Retirada de soldados rusos de Kazajistán

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Ministry of Defence of the Russian Federation

Lectura: 5 minutos

El miércoles, 19 de enero de 2022, se levantó en Almaty y en otras ciudades kazajas el estado de excepción impuesto desde el 5 de enero en todo el país por el presidente Kasim-Yomart Tokáyev.

El 12 de enero, la medida ya se había levantado en las regiones del oeste y norte de Kazajistán y Pavlodar, fronterizas con Rusia. Y, dos días después, en las regiones del este de Kazajistán, Karaganda y Turkestán, así como en Shymkent, la tercera metrópoli del país.

El mayor tiempo de espera para el fin del estado de emergencia han ocurrido en la capital, Nur-Sultan, y la antigua capital kazaja, Almaty, donde comenzaron las protestas a principios de enero.

Allí, en particular, se produjeron sangrientos enfrentamientos entre los manifestantes y la policía, así como saqueos.

En Almaty, la ciudad más habitada del país, desde el 12 de enero la situación ya era relativamente más tranquila. El transporte público volvía a funcionar, los centros comerciales y bancos estaban abiertos. Las líneas telefónicas e internet también fueron restableciéndose.

Sin embargo, una gran parte de la población de Almaty está muy descontenta en día con la actuación del gobierno durante el estado de emergencia, especialmente en los días en los que ya se había restablecido en gran medida el orden en la ciudad. Las redes sociales están llenas de quejas de ciudadanos que cuentan sus experiencias.

Los teléfonos móviles eran revisados con mayor frecuencia por miembros de la Guardia Nacional y de la Policía de patrulla, lo que era inaceptable e ilegal durante el estado de emergencia. Lo único permitido era registrar a las personas y sus automóviles, en busca de armas o bienes robados. No tenía sentido detener a la gente para revisar sus teléfonos móviles. «Se produjeron muchas detenciones y encarcelamientos injustificados», dijo a DW el abogado kazajo Jokhar Utebekov.

Según Utebekov, las fuerzas del orden estaban completamente desorganizadas porque la Fiscalía ya no las controlaba. Ni los fiscales ni los jueces han respondido a las denuncias de la población sobre tortura y otras violaciones de la ley.

Zhangeldy Suleymanov, otro conocido jurista kazajo también se mostró consternado por lo ocurrido tras la imposición del estado de excepción. Según Suleymanov, es común en todo el mundo tomar medidas restrictivas cuando el orden constitucional de un país o la vida de los ciudadanos se ven amenazados.

«Pero, al mismo tiempo, el estado de emergencia debe aplicarse de acuerdo a la ley. Sin embargo, la práctica en nuestro país ha demostrado que ha habido excesos. Leo informes que me ponen los pelos de punta. No se trata de inventos, sino de historias de personas reales. Hablan de detenciones ilegales y de controles en sus teléfonos móviles sin autorización judicial», afirmó Suleymanov a DW. Y agregó que hay muchos casos de personas golpeadas y torturadas por la Policía. «El estado de emergencia permitió a algunos policías cometer violaciones de la ley, lo que daña la reputación de las autoridades», señaló el abogado.

Debido a que muchos ciudadanos de Almaty y otras ciudades kazajas siguen quejándose en las redes sociales del comportamiento de las fuerzas del orden, se sospecha que el gobierno podría extender el estado de emergencia en Almaty y en algunas partes del país.

Las tropas rusas y sus aliados que habían sido desplegadas en Kazajistán para ayudar al gobierno local a controlar la ola de protestas concluyeron el miércoles.

Se trata del remanente de los más de 2.000 soldados desplegados a petición del presidente Kasim-Yomart Tokáyev, que debió hacer frente a una violencia no vista desde que el país obtuvo la independencia en 1991. Esta misma jornada se levantó también el estado de emergencia.

«La operación de mantenimiento de la paz en el territorio de la República de Kazajistán concluyó», declaró Andrei Serdyukov, jefe de la misión de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), alianza militar dirigida por Moscú que intervino a pedido del gobierno kazajo.

El Ministerio de Defensa ruso precisó que «cuatro aviones de transporte de tropas rusas con soldados despegaron de los aeropuertos de Nursultán y de Almaty», en Kazajistán.

Estas tropas, las primeras del OTSC desplegadas en un país de la alianza, no participaron en los enfrentamientos entre los manifestantes y las fuerzas kazajas (que dejaron más de 200 muertos), pero su envío significó el apoyo político y militar de la Rusia de Vladímir Putin al gobierno de Kazajistán.

El portavoz presidencial, Berik Uali, escribió en Facebook que «la unidad y la integridad del pueblo, las fuerzas del orden y el ejército» habían restablecido el orden en el país.

Otro artículo de interés: Represión sin control en revuelta social de Kazajistán

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s