Trump se anota otro triunfo en política de Medio Oriente

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: The White House

Lectura: 2 minutos

Israel y Sudán acordaron normalizar sus relaciones diplomáticas. Lo anunció el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, el viernes en una llamada telefónica «a tres bandas» con los primeros ministros Benjamín Netanyahu y Abdallah Hamdok.

Hamdok dijo que «debemos trabajar para tener relaciones diplomáticas que sirvan mejor a los intereses de nuestro pueblo». Netanyahu afirmó exultante que «ampliamos el círculo de paz gracias a su liderazgo» en referencia al empujón de Trump.

El primer fruto «a favor del pueblo sudanés» ─y probablemente lo que impulsó estas relaciones con Israel─ es que Estados Unidos ha decidido retirar a Sudán de la lista de países que apoyan el terrorismo, abriendo así la posibilidad de mayores inversiones del exterior.

Sudán sufre hoy una tasa de inflación del 146%, con una desocupación muy elevada y una población al límite del hambre.

Por su parte, ayer Jartum depositó 335 millones de dólares en una cuenta para las familias y víctimas de los atentados de 1998 en las embajadas de Estados Unidos en Kenia y Tanzania, que dejaron un saldo de 200 muertos.

Los ataques fueron obra de grupos vinculados con Al Qaeda cuyo líder, Osama Bin Laden, residía en Sudán en aquel momento.

El acuerdo con Jartum se concreta poco después que Emiratos y Bahréin adoptaran la misma decisión. Junto con Egipto y Jordania, son los únicos países árabes (y de mayoría musulmana) que mantienen relaciones con Israel.

Trump anunció que en un futuro próximo «otros cinco» países árabes darán el mismo paso. Se cree que Arabia Saudita también podría estar entre ellos.

Sudán siempre fue adversario de Israel desde 1948. En 1967, la Liga Árabe firmó en Jertún la declaración de los «tres no»: no a la paz con Israel, no al reconocimiento, no a las negociaciones.

La política sudanesa cambió después que fue derrocado el régimen islamista de Omar al Bashir el año pasado, y lo reemplazó un gobierno mitad civil y mitad militar que inmediatamente quiso colaborar con Estados Unidos.

El mundo palestino, cuya causa fue el motivo de la enemistad árabe con Israel, se siente cada vez más abandonado. Ayer en Gaza, Hamas denunció de inmediato «el pecado político que perjudica al pueblo palestino y su justa causa, que también perjudica el interés nacional de Sudán […] y solo aporta beneficios a Netanyahu».

Artículo relacionado: Trump asegura paz en golfo Pérsico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s