Reprimen manifestación opositora a guerra en Rusia

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Andriy Yatsykiv*

Lectura: 4 minutos

Miles de manifestantes salieron a la calle en más de cincuenta ciudades de Rusia a protestar por la invasión militar a Ucrania decida por el presidente Vladímir Putin en la primera reacción de los organismos que defienden los derechos humanos en el país.

Debido a la participación en una protesta no autorizada en el centro de la capital rusa contra la invasión a Ucrania, la policía de Moscú detuvo a 719 personas, informó el jueves el servicio de prensa de la Dirección Principal del Ministerio del Interior de Rusia.

Sin embargo de acuerdo con información de la ONG de derechos humanos OVD-Info, especializada en el seguimiento de arrestos y la defensa de presos políticos, la cifra de detenidos es de alrededor de casi 1.400 personas en 51 ciudades del país.

En la plaza de Pushkin de Moscú se reunieron alrededor de 2.000 personas y otras 1.000 en la antigua capital imperial de San Petersburgo, según lograron constatar periodistas de la AFP.

Tras el inicio de la operación militar rusa en Ucrania ordenada el jueves por el presidente ruso, Vladímir Putin, en las redes sociales aparecieron convocatorias a protestar contra de la guerra.

Las autoridades rusas amenazaron el mismo jueves con reprimir cualquier manifestación «no autorizada» relacionada con «la tensa situación en materia de política extranjera».

Rusia cuenta con una severa legislación de control de las manifestaciones que suelen terminar con masivas detenciones.

El canciller alemán, Olaf Scholz, califica el ataque ruso de «flagrante violación del derecho internacional». Putin está «poniendo en riesgo la paz de nuestro continente». «Hoy nos hemos despertado en un mundo diferente», dice la ministra de Asuntos Exteriores, Annalena Baerbock. Y el Comisario de Asuntos Exteriores de la UE, Josep Borrell, habla de la «hora más aciaga para Europa desde el final de la Segunda Guerra Mundial».

La no violencia, la inviolabilidad de las fronteras, la autodeterminación, fueron los pilares del orden de la posguerra. Durante la Guerra Fría se enfrentaron dos bloques opuestos fuertemente armados, la OTAN por un lado y el Pacto de Varsovia de los soviéticos por otro.

Pero se esperaba que, con el desmoronamiento del bloque comunista en 1989/90 y la disolución de la Unión Soviética, esa oposición se superaría.

También hubo guerra en Europa después, por ejemplo con la desintegración de Yugoslavia en la primera mitad de los años 90. Pero las dimensiones del ataque de este 24 de febrero superan toda confrontación desde la Segunda Guerra Mundial.

El teniente general Alfons Mais, de la Bundeswehr (el Ejército alemán) señala: «Todos lo veíamos venir y no fuimos capaces de sacar las conclusiones de la anexión de Crimea y aplicarlas». Es más: «Las opciones que podemos ofrecerles a los políticos para apoyar a la Alianza son extremadamente limitadas».

Los países del este europeo de la OTAN y de la UE, sobre todo las tres repúblicas bálticas de Estonia, Letonia y Lituania, se preguntan ahora si también están amenazados. Tienen largas fronteras con Rusia o Bielorrusia, aliada de Moscú, y fuertes minorías rusoparlantes. Antes pertenecían a la Unión Soviética.

La expresidenta de Lituania, Dalia Grybauskaite, escribió en un tuit: «Las sanciones no detendrán al agresor». Los «criminales de guerra» solo pueden ser detenidos «en el campo de batalla».

El Secretario General de la OTAN, Jens Stoltenberg, ha asegurado a los países miembros del Este que la alianza militar hará todo lo posible para proteger a todos los aliados.

Sin embargo, en lo que respecta al Báltico, los expertos militares occidentales ya plantearon en 2016 sus dudas sobre si la OTAN podría defender realmente a los tres países.

En un estudio del think tank estadounidense RAND, en el que también participó el excomandante de la OTAN Egon Ramms, se señala que Rusia podría bloquear fácilmente los tres Estados y cortar los suministros de la OTAN al norte. La infantería de la OTAN «ni siquiera podría retirarse. Sería derrotada en el acto». La única opción que queda es intentar retomar el Báltico. Pero eso acabaría «en desastre».

*Imagen ilustrativa.

Otro artículo de interés: Biden descarta enviar soldados de Estados Unidos a Ucrania

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s