Ucrania, punto crucial del encuentro entre Blinken y Lavrov

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Secretario de Estado norteamericano, Antony Blinken saluda a su par ruso Serguei Lavrov / Foto: U.S. Department of State

Lectura: 5 minutos

Los jefes de las cancillerías de Estados Unidos y Rusia se mostrarán juntos para la foto, y seguramente sonrientes. Pero la demostración pública no podrá ocultar las diferencias, agrias y severas, que existen entre ambos representantes, entre ambos gobiernos. El jueves es el día del segundo encuentro entre Antony Blinken y Serguei Lavrov.

Blinken recordó previamente que los aliados de la OTAN comparten un «compromiso inquebrantable» con la soberanía de Ucrania, un dolor de cabeza para la Unión Europea que no logra ─y quizás no hace lo suficiente─ para frenar el imparable apetito ruso por reinventar la geografía de la desaparecida Unión Soviética.

Al inicio de las conversaciones con el ministro de Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba, Blinken reiteró las preocupaciones de Washington por la acumulación de tropas rusas en la frontera, que ha desencadenado amenazas de nuevas sanciones occidentales contra Moscú.

Kuleba tuiteó que Ucrania, que no es miembro de la OTAN pero busca vínculos más estrechos con la alianza atlántica, estaba trabajando con los países occidentales en un «paquete de disuasión integral que incluye severas sanciones económicas» para detener la agresión rusa.

«El compromiso inquebrantable de Estados Unidos con la integridad territorial, la soberanía, la independencia de Ucrania (…) esa es una opinión que no solo Estados Unidos tiene, sino que también todos nuestros aliados de la OTAN», dijo Blinken a Kuleba en su diálogo.

«Eso fue muy, muy claramente evidente en las conversaciones que tuvimos durante los últimos días», agregó.

En su reunión con Lavrov, programada para el jueves al margen de la cumbre de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) en Estocolmo, se espera que el máximo diplomático estadounidense transmita en persona la amenaza de nuevas sanciones si Moscú no deja de enviar tropas a la frontera de Ucrania.

El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, aseguró hoy que Rusia no quiere «ningún conflicto» y llamó a EE. UU. a cooperar con Moscú en la solución de la crisis ucraniana.

Como dijo el presidente ruso, Vladímir «Putin, no queremos ningún conflicto», declaró Lavrov al inicio de la reunión en Estocolmo con el secretario de Estado de EE. UU., Antony Blinken, la segunda que mantienen ambos desde la cita de mayo pasado en Reikiavik.

Lavrov subrayó que la situación internacional es, «efectivamente, muy tensa» y que «la única salida», en su opinión, es «buscar un equilibrio de intereses».

«Estamos interesados en aunar esfuerzos para el arreglo de la crisis ucraniana. Nuestros colegas estadounidenses han dicho más de una vez que quieren ayudar, sin romper el formato de Normandía (Rusia, Ucrania, Francia y Alemania), restableciendo un canal de diálogo que ya existía durante la anterior Administración. Estamos dispuestos a ello», señaló, en alusión al conflicto en el Donbás.

El ministro ruso también recordó las garantías de seguridad que el Kremlin quiere pedirle a la OTAN para asegurar que no proseguirá su expansión hacia Rusia. «Una nueva ampliación de la OTAN hacia el este afectará sin ninguna duda a los intereses fundamentales de nuestra seguridad», señaló.

Y recordó que «si la OTAN declara que nadie tiene derecho a dictar a otro país que desee ingresar en la OTAN si puede hacerlo o no, nosotros nos remitimos un artículo del derecho internacional sobre que cualquier Estado está en su derecho de elegir la forma de garantizar sus intereses legítimas en materia de seguridad».

Por otra parte, durante su intervención en la reunión ministerial anual de la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), Lavrov advirtió que «la arquitectura de la estabilidad estratégica se está desmoronando de manera acelerada».

«Vuelve el escenario de pesadilla del antagonismo militar que atravesó nuestro continente después de la famosa doble decisión de la OTAN ─ampliación aliada al este en 1999 y 2004─. Europa calla. Tiene lugar un abastecimiento militar de Ucrania, lo que instiga los ánimos de Kiev de sabotear los acuerdos de paz de Minsk y alimenta la ilusión de una solución militar para el conflicto», dijo.

Acusó a la OTAN de negarse a estudiar de manera constructiva las «propuestas para la desescalada de la tensión y para prevenir incidentes peligrosos».

«Al contrario, la infraestructura militar de la Alianza se aproxima a nuestras fronteras (…). La conversión de nuestros países vecinos en plataforma de enfrentamiento contra Rusia, el despliegue de fuerzas de la OTAN muy cerca de zonas estratégicamente importantes para nuestra seguridad es categóricamente inaceptable», aseveró.

Otro artículo de interés: Europa acusa a Putin de socavar unidad del bloque occidental

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s