China construye un gigantesco puerto en Perú

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: kees torn

Lectura: 3 minutos

El empeño de China por ocupar un lugar estratégico en América Latina anota una nueva marca, de alto impacto en el terreno de la política y la economía internacional.

En Argentina, China ha logrado ocupar un lugar preponderante en el comercio de granos y servicios, además de mantener una estación terrestre en el sur del país con trato privilegiado, otorgado por el fallecido presidente Néstor Kirchner (2003/07).

Ahora es el turno de Perú, gobernado por un presidente marxista, un profesor de educación media con severos problemas para dirigir el país.

El nombre clave que pronto se hará popular en la prensa, al menos de la región, es Chancay.

Hasta hace muy poco se trataba de un tranquilo puerto pesquero y agrícola en la costa central de Perú.

Chancay es una localidad de 63.400 habitantes que albergará en pocos años un megapuerto que cambiará radicalmente su fisonomía y se convertirá en un eslabón clave del comercio entre América Latina y China, estima la BBC.

Desde el año pasado los lugareños soportan un ruido intermitente y violento que interrumpe la rutina de la población, las explosiones que realizan los operarios para preparar el terreno donde antes se levantaba un cerro y ahora ha desaparecido. La ambición china es imparable en la región.

Cosco Shipping Ports, uno de los colosos empresariales del Estado chino, construye a 80 kilómetros al norte de Lima el Terminal Portuario Multipropósito de Chancay, una infraestructura colosal que supondrá un nuevo hito de la presencia e influencia china en Perú y en toda América Latina.

El megapuerto será uno de los puntos preferentes para la salida de las materias primas que la región exporta a China, como el cobre y otros minerales que Perú produce en abundancia, y por su tamaño y volumen de operaciones está llamado a convertirse en un centro neurálgico del comercio internacional, advierte la BBC.

«Las dimensiones son tan notables que todo indica que Chancay se va a convertir en un punto crítico para los envíos a China y a toda Asia», le djio a BBC Mundo Margaret Myers, experta en Asia y América Latina de The Dialogue, un centro de análisis estadounidense.

Se trata de una inversión enorme, US$3.600 millones según las proyecciones oficiales, y una compleja obra de ingeniería ya en curso con la que el gobierno peruano espera atraer alrededor de un 50% de los cerca de US$580.000 millones que mueve cada año el comercio entre China y América del Sur.

El proyecto está, sin embargo, envuelto en la polémica. Sus promotores, principalmente el gobierno chino y el peruano, aseguran que impulsará el desarrollo de la zona, el empleo y los intercambios, pero sus detractores alertan de su impacto social y denuncian daños al medio ambiente.

Otro artículo de interés: China prepara tercera reelección de Xi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s