Cultura enfrenta con vigor al coronavirus en Europa

INTERNACIONAL

classical-music-concert-macro-music-wallpaper-preview

Lectura: 3 minutos

Los músicos del cuarteto de cuerda Dafne salen al escenario del mítico Teatro La Fenice, en Venecia. No se oye un solo aplauso, ya que la sala, que cuenta con lugar para más de 1.000 personas, está vacía. A pesar de ello, los músicos saludan en dirección al público antes de tomar asiento y dar inicio al concierto.

Ahora, La Fenice escribe un nuevo capítulo en su historia con la trasmisión en vivo de conciertos en la sala sin público. En Twitter, la institución promociona su iniciativa con el hashtag #iorestoacasa (yo me quedo en casa). Se trata del hashtag que los italianos utilizan para hablar de su aislamiento y sus experiencias con el coronavirus. Es una señal de solidaridad con las personas infectadas.

Conciertos como este son una especie de declaración en un momento en el que por todo el mundo se suspenden actuaciones, las instituciones culturales cierran sus puertas y el público se ve drásticamente reducido. Los músicos de la orquesta milanesa Giuseppe Verdi también actúan vía streaming impulsados por el lema: «Si la gente no puede venir, debe ir la música a la gente». Los fragmentos de sus actuaciones se reúnen bajo el hashtag #Lamusicanonsiferma (La música no se cierra).

La propagación del coronavirus obligó también a la Orquesta Sinfónica de Shangái a suspender sus actuaciones. Miembros de la formación china utilizan el tiempo libre para postear videos con lecciones de su instrumento, así como sus ensayos, en el servicio chino de mensajería instantánea WeChat. Además han programado listas de reproducción con piezas musicales para ayudar a la gente a sobrellevar el aburrimiento de la cuarentena.

En Sofía, la capital de Bulgaria, se representó la obra «El tío Vania», de Anton Chéjov, en el pequeño teatro de cámara Vazrazhdane, y fue trasmitida en video para búlgaros de todo todo el mundo. Algunos usuarios aseguraron incluso estar dispuestos a pagar por futuras trasmisiones.

En Alemania también han cerrado sus puertas numerosos teatros y auditorios. La Orquesta Gürzenich de Colonia ha tenido que cancelar conciertos en los que se esperaba a más de 1.000 espectadores.

La Orquesta Gürzenich también ha decidido trasmitir conciertos en vivo como solución de emergencia. Al violinista Geoffry Wharton le parece bien, pero no cree que en el próximo futuro solo haya actuaciones vía streaming: «La gente quiere ir a los auditorios a escuchar música, y si tiene que quedarse en casa, no creo que pueda mantenerse el modelo streaming durante muchos meses», dice el violinista. «En ese sentido, me preocupan mis colegas y amigos que trabajan de forma autónoma. Nadie sabe qué puede suceder con ellos si dejan de celebrarse conciertos».

Artículo relacionado: OMS define al coronavirus como pandemia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s