Hackean televisión estatal iraní

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Christoph Scholz

Lectura: 5 minutos

Un grupo de activistas que apoya la oleada de protestas desencadenada tras la muerte de Mahsa Amini en Irán, detenida por llevar mal puesto el hiyab en su cabeza, pirateó un noticiero de la televisión estatal mientras se transmitía en directo.

La intervención mostró la imagen del líder supremo, el ayatolá Alí Jamenei, en llamas acompañado de una figura femenina, un video ampliamente compartido en redes sociales.

«Tiene las manos manchadas de sangre de nuestros jóvenes», indica uno de los mensajes que apareció en las pantallas, cuando se emitía el telediario. «Es hora de recoger sus muebles (…) y buscar otro lugar para su familia fuera de Irán», reza el otro mensaje que acompaña la foto de Jamenei.

La secuencia también mostró las fotografías en blanco y negro de Mahsa Amini y de otras tres mujeres asesinadas.

Una oleada de manifestaciones sacude Irán desde la muerte el 16 de septiembre de esta joven kurda iraní de 22 años, tres días después de haber sido arrestada por la policía de la moral en Teherán por supuestamente no respetar el estricto código de vestimenta para las mujeres en Irán, que les obliga a llevar el velo.

Según la oenegé Iran Human Rights (IHR, con sede en Oslo), al menos 95 personas han muerto desde el 16 de septiembre. El gobierno, en cambio, afirma que la cifra es de 60 muertos, entre ellos una decena de policías.

El ciberataque, que duró unos segundos, fue reivindicado por el grupo de activistas Edalat-e Ali («La Justicia de Alí»), que apoya el movimiento de contestación, el más importante del país desde las protestas de 2019 contra el alza del precio de la gasolina.

A pesar del dificultado acceso a Internet, cada día aparecen en las redes sociales nuevas fotos y vídeos de protestas en distintas partes de Irán, también en las universidades.

El martes en la Universidad Ferdowsi, de Mashhad, la segunda ciudad más grande del país, estudiantes exigían la liberación de todos sus compañeros detenidos, especialmente de los de la Universidad Sharif, de Teherán.

Estudiantes de esta universidad capitalina de élite fueron detenidos el domingo en la noche, tras organizar una concentración pacífica en el campus. La Policía y las milicias rodearon el recinto mientras los estudiantes estaban adentro y dispararon contra algunos de ellos con escopetas de perdigones. También varios profesores fueron amenazados y golpeados con porras. No se sabe si hubo heridos o muertos. Según los medios de comunicación iraníes, al menos 37 estudiantes fueron detenidos.

La nueva ola de protestas fue desencadenada por la muerte de Mahsa Amini, de 22 años, que fue detenida por la «policía de la moral» iraní por no llevar su hiyab, como lo requiere la ley islámica, y poco después murió bajo custodia policial por razones aún desconocidas.

Las fuerzas de seguridad intentan reprimir las manifestaciones con violencia. Según la organización Iran Human Rights (IHR), hasta este martes, habían muerto al menos 154 personas en las protestas, muchas de ellas por disparos.

«La solidaridad de los estudiantes con los manifestantes puede convertirse en un desafío para el poder del Estado», analiza el experto Hamidreza Azizi, de la Fundación de Ciencias y Política (SWP, por sus siglas en alemán), con sede en Berlín, en una entrevista con DW. Azizi trabajó como profesor asistente en la Universidad Shahid Beheshti, en Teherán, de 2016 a 2020.

Irán, un país con 84 millones de habitantes, cuenta con más de 200 universidades y escuelas superiores. Tradicionalmente, los estudiantes desempeñan un papel central en los movimientos de protesta del país. «Por ejemplo, durante la revolución de 1979, pero también después, en los movimientos de protesta de 1998 y 2009», dice Azizi.

«Los estudiantes aportan el apoyo intelectual y tienen el potencial de movilizar a diferentes grupos de la sociedad, porque ellos mismos proceden de todos los estratos sociales», afirma el experto iraní. El Estado es consciente del poder de los estudiantes, asegura.

Actualmente no existe un movimiento estudiantil organizado en el país islámico. Tras las protestas nacionales de 2009, se cerraron todas las asociaciones estudiantiles independientes, se prohibieron sus actividades y se detuvo a los principales miembros.

«Además, se aplicaron nuevas normas para la asignación de plazas universitarias», añade Hamidreza Azizi. «Se trata de hacer que el mayor número posible de jóvenes estudie en su lugar de residencia y, de este modo, permanezca bajo la supervisión de sus familias, en lugar de vivir en residencias universitarias, en constante interacción con otros estudiantes. Aunque los estudiantes no están organizados, no se debe subestimar su potencial, al igual que el de las protestas en las escuelas», advierte.

Para eso, «tendrían que abandonar el campus, los muros cerrados, donde pueden ser fácilmente rodeados, y unirse a los manifestantes en las calles e incluso asumir un papel de liderazgo», opina la periodista iraní Moloud Hajizadeh, en entrevista con DW. «Entonces, podríamos hablar de otra dimensión del movimiento de protesta con el potencial de provocar cambios mayores».

Otro artículo de interés: Protestas por muerte de Mahsa Amini

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s