficamente y expresar sus demandas», agregó en esa oporunidad.

También reclamó al Gobierno cubano «a no utilizar la violencia» contra quienes participen en los distintos actos convocados para pedir un cambio en el país, a diferencia de lo que sucedió en las protestas del 11 de julio que terminaron con los principales líderes opositores en la cárcel.

Mendrala negó las acusaciones de injerencia externa que lanzó contra Estados Unidos el canciller cubano, Bruno Rodríguez: «Es un intento de distraer de lo que va a suceder el lunes, cuando el pueblo cubano quiere ir a protestar pacíficamente» y hacer oír su voz en torno a cuestiones como «los derechos humanos, las libertades fundamentales y sus necesidades básicas», expresó.

Washington pidió asimismo al Gobierno cubano, al que acusó de «abusos» y tener «presos políticos», que «respete los derechos humanos y las libertades fundamentales».

Otro artículo de interés: Represión frenó marcha por libertad en Cuba

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s