Unión Europea respalda embajador francés expulsado de Mali

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Representante para la Política de Seguridad de la Unión Europea, Josep Borrell / Foto: Unión Europea en Perú

Lectura: 5 minutos

Josep Borrell es el alto representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad. En tal sentido criticó severamente al gobierno africano de Mali por la expulsión del embajador de Francia.

Borrell dijo que la «injustificada» expulsión del embajador francés «aislará» a Mali y pidió a las actuales autoridades del país africano que respeten los «compromisos» con la UE.

«La petición injustificada de retirar al embajador francés aislará a Mali. La UE se solidariza con Francia y Dinamarca, cuyo contingente se ha retirado. La situación exige el respeto de los compromisos de la parte maliense y el diálogo, que son una condición para la estabilidad de la región», tuiteó Borrell.

El gobierno maliense le otorgó 72 horas a Joër Meyer para salir del país. Según fuentes diplomáticas francesas, la llamada al embajador se produjo a propósito de las declaraciones de las autoridades francesas sobre las relaciones de Mali con Vladímir Putin.

La semana pasada, la ministra francesa de Defensa, Florence Parly, advirtió que, después de los múltiples desaires de la junta militar que está ahora en el poder en Bamako, Francia no iba a seguir implicada militarmente «a cualquier precio» en Mali, donde desde 2013 mantiene tropas para luchar contra los grupos yihadistas.

También Borrell dijo que la UE quiere mantener su apoyo militar al país africano para combatir el terrorismo yihadista, «pero no a cualquier precio», en una entrevista con EFE en Nairobi el pasado fin de semana.

El jefe de la diplomacia europea se expresaba así en respuesta a una serie de polémicas decisiones de la junta militar maliense surgida de los golpes de Estado cometidos en 2020 y 2021.

Las autoridades malienses también expulsaron al representante de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO).

Un grupo de 15 países condenó el despliegue de mercenarios de la empresa privada rusa Wagner en Mali, que puede empeorar el conflicto con los yihadistas en ese país y agravar la situación de los derechos humanos.

«Ese despliegue está en curso», señalaron fuentes gubernamentales francesas a un grupo de periodistas, a los que señalaron que se ha detectado una rotación de aviones de transporte rusos en el aeropuerto de Bamako.

Hay «una implicación del Estado ruso», señalaron. Además, «se ha instalado de forma urgente un campamento para la recepción de mercenarios en las afueras del aeropuerto», junto con importantes envíos de alimentos.

«El conjunto de esta operación, que incluye el transporte aéreo por fuerzas rusas, ha sido realizado por operativos del grupo Wagner», añadieron las fuentes francesas, que aseguraron que se ha detectado también la presencia en Mali de geólogos rusos, que vincularon con un posible interés por los recursos mineros del país africano.

La declaración difundida por el Ejecutivo francés y firmada por 15 países, 14 europeos que mantienen en Mali la fuerza antiterrorista Takuba, además de Canadá, condena «firmemente el despliegue de mercenarios en el territorio maliense».

«Este despliegue solo puede acentuar la degradación de la situación de la seguridad en África Occidental y agravar la situación de los derechos humanos en Mali», añade.

La declaración recuerda que la Unión Europea aprobó la pasada semana sanciones contra Wagner y varias personas y entidades vinculadas con la compañía, debido a su implicación en «graves violaciones de los derechos humanos» en países donde ha operado, como torturas y ejecuciones extrajudiciales.

La llegada de Wagner en Mali es un golpe para Francia, que desde 2013 mantiene la operación militar Barkhane en varios países del Sahel para apoyar a las autoridades nacionales en la lucha contra grupos yihadistas.

Sin embargo, Francia está en el proceso de reducir el volumen de esa fuerza, lo que dio origen a las conversaciones del Gobierno de Mali con Wagner. El gobierno francés llevaba meses advirtiendo a las actuales autoridades de Mali (surgidas de un golpe de Estado en mayo de 2021, el segundo en menos de un año) de que la presencia de los mercenarios rusos sería una línea roja.

El presidente Emmanuel Macron, ya trató esta cuestión en la conversación telefónica que mantuvo el pasado martes con su homólogo ruso, Vladímir Putin. Wagner, que ha llevados mercenarios a distintos conflictos civiles en los últimos años, es propiedad de Yevgeny Prigozhin, un oligarca amigo de Putin.

Sus mercenarios han sido detectados en conflictos como los de Siria, Ucrania, Libia o República Centroafricana.

Otro artículo de interés: Dictadura que gobierna Mali expulsa al embajador de Francia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s