Primer acusado de terrorismo por reclamar libertad para Hong Kong

INTERNACIONAL

50068825373_a5eca39362_c
Foto: Studio Incendo

Lectura: 3 minutos

Tong Ying-kit, de 23 años, fue arrestado la semana pasada portando un letrero que decía «Liberar a Hong Kong» y presuntamente lanzó su motocicleta hacia la policía.

Tong no pudo comparecer ante el tribunal el viernes debido a las lesiones sufridas por el incidente, pero apareció el lunes en una silla de ruedas y fue acusado de incitar a la secesión y participar en terrorismo.

Según el artículo 42 de la nueva ley de seguridad impuesta por China, un juez puede negar la fianza si tiene razones suficientes para creer que el acusado continuará poniendo en peligro la seguridad nacional.

La próxima audiencia de Tong está programada para el 6 de octubre.

La policía de Hong Kong afirmó la semana pasada que 370 personas fueron arrestadas en una manifestación del 1 de julio, la cual había sido prohibida previamente.

El 1 de julio se conmemoró el 23 aniversario del paso de Hong Kong por parte de Gran Bretaña a China. También fue el primer día de la implementación oficial de la ley de seguridad nacional para Hong Kong.

La nueva ley conlleva penas severas por crímenes vagamente definidos contra el estado, terminando efectivamente muchas de las libertades especiales que los ciudadanos del territorio disfrutaron durante mucho tiempo. Desde 1997, Hong Kong ha operado bajo un modelo de «Un país, dos sistemas» con China continental, disfrutando de cierto nivel de autonomía.

Hong Kong vio meses de protestas a favor de la democracia, muchas de ellas violentas, en 2019. Las protestas fueron provocadas inicialmente por un controvertido proyecto de ley de extradición que finalmente se convirtió en una demanda por una mayor democracia para la ciudad.

El 9 de junio del año pasado, alrededor de un millón de hongkoneses salieron a protestar pacíficamente contra una propuesta ley de extradición que habría permitido enviar a individuos a China para ser sometidos a juicio.

Nadie se imaginaba que sería la primera de más de 1.000 protestas en un movimiento prolongado contra el gobierno que lanzaría a este centro financiero de Asia a una de las mayores crisis de su historia.

Las protestas despertaron años de indignación y frustración sin precedentes por la erosión de las libertades bajo 23 años de dominio chino, en particular en los últimos años, cuando Beijing aceleró la integración política y económica para reforzar el control sobre la antigua colonia británica.

El movimiento ha tenido también un costo humano.

El pacifismo inicial derivó en manifestaciones que se volvieron violentas cuando el gobierno local pareció no escuchar y la policía aumentó el uso de gases lacrimógenos, balas de goma, cañones de agua e incluso municiones vivas contra los manifestantes, quienes primero lanzaron objetos y después cócteles Molotov, y provocaron incendios y destruyeron bancos, estaciones del metro y tiendas simpatizantes de China.

Aunque el gobierno de Hong Kong demoró por cuatro meses la retirada del proyecto de extradición después de las protestas iniciales, la brutalidad de la policía y la negativa de las autoridades a iniciar una investigación independiente sobre la violencia policial caldearon a los manifestantes y algunos recurrieron a acciones más radicales.

Más de 8.900 personas, de las cuales alrededor del 40% eran estudiantes, fueron arrestadas en más de 1.000 protestas desde junio de 2019.

Artículo relacionado: Dos detenidos por nueva ley de seguridad en Hong Kong

3 comentarios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s