El segundo debate y la mejor manera de suicidarse

OPINIÓN

debate
Debate 2019* / Captura YouTube

Escribe Roberto Jordan, abogado constitucionalista, colaborador de lacity.com.ar.

 

 

 

Lectura: 4 minutos

Ayer asistimos al segundo encuentro de candidatos presidenciales.

No podría llamarlo de otra manera porque su formato está diseñado, por disposición de ellos, para que no se confronte, no se debata, ni siquiera se tenga tiempo para exponer un plan o proyecto coherente.

Para evaluar sus resultados, desde ya, descarto a dos de los seis, cuya presencia solo sirvió para lastimarlos.

Me refiero a del Caño cuyo aspecto e ideas ya no sirven ni para un debate en una asamblea estudiantil. El Mayo francés de mediados del siglo pasado o la lucha setentista que apoyada en la resistencia, terminó sumiendo al país en un baño de sangre, lo superaron ampliamente, hace ya mucho tiempo.

Y en segundo lugar a Roberto Lavagna que se olvidaba el libreto y se repetía en tono monocorde, cuando se acordaba, con argumentos superficiales para problemas complejos, demostrando no estar ya para estas pretensiones. Su lugar es en la historia, en un buen pasado y debe tratar en el futuro de cuidar ese espacio no pretendiendo hacer algo para lo que no está preparado ni dispuesto. Ahora se comprende porque no quería ir a internas dentro de su facción.

Gómez Centurión en cambio, es un veterano de Malvinas, alguien que debe estar por encima de lo de ayer cualquiera que fueran sus ideas. Es un héroe de la patria condecorado por el valor puesto en su defensa, mientras nosotros, que no fuimos, que no estuvimos allí cumpliendo el mismo deber, por más injusta que quiera calificarse a la guerra (todas las guerras son injustas), solo podemos rendirle homenaje en otras circunstancias.

El espectáculo fue para los tres restantes que merecen un pequeño párrafo, cada uno al menos, de manera individual.

Fernández, un matrero, a quien al parecer le dijeron que debía moderar sus gestos, solo lanzó andanadas de críticas, diatribas y adjetivaciones a errores de gestión para pasar, de manera voluntarista, a adjudicarse la posible solución en caso de ser presidente.

Claro, no mencionó ni un solo logro de los doce años de gobierno Kirchnerista, que en comparación, tal vez, podrían haberle dado alguna credibilidad.

Obviamente no lo hizo porque no pueden adjudicarse ninguno. Desperdiciaron la época de mayor esplendor de la economía, con la soja a más de 600 dólares y la inversión de los términos del intercambio, para dilapidar los recursos, obtenidos en abundancia, en corrupción y promoción del castrismo y el chavismo, que sigue sin condenar.

Macri en cambio, le respondió recordando algunos éxitos parciales, muchos de los cuales se referían a reparaciones del desastre dejado por los socios y acompañantes de Fernández.

Reconoció los errores, con la promesa, poco creíble, de no reincidir en ellos, recordándome, como en el tango, los amores de estudiante: «Hoy un juramento, mañana una traición».

Por último Espert. Fue el único que lanzó una serie de propuestas y consignas, todas políticamente incorrectas, sobre todo para un país extraviado, pero ciertas y razonables.

El único intelectual de fuste. Serio, seguro, coherente con sus ideas, demostró tener una valía que lo destacaba en ese ambiente.

Pero no lo votaré.

En esta oportunidad los argentinos solo tenemos la opción de suicidarnos. O tomamos la pastilla kirchnerista y morimos entre horribles estertores o aceptamos la inyección letal del oficialismo y pasamos del sueño vital al eterno sin transición ni dolor.

*En foto: Del Caño; Lavagna; Macri; Fernández; Centurión; y Espert.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s