Renace conflicto entre Serbia y Kosovo

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: SUHEJLO

Lectura: 4 minutos

La OTAN reclama a Serbia y Kosovo bajar las tensiones con el recuerdo del violento pasado de la guerra entre ambas regiones en la década del 90.

El secretario general Jens Stoltenberg ha mantenido encuentros por separado con el presidente de Serbia, Aleksandar Vucic, y con el primer ministro de Kosovo, Albin Kurti, en la primera de las dos jornadas de reuniones en Bruselas.

Los bloqueos en los pasos fronterizos de Serbia en protesta por la prohibición de documentos de identidad y matrículas serbias en territorio kosovar alteró los ánimos a finales de julio.

Jens Stoltenberg, secretario General de la OTAN, indicó que «aunque la situación sobre el terreno ha mejorado, es responsabilidad de todas las partes, especialmente de las autoridades de Belgrado y Pristina, evitar que se produzca una nueva escalada. Hago un llamamiento a todas las partes para que se moderen y eviten la violencia. En caso de que se ponga en peligro la estabilidad, la Fuerza Internacional de Seguridad para Kosovo (KFOR) está dispuesta a intervenir y tomará todas las medidas que sean necesarias para garantizar un entorno seguro y la libertad de circulación de toda la población de Kosovo».

Aleksandar Vucic, presidente de Serbia, respondió en estos términos «No esperen que los serbios nos quedemos quietos y expresemos lo bien que nos sentimos. Hay una nueva generación de niños, de jóvenes en el norte de Kosovo y en Kosovo en general que no lo toleran. No ven a Kosovo como un país independiente, como lo hacen 22 de los 27 países miembros de la UE, sino que lo ven como un territorio de Serbia».

Kurti por su parte ha asegurado que Kosovo ha demostrado su compromiso a la hora de proteger principios y valores comunes a la Alianza Atlántica y ha lamentado la influencia rusa en Belgrado.

«Por un lado está el Estado democrático de Kosovo. Tenemos una policía profesional dentro de nuestra república. Y por otra parte, en el otro lado, tienes estructuras ilegales en Serbia que se han convertido en bandas criminales que levantan barricadas. Y en este sentido, se puede decir que hay dos bandos, pero nunca debemos perder el norte», añadía Kurti.

La Unión Europea por su parte no esconde la preocupación tras el fracaso de las conversaciones para rebajar la tensión entre Serbia y Kosovo.

La reunión celebrada este jueves en Bruselas, con mediación europea, no logró ningún avance sobre la decisión de Kosovo de prohibir los documentos de identidad y las matrículas serbias en su territorio. Una medida que entrará en vigor el 1 de septiembre.

El jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, alertó tras la reunión que este es el peor momento para crear un nuevo foco de tensión en Europa.

«Esto ocurre en un momento crítico para Europa. Vemos el regreso de la guerra a nuestro continente. Tras la invasión rusa de Ucrania, hacemos frente a un momento dramático y muy peligroso. Este no es tiempo para aumentar las tensiones, sino para buscar soluciones», dijo Borrell.

Stoltenberg, mantuvo reuniones por separado con los líderes de Serbia y Kósovo, a los que advirtió de los peligros de la retórica incendiaria, con ambas partes agitando el espectro de una nueva guerra en los Balcanes.

Alrededor de 3.700 militares de la OTAN y de países aliados están desplegados en Kosovo para garantizar la libertad de circulación de todas las comunidades que viven en el territorio, pero las crecientes tensiones lo impiden.

Países como España, Rusia, China e India aún no han reconocido la autoproclamada independencia de Kosovo.

Otro artículo de interés: Plan europeo para frenar a Rusia y China en América Latina

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s