Nuevos planes militares para limitar al comunismo coreano

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Armamento norcoreano / Foto: Stefan Krasowski

Lectura: 6 minutos

El nuevo plan de dos aliados tradicionales reemplaza a estrategias existentes, necesarias para responder a agresiones potenciales de Corea del Norte, explicaron fuentes tanto de Estados Unidos como de Corea del Sur.

Ambos socios militares están preparando «un nuevo plan de guerra operativo» para abordar mejor la creciente amenaza de Corea del Norte.

Para responder a agresiones potenciales de Corea del Norte diseñadas hace alrededor de una década, que no incluían el fortalecimiento militar de Pyongyang, está en marcha el diseño de otras alternativas, dijeron altos funcionarios de EE. UU. bajo condición de anonimato.

«Esto ahora es lo correcto», expresó un funcionario de defensa de alto rango a los periodistas durante un vuelo a Seúl para conversaciones entre el secretario de Defensa de EE. UU., Lloyd Austin, y representantes surcoreanos.

Corea del Norte «ha mejorado sus capacidades. El entorno estratégico ha cambiado en los últimos años», dijo el funcionario, quien describió el proceso de actualizar los planes existentes como un «esfuerzo extenso e intensivo» sin fecha de terminación.

Las autoridades de defensa estadounidenses han estado examinando una serie de pruebas de armamentos de Pyongyang desde septiembre, entre ellas las de un misil crucero, un misil balístico de corto alcance, un misil balístico lanzado desde un submarino, y lo que Corea del Norte dice que fue un ensayo de un vehículo de desplazamiento hipersónico.

Sin embargo, un segundo funcionario advirtió que los cambios no son solo el resultado de las provocaciones de Corea del Norte, sino «una evolución natural de circunstancias cambiantes».

«El desarrollo del potencial (de Corea del Sur) y su capacidad de contribuir al plan son también una parte importante de la revisión», agregó.

Un anuncio oficial de trabajar en el nuevo plan es uno de varios esfuerzos que Austin y el ministro de Defensa de Corea del Sur, Suh Wook, esperan anunciar después de su encuentro en la 53 Reunión de Consultas de Seguridad de la República de Corea.

Los funcionarios estadounidenses dicen también que quieren avanzar en planes para transferir ulteriormente el comando de fuerzas de surcoreanas y estadounidenses en la península de Corea a Corea del Sur, algo que describieron como una meta de gran importancia.

Austin confía también en que con el diálogo resulte que Seúl asuma un mayor papel en proveer seguridad y estabilidad a toda la región, a pesar de temores de Corea del Sur de aumentar las tensiones con China.

Los funcionarios estadounidenses hicieron énfasis en que Seúl está en muy buena posición para jugar un papel positivo en la región, coordinando la cooperación de defensa con Estados Unidos.

En cuanto a lo que todo esto significa para Taiwán, los funcionarios dijeron que solo «la paz y la estabilidad en el estrecho de Formosa es de interés para toda la región».

Las conversaciones con Corea del Sur tienen lugar pocos días después que el Pentágono finalizó su Revisión de la Postura Global 2021, que examinó cómo las fuerzas de EE. UU. están desplazadas alrededor del mundo.

El documento está clasificado, pero un comunicado del Pentágono el lunes dijo que la revisión «orienta cooperación adicional con los aliados y socios para impulsar iniciativas que contribuyan a la estabilidad regional y a frenar una potencial agresión militar china y amenazas de Corea de Norte».

Las iniciativas incluyen un ampliación de la infraestructura militar en Australia y las islas del Pacífico.

Los funcionarios dijeron que la revisión informó además una decisión anterior de este año de EE. UU. de estacionar permanentemente las jefaturas de un escuadrón de helicópteros de ataque y una división de artillería en Corea del Sur.

China también reaccionó al programa de la administración norteamericana que invitó a Taiwán a la Cumbre Virtual por la Democracia el próximo mes, anunció el Departamento de Estado.

La decisión ha provocado fuertes críticas de China, que considera a la isla autónoma como su territorio.

La cumbre cumple una promesa que hizo el presidente Joe Biden durante su campaña, y refleja su énfasis en devolver a Estados Unidos a una posición de liderazgo global entre las democracias mundiales.

El evento tiene como objetivo reunir a líderes del gobierno, la sociedad civil y el sector privado para trabajar juntos en la lucha contra el autoritarismo y la corrupción global y la defensa de los derechos humanos.

La lista de invitados incluye a 110 países, entre ellos Taiwán, pero no incluye a China ni a Rusia. La inclusión de Taiwán se produce cuando las tensiones entre Estados Unidos y China se han intensificado por el enfoque de Estados Unidos hacia la nación insular.

La política de «Una China» de Estados Unidos reconoce a Beijing como el gobierno de China, pero permite relaciones informales y lazos de defensa con Taipei.

Pero a fines de octubre, Biden hizo sonar las alarmas en Beijing al decir que Estados Unidos tiene un firme compromiso de ayudar a Taiwán a defenderse en caso de un ataque chino.

Durante una reunión virtual de tres horas a principios de noviembre entre Biden y el presidente chino Xi Jinping, Biden reiteró el apoyo de Estados Unidos a la política de «Una China», pero también dijo que «se opone firmemente a los esfuerzos unilaterales para cambiar el status quo o socavar la paz y la estabilidad en Taiwán».

La decisión de EE. UU. de invitar a Taiwán volvió a desatar las críticas contra el gobierno de Biden desde Beijing.

«Lo que hizo Estados Unidos demuestra que la llamada democracia es solo un pretexto y una herramienta para perseguir objetivos geopolíticos, reprimir a otros países, dividir el mundo, servir a sus propios intereses y mantener su hegemonía en el mundo», dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian.

Zhu Fenglian, portavoz de la Oficina de Asuntos de Taiwán de China, dijo el miércoles: «nos oponemos firmemente a cualquier forma de contacto oficial entre Estados Unidos y la región china de Taiwán».

Si bien fueron invitados aliados de Estados Unidos como Japón y Corea del Sur, otros como Vietnam, Egipto y Turquía no están en la lista de asistentes.

Otro artículo de interés: Aumenta número de desertores de Corea del Norte

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s