Cárcel para intelectuales disidentes en China

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
*Foto: Chi Chio Choi

Lectura: 2 minutos

Un grupo de juristas, artistas e intelectuales ha lanzado una petición para exigir la liberación de Geng Xiaonan, una conocida editora arrestada tras defender al disidente y académico Xu Zhangrun.

Geng fue detenida el 9 de septiembre junto a su marido; en los últimos días, el Ministerio Público confirmó el arresto. El matrimonio es propietario de la editorial Ruyia Books y en los últimos años la pareja organizó varios eventos culturales con intelectuales y artistas independientes. Según los primeros informes de prensa, los dos editores están acusados de «operaciones comerciales ilegales», concretamente de haber publicado ilegalmente más de 8.000 libros. La televisión pública de Hong Kong RTHK ayer informó que el número de textos en el Index ha trepado a 200.000.

El pedido público de liberación fue firmado, entre otros, por Xu Zhangrun, exprofesor de Derecho en la Universidad de Qinghua; He Weifang y Zhang Qianfan, dos colegas de la Universidad de Pekín; el sociólogo Guo Yuhua; Hao Jian, profesor, ya retirado, de la Academia de Cine de la capital; y el crítico de arte Li Xianting.

Para los firmantes del documento, Gengh no fue encarcelado por presuntas actividades ilícitas, sino por ayudar a profesores y activistas que terminaron en prisión por el solo hecho de expresar sus ideas. Uno de ellos es Xu Zhangrun, bajo la mira de la censura por sus críticas a Xi Jinping. En julio pasó seis días en prisión acusado de «promover la prostitución», cargos que rechaza. Como resultado, el académico fue despedido de su universidad por «corrupción moral».

Los peticionarios destacan que el arresto de Geng es totalmente ilegal. Siendo que los motivos para la detención son «inapropiados», las autoridades han violado el artículo 35 de la Constitución, que protege la libertad de los ciudadanos. Según marca el artículo 70 de la Ley de Procedimiento Administrativo, las autoridades cometieron un abuso de poder.

Las estadísticas oficiales muestran que cada año se presentan casi 6 millones de peticiones en China. El mecanismo se remonta a la antigua época imperial y debería representar una alternativa al sistema judicial para los ciudadanos que denuncien violaciones por parte de las autoridades. Sin embargo, los observadores comentan que no es muy eficaz, por la hostilidad que suscita entre los gobernantes, especialmente en el ámbito local.

*Imagen ilustrativa, no necesariamente representa la realidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s