Otra jugada estratégica de Trump en plena campaña electoral

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente norteamericano, Donald Trump / Foto: The White House

Lectura: 3 minutos

El presidente Donald Trump lanzó otra jugada estratégica en plena campaña electoral, invitó formalmente a Rusia a firmar un nuevo tratado de control de armas nucleares.

Un comunicado de la cancillería de Estados Unidos habla de la intención de avanzar en un programa que a Rusia le costara rechazar, teniendo en cuenta que fue hecho público de manera oficial.

El comunicado habla de invitar a Rusia a reunirse «de inmediato» para «finalizar» un acuerdo destinado a prorrogar el tratado Nuevo Start, el último pacto de control de armas vigente entre ambas potencias, y que tiene como fecha de término el 5 de febrero de 2021.

La portavoz del Departamento de Estado, Morgan Ortagus, anunció que «EE. UU. está preparado para reunirse de inmediato para finalizar un acuerdo verificable» destinado a ampliar el Nuevo Start y expresó su deseo de que el Gobierno ruso permita a sus diplomáticos celebrar ese encuentro.

«Esperamos que Rusia dé poder a sus diplomáticos para que hagan lo mismo», dijo la portavoz.

No obstante, Ortagus afirmó que Washington «agradece la voluntad de la Federación Rusa para hacer progresos en el tema del control de armas nucleares», en referencia al deseo que expresó este martes el Ministerio ruso de Exteriores para acceder a una de las condiciones de EE. UU.

En concreto, Rusia anunció este martes que está dispuesta a congelar su arsenal nuclear para extender el tratado durante un año, algo a lo que hasta ahora no había accedido expresamente.

De hecho, el pasado viernes, el presidente ruso, Vladímir Putin, propuso prolongar un año sin condiciones el acuerdo nuclear de reducción de armas nucleares pero sin mencionar la posibilidad de una congelación mutua del arsenal nuclear como exigía Estados Unidos.

El asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, rechazó inmediatamente la propuesta rusa, precisamente por no incluir la congelación de las ojivas nucleares, por lo que el Moscú se vio obligado a aclarar la postura de Rusia.

El Nuevo Start, firmado en 2010, limita el número de armas nucleares estratégicas, con un máximo de 1.550 cabezas nucleares y 700 sistemas balísticos para cada una de las dos potencias, en tierra, mar o aire.

En principio, su vigencia podría ser prorrogada por cinco años, hasta 2026, pero eso ya está descartado debido a la dificultad de las negociaciones, especialmente por la insistencia de Washington para que Pekín participara en las negociaciones, algo a lo que el Gobierno chino se negó.

A su vez, Rusia ha dicho que en todo caso habría que incluir a Francia y el Reino Unido, las otras dos potencias nucleares declaradas que son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Los expertos temen que la expiración del Nuevo Start lleve a una nueva carrera de rearme nuclear, ya que por primera vez desde 1972 no habría ningún acuerdo de control de armas atómicas en vigor entre las dos mayores potencias nucleares del mundo.

Según la DW Rusia y Estados Unidos tienen un 90% de todas armas nucleares que existen en el planeta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s