Nicaragua corta lazos con Taiwán para aliarse a China

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Canciller de Nicaragua, Denis Moncada / Foto: OEA – OAS

Lectura: 7 minutos

Primero ganó las elecciones presidenciales encarcelando previamente a opositores políticos para evitar la competencia, después dispuso enviar barcos con alimentos y medicina a Cuba, cada vez más empobrecida, y finalmente, por ahora, decidió romper con Taiwán y alinearse con China.

El presidente Daniel Oertega lleva a Nicaragua ─con la compañía de su esposa─ por la ruta del enfrentamiento directo con Estados Unidos y el bloque occidental, ahora con la protección diplomática y sobre todo financiera de China.

El gobierno de Ortega anunció el jueves que Nicaragua rompe relaciones diplomáticas con Taiwán, en un momento en que la presión de Beijing por la soberanía de la isla se encuentra en máximos históricos.

«El Gobierno de la República de Nicaragua reconoce que en el mundo solo existe una sola China», declaró en rueda de prensa el canciller Denis Moncada. «La República Popular China es el único gobierno legítimo que representa a toda China».

Moncada explicó que Taiwán «es parte inalienable del territorio chino», motivo por el cual, «a partir de hoy» la Administración Ortega rompe relaciones diplomáticas con la isla.

La decisión de Ortega ocurre en medio del aislamiento de la comunidad internacional, tras las votaciones del 7 de noviembre donde el mandatario obtuvo una nueva reelección para un período de cinco años que fue considerada fraudulenta por todos los observadores.

Durante los años de relación entre Taiwán y Nicaragua, el gobierno de Daniel Ortega obtuvo grandes sumas de dinero en concepto de cooperación internacional, aún en medio de la crisis de 2018 que dejó más de 300 muertos, que originaron sanciones a la administración sandinista.

En noviembre, durante una reunión virtual entre el presidente Joe Biden y el mandatario chino Xi Jinping, el mandatario estadounidense reiteró el apoyo de Washington a la política de «una China», pero también dijo que «se opone firmemente a los esfuerzos unilaterales para cambiar el status quo o socavar la paz y la estabilidad en Taiwán».

El gobierno chino, por su parte, criticó a la Casa Blanca por la invitación cursada a Taiwán para participar en la Cumbre por la Democracia en Washington, de manera virtual.

«Lo que hizo Estados Unidos demuestra que la llamada democracia es solo un pretexto y una herramienta para perseguir objetivos geopolíticos, reprimir a otros países, dividir el mundo, servir a sus propios intereses y mantener su hegemonía en el mundo», reaccionó el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores, Zhao Lijian.

«Ortega cambia la diplomacia de la chequera de Taiwán por la República Popular China. Vergonzoso papel el de Taiwán cortejando a una dictadura criminal, para que finalmente Ortega, en la agonía de su régimen, se decida por el alineamiento total como ilusoria tabla de salvación», criticó vía Twitter el periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamoro, director del medio Confidencial.

En el pasado, las relaciones entre ambos países tuvieron buenos momentos al punto de otorgar el carácter de huésped distinguido al embajador de Taiwán en Nicaragua, Jaime Chin-Mu Wu, y su esposa Cindy Wu, al finalizar su misión diplomática.

De hecho el propio canciller Moncada le otorgó la Orden José de Marcoleta, al embajador taiwanés.

El movimiento de Managua fortalece la presencia de China comunista en la región y sobre todo en Centroamérica, donde Costa Rica, Panamá, El Salvador y ahora Nicaragua han reforzado sus lazos con Beijing.

China por su parte anunció el viernes la reanudación de las relaciones diplomáticas con Nicaragua después que el país centroamericano anunciara la ruptura de sus lazos con Taiwán, activos desde 1990, y reconociese el principio territorial de «una sola China» propugnado por Pekín.

En un breve comunicado, la agencia oficial de noticias Xinhua anuncia que «China y Nicaragua han retomado sus relaciones diplomáticas».

El anuncio se produjo apenas una hora después de otro que revelaba que delegaciones de ambos países se encontraban reunidas en la ciudad nororiental de Tianjin, a unos 200 kilómetros de Pekín.

Imágenes difundidas por medios estatales muestran como principal emisario nicaragüense en el encuentro a Laureano Ortega Murillo, asesor para Inversiones, Comercio y Cooperación Internacional de la Presidencia que encabeza su padre, Daniel Ortega.

El gobierno de Ortega, hasta ahora aliado de Taiwán, anunció el jueves que reconoce «que en el mundo solo existe una sola China» cuyo gobierno legítimo es el de la República Popular, y que la isla es una «parte inalienable» del su territorio, por lo que rompió relaciones con Taipéi.

Con el anuncio, realizado mediante una declaración firmada por el canciller Denis Moncada, el país centroamericano se suma a otros de la región como Panamá o El Salvador que han roto lazos con Taiwán para alinearse con la posición china, que defiende su soberanía sobre la isla.

Con la ruptura con Nicaragua, Taiwán ve cómo el número de países que la reconocen como un Estado independiente queda reducido a 14, entre ellos varios latinoamericanos como Guatemala, Honduras o Paraguay.

El Ministerio de Exteriores de Taiwán, por su parte, lamentó la ruptura de los vínculos bilaterales con Managua, lo que a su juicio supone un «desprecio» a la larga amistad entre ambos pueblos por parte del gobierno de Daniel Ortega.

«Una larga amistad y una exitosa cooperación que beneficiaba a ambos pueblos fueron despreciados por el gobierno de Ortega. Taiwán se mantiene indomable y continuará siendo una fuerza para el bien en el mundo», afirmó en su cuenta oficial de Twitter.

Por su parte, Estados Unidos llamó a «los países que valoran las instituciones democráticas» a que «amplíen su compromiso con Taiwán» luego que Nicaragua anunciara la ruptura de sus relaciones con la isla en favor de China

En un comunicado, el Departamento de Estado señaló que la medida tomada por el presidente Daniel Ortega «no puede reflejar la voluntad del pueblo nicaragüense» debido a que las recientes elecciones presidenciales del país centroamericano fueron una «farsa».

«Esto priva al pueblo nicaragüense de un socio firme en su crecimiento democrático y económico», señala el comunicado del Departamento.

Taiwán era hasta ahora el donante bilateral más importante de Nicaragua, país donde financiaba 27 proyectos en áreas de producción de alimentos, cultivos de frutales y cría de cerdos de calidad superior, entre otros, por valor de entre 30 millones y 50 millones de dólares, según datos del Gobierno nicaragüense.

Otro artículo de interés: Nicaragua abandona Organización de Estados Americanos (OEA)

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s