Israel: gobierno de coalición en planes del presidente Rivlin

INTERNACIONAL

47432849561_66f2ce74a2_z
Presidente israelí, Reuven Rivlin / Foto: U.S. Department of State

Lectura: 3 minutos

El bloque árabe en el Parlamento de Israel rompió con la tradición de colaborar con el jefe de gobierno actual, y le dio su respaldo al presidente del partido Azul y Blanco, el moderado Benny Gantz, para el cargo de primer ministro, colocándole en ventaja con respecto al actual mandatario Benjamin Netanyahu, representante de la derecha ortodoxa y fiel aliado de Estados Unidos.

El respaldo histórico fue lo más destacado del primero de dos días de conversaciones cruciales que el presidente Reuven Rivlin sostendrá con varios representantes de partidos. La agenda de Rivlin indica que se reunirá con todos los grupos parlamentarios antes de seleccionar a un candidato para el cargo de primer ministro, tras un virtual empate en elecciones ─repetidas─ que hicieron que la labor de formar un nuevo gobierno sea mas complicado.

En Israel, el presidente tiene la tarea de elegir al político con la mejor oportunidad de formar un gobierno de coalición estable. Y aunque generalmente es una mera formalidad, esta vez Rivlin juega un papel clave después de un resultado electoral en el que ninguno de los principales candidatos logro una mayoría de 61 bancas en el parlamento de 120 miembros.

El bloque encabezado por los árabes, conocido como la Lista Unida, se ubica como el tercer partido con 13 asientos.

Avigdor Liberman, líder del partido Yisrael Beitenu, continúa siendo el factor decisivo. No ha respaldado a ningún candidato, por lo que con el visto bueno de los árabes, Gantz espera tener 57 partidarios respecto a los 55 que tiene Netanyahu.

El presidente generalmente designa al candidato con el mayor número de partidarios, pero no siempre es así. Dada la naturaleza sin precedentes de estos comicios y la aritmética complicada, Rivlin tiene una amplia discreción para tomar una decisión.

En la votación de la semana pasada, el partido centrista Azul y Blanco de Gantz ganó 33 bancas en el Parlamento de 120 miembros, mientras que el conservador Likud de Netanyahu ocupó 31. Ninguno de los dos alcanza a reunir una mayoría parlamentaria incluso con sus aliados tradicionales más pequeños.

Lieberman, con los ocho asientos que consiguió su partido Yisrael Beitenu, exige un gobierno secular amplio de unidad que excluya a los partidos judíos ultraortodoxos.

Ese parece ser el compromiso emergente entre Azul y Blanco y Likud, aunque ambos insisten en liderarlo.

El desafió para el presidente es obtener el visto bueno de los dos primeros partidos para formar un gobierno de coalición.

Artículo relacionado: Incertidumbre electoral en Israel

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s