Tensión por «corralito» monetario en China

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: pxhere.com

Lectura: 3 minutos

Una cantidad de manifestantes furiosos se enfrento a la policía en la ciudad china de Zhenzouhu, provincia de Henan, al intentar reclamar en uno de los bancos de la ciudad los fondos que tenían depositados, clausurados momentaneamente por problemas internos de la institución.

Seis bancos rurales ofrecían tasas de rendimiento altísimas que no pudieron respaldar cuando los ciudadanos chinos decidieron retirar los fondos. El presidente del grupo de bancos está prófugo y es buscado por corrupción, dicen fuentes informativas aunque no se ha podido confirmar la versión.

Según la prensa alternativa después del enfrentamiento con la policía, un hecho gravísimo que no tiene antecedentes en el giganetesco país, se dieron cuenta de que no podían retirar sus fondos después de que los medios de comunicación informaran que el director de la empresa matriz de los bancos estaba prófugo y que era buscado por delitos financieros.

Al parecer fallo el sistema que aplica el gobierno chino para evitar movimientos de la población, una aplicación de seguimiento de COVID-19 que genera rechazo y desconfianza en la población.

Las personas portaban pancartas y corearon consignas en los amplios escalones de la entrada de una sucursal del Banco Central de China en la ciudad de Zhengzhou, en la provincia de Henan, a unos 620 kilómetros (380 millas) al suroeste de Beijing.

Un video grabado por un manifestante muestra a los equipos de seguridad siendo atacados con botellas de agua y otros objetos mientras cargan contra la multitud.

Videos posteriores publicados en las redes sociales muestran a manifestantes que son empujados hacia delante y hacia abajo por equipos de seguridad vestidos con camisetas blancas o negras. No está claro cuántos fueron sometidos a este trato.

Las llamadas telefónicas de la prensa extranjera a la policía de la ciudad de Zhengzhou y de la provincia de Henan no obtuvieron respuesta el domingo.

Los manifestantes se encuentran entre los miles de clientes que abrieron cuentas en seis bancos rurales de Henan y la vecina provincia de Anhui que ofrecían altos rendimientos.

«Hemos venido hoy y queríamos recuperar nuestros ahorros, porque tengo personas mayores y niños en casa, y la imposibilidad de retirar los ahorros ha afectado gravemente a mi vida», dijo una mujer de la provincia de Shandong, que solo dio su apellido, Zhang, por miedo a represalias.

Lo que había sido un escándalo local se convirtió en un incidente nacional el mes pasado por el mal uso de la aplicación de seguimiento COVID.

Muchos de los que se dirigieron a Zhengzhou para exigir medidas a los bancos se encontraron con que el estado de salud que figuraba en la aplicación se había puesto en rojo, impedímento para viajar.

Algunos informaron que la policía les había interrogado después de registrarse en un hotel para saber el motivo del traslado a la ciudad. Cinco funcionarios de Zhengzhou fueron sancionados posteriormente.

Otro artículo de interés: La amenaza es China, según FBI y MI5

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s