Próximo invierno con menos gas en Europa

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen / Foto: European Parliament

Lectura: 3 minutos

La Comisión Europea (CE) propuso el miércoles a todos los países de la Unión Europea la reducción voluntaria de un 15 % del consumo de gas hasta la próxima primavera.

Se trata de un primer paso que, en caso de no resultar eficaz, la segunda fase podrá incorporar penalidades para obtener la reducción imprescindible del fluido en el invierno.

Se trata de prepararse ante un posible corte del suministro ruso y que, en caso de emergencia, el recorte sea obligatorio, explicaron fuentes informadas.

Bruselas sugiere adoptar medidas de ahorro sobre todo en la industria, usar combustibles alternativos o dar incentivos públicos para las empresas que reduzcan su consumo, así como limitar la temperatura en los edificios públicos o hacer campañas de ahorro en los hogares, aunque estos tendrían el suministro garantizado.

«Rusia nos está chantajeando, usando la energía como arma. Por tanto, sea el corte parcial o total, Europa debe estar preparada», dijo la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, al presentar el plan de contingencia para un escenario cada vez más probable visto que Moscú ya ha reducido o parado el suministro a doce socios comunitarios.

El flujo de gas ruso a la UE ya se ha reducido a menos de un 30 % con respecto a la media del último lustro en el mes de junio a raíz de «acciones injustificadas y unilaterales de Rusia», señala la Comisión, que advierte del «importante riesgo de una interrupción completa y prolongada del suministro ruso que se materialice de forma abrupta y unilateral».

En este escenario, Bruselas llama a la prevención y solidaridad entre los Veintisiete, proponiendo ahora un ahorro energético que, argumenta, será menos costoso económica y socialmente que actuar de forma precipitada cuando llegue la crisis.

El impacto de un corte total del gas ruso sobre el PIB será un tercio menor (de 0,4 %) si se actúa desde este verano, calcula.

En concreto, la Comisión propuso una regulación que pide a todos los Estados reducir un 15 % su consumo de gas entre el 1 de agosto y el 31 de marzo de 2023 con respecto a la media del mismo período en los últimos cinco años, un recorte que por ahora será voluntario.

Sin embargo, la propuesta prevé que el Ejecutivo comunitario pueda imponer esta rebaja con carácter obligatorio cuando se declare una «alerta» en toda la Unión sobre la seguridad del suministro.

La Comisión podría declarar este estado de emergencia cuando haya un grave riesgo de escasez o una demanda excepcionalmente alta de gas y tras consultar con los países.

Otro artículo de interés: Gas de Putin con amenazas

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s