Bolivia: avión cisterna norteamericano para combatir incendio en Amazonía

INTERNACIONAL

160505-F-RJ223-003
Foto: Peterson Air Force Base

Lectura: 5 minutos

El avión cisterna Boeing 747 Supertanker, considerado el más grande de su tipo en el mundo, emprendió este viernes su primer viaje en Bolivia para combatir los incendios que han devastado más de 700.000 hectáreas de bosques y pastizales en la zona cruceña de la Chiquitania.

La misión de la gigante aeronave ha comenzado en el aeropuerto Viru Viru de Santa Cruz alrededor de las 15:05 hora local (19:05 GMT) tras varias horas de reuniones entre los especialistas y las autoridades bolivianas para definir los puntos que se atenderán con prioridad.

Más temprano, en una declaración a los medios, el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, explicó que el primer punto para la dispersión de unos 74.000 litros de agua es el municipio de San José ubicado en el departamento oriental de Santa Cruz donde hay una cortina de fuego «muy extensa y muy intensa».

«Vamos a intentar hacer de dos a tres descargas (de agua)», apuntó el vicepresidente para que luego de ello se valore si en los siguientes viajes se añaden algunos químicos que ayuden a aplacar las llamas.

Inicialmente se planificó que la labor de la nave se extienda por unas tres horas este viernes.

García Linera manifestó que «esta es una gran lección» para que Bolivia pueda estar preparada en el futuro para afrontar este tipo de sucesos que «han roto la normalidad» del comportamiento del clima a nivel global.

El vicepresidente expresó también que en los siguientes días el Supertanker se trasladará al extremo de la frontera triple entre Bolivia, Brasil y Paraguay donde se han presentado otros incendios y que para ello se han coordinado «mecanismos de ayuda conjunta».

Por delante del Supertanker acompaña una aeronave tipo Beechraft de la Fuerza Aérea Boliviana (FAB) que colaborará en la identificación de las coordenadas de los incendios, aseguró el gerente de los Servicios de Aeropuertos Bolivia (SABSA), Milton Claros.

«Este es el primer envío de agua que estamos realizando, el primer carguío», recalcó Claros que además señaló que la labor de la aeronave se ampliará por varios días.

El Supertanker llegó la madrugada de este viernes a Bolivia tras un extenso viaje desde su base en Sacramento, California.

En un reporte del Gobierno boliviano sobre los incendios realizado el jueves pasado se estableció que al menos 1.817 familias y más de 700.000 hectáreas de bosques y pastizales han sido afectadas por los incendios en la zona de la Chiquitania cruceña.

La Chiquitania es una de las principales zonas turísticas de Bolivia donde están asentadas las misiones jesuíticas, declaradas patrimonio de la Unesco y consideradas de las mejor conservadas de América.

El presidente argentino, Mauricio Macri, se mostró este jueves «alarmado» y «conmovido» por los incendios que sufre la selva amazónica y aseguró que el equipo de emergencias del país está a disposición de Brasil y Bolivia para combatir las llamas.

«Los incendios devastadores en la principal reserva de oxígeno de la región nos duelen, nos preocupan y hacen que sea urgente ofrecer nuestra cooperación», expresó Macri en Twitter.

Asimismo, el mandatario argentino informó de que se comunicó con el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, para «seguir de cerca el manejo de la emergencia».

«Estamos comprometidos a ayudar a nuestros vecinos a combatir los incendios forestales», concluyó Macri.

La región amazónica ha registrado más de la mitad de los 71.497 focos de incendio detectados en Brasil entre enero y agosto de este año, una cifra un 83% superior al del mismo período de 2018, según los datos divulgados por el estatal Instituto Nacional de Pesquisas Espaciales (INPE).

La Amazonía, considerada como el mayor pulmón vegetal del planeta, cubre casi el 25% de continente americano y los múltiples incendios que se expanden por su territorio tienen especial incidencia en Brasil, pero también en Bolivia.

La causa de las llamas que asedian la selva amazónica no han sido aclaradas, pero están vinculadas a la sequía, la emergencia climática y la deforestación provocada por el ser humano.

Bolsonaro insinuó este jueves que las ONG podrían estar detrás de los incendios provocados en la Amazonía, aunque admitió que son «sospechas» sin pruebas.

Por su parte, las organizaciones ecologistas achacan la catástrofe a la «retórica antiambiental» del presidente brasileño.

Junto a Macri, numerosos líderes mundiales hicieron referencia a los incendios en la Amazonía, entre ellos el presidente francés, Emmanuel Macron, quien señaló que suponen una «crisis internacional» y aseguró que la cuestión se tratará con urgencia este fin de semana durante la cumbre del G7 en Biarritz (Francia).

En Latinoamérica, además de Argentina, ofrecieron su ayuda para combatir el desastre ambiental los gobiernos de Colombia, Venezuela, Chile y Ecuador.

El Gobierno colombiano propuso a Brasil, Bolivia, Ecuador, y Perú realizar un proyecto conjunto de prevención para frenar la tragedia medioambiental que asola la selva amazónica.

Artículo relacionado: Bajo presión internacional Bolsonaro ordena medidas para contener fuego en Amazonas

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s