Justicia británica acepta extraditar a Julian Assange

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Marcha en Londres en repudio a extradición de Assange / Foto: Steve Eason

Lectura: 6 minutos

El caso que conmueve a la prensa mundial, y pone en controversia el capítulo de la libertad de expresión, anota ahora un nuevo capítulo con la extradición reclamada por la justicia de Estados Unidos del denominado por Washington «pirata informático», el australiano Julian Assange.

Estados Unidos ganó este viernes un recurso ante el Tribunal de Apelación de Londres contra un fallo del pasado enero que había denegado la extradición del director de WikiLeaks Julian Assange a quien considera un «hacker informatico».

Washington quiere juzgar al activista por la difusión de cientos de miles de documentos clasificados que forman parte del sistema de seguridad nacional del país.

Los jueces del tribunal londinense concluyeron que el Gobierno estadounidense ha ofrecido suficientes garantías de que Assange recibirá el trato adecuado para proteger su salud mental, luego que los abogados norteamericanos prometieran que no se mantendrá a Assange en aislamiento punitivo.

«El tribunal admite el recurso», se limitó a decir el juez Timothy Holroyde ante una sala abarrotada por la fuerte expectativa mediática del caso. Una magistrada de primera instancia consideró en enero que Assange corría riesgo de suicidio si era extraditado, pero ahora el caso deberá ser analizado de nuevo.

La pareja de Assange, Stella Moris, dijo que el equipo legal del activista australiano apelará «tan pronto como sea posible» a la decisión del Tribunal de Apelación.

Al eliminarse la imposibilidad de extradición por riesgo de suicidio, se abre la puerta para que la justicia de Estados Unidos reciba al fundador de WikiLeaks, de 50 años, en una fecha que el tribunal londinense debe determinar.

Los expertos en temas jurídicos advierten de todas maneras que más allá de lo que suceda, la batalla legal no terminará, ya que se puede llegar a la última instancia que es la intervención del Tribunal Supremo británico.

WikiLeaks ha dicho que Estados Unidos quiere juzgar al periodista por «publicar información verídica que revela los crímenes cometidos por el gobierno estadounidense en el campo de detención de Guantánamo, Irak y Afganistán, y los detalles de las torturas de la CIA».

Si es juzgado y condenado, Assange ─al que EE. UU. considera un pirata informático─ podría ser encarcelado a un máximo de 175 años de cárcel, aunque la sentencia exacta es difícil de calcular y podría ser más corta.

Assange está recluido en la prisión de alta seguridad de Belmarsh, cerca de Londres, desde el 11 de abril de 2019 cuando fue detenido en la residencia diplomática ecuatoriana. El entonces presidente Lenin Moreno aceptó el reclamo judicial contra el asilo que había obtenido del izquierdista expresidente Rafael Correa, un declarado enemigo de Estados Unidos.

El director del portal WikiLeaks, Kristinn Hrafnsson, consideró «totalmente inaceptable» que el tribunal pueda fallar a favor de EE .UU. en su apelación.

El recurso había sido presentado después que la Corte de Magistrados de Westminster (Londres) fallase el pasado mes de enero en contra de la entrega de Assange a EE. UU.

Assange fue detenido en el Reino Unido en 2019 tras haber pasado siete años refugiado en la embajada de Ecuador en Londres para evitar su entrega a Suecia, que lo quería interrogar por delitos sexuales que él negaba y que fueron después retirados, por temor a ser, en última instancia, extraditado desde ese país a EE. UU.

En su demanda de apelación, Washington puso en entredicho la fiabilidad de un experto que testificó a favor de Assange.

Posteriormente el psiquiatra Michael Kopelman ─testigo de Assange─ reconoció que había engañado a la justicia al «ocultar» el hecho de que su cliente se convirtió en padre durante su encierro en la embajada de Ecuador en Londres.

El fundador de WikiLeaks, que está preso en la cárcel británica de alta seguridad de Belmarsh (Londres), afronta en EE. UU. 18 cargos con relación a las filtraciones de su portal de miles de documentos confidenciales relacionados con las campañas militares de ese país en Irak y Afganistán y por intrusión informática.

El excontratista de inteligencia estadounidense Edward Snowden ─que en 2013 filtró que el Gobierno de Estados Unidos espiaba a sus ciudadanos─ tuiteó en junio que Julian Assange, el fundador de Wikileaks, «podría ser el siguiente», después de que el magnate de los antivirus John McAfee muriera por aparente suicidio en una prisión de Barcelona tras la noticia de que iba a ser extraditado a Estados Unidos por cargos de evasión fiscal.

«Europa no debería extraditar a los acusados de delitos no violentos a un sistema judicial tan injusto ─y un sistema penitenciario tan cruel─ que los acusados nativos preferirían morir antes que someterse a él. Julian Assange podría ser el siguiente», tuiteó Snowden.

«Hasta que se reforme el sistema, debería mantenerse una moratoria», añadió.

Assange, detenido en abril de 2019 en el Reino Unido, está bajo inivestigación de la justicia de EE. UU. por una acusación de 18 cargos, entre ellas, conspiración para hackear ordenadores y conspiración para obtener y revelar información de defensa nacional.

La acusación se produjo tras la publicación por parte de WikiLeaks de cientos de miles de documentos filtrados en 2010 y 2011 relacionados con las guerras de Afganistán e Irak, así como cables diplomáticos secretos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s