Provoca revuelo en Irán salud del Gran Ayatolá

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Líder supremo, Ali Jamenei / Foto: Hossein Zohrevand

Lectura: 3 minutos

El tuit del periodista iraní exiliado Momahad Ahwaze, el primero que informó sobre la emergencia del Covid-19 en Irán la primavera pasada, provocó un revuelo: supuestamente el líder supremo Ali Jamenei habría transferido poderes a su hijo Mojtaba debido a graves problemas de salud, allanando el camino para la sucesión en la República Islámica.

La noticia no ha sido confirmada y la prensa cita fuentes anónimas que la desmienten. Pero las negativas no son suficientes para despejar dudas en un momento de profundas tensiones externas (con Israel y Estados Unidos) y turbulencias internas en los meses previos a las elecciones presidenciales.

Según Ahwaze, el gran ayatolá necesita atención médica urgente y el 4 de diciembre canceló apresuradamente una reunión programada desde hace mucho tiempo con el presidente iraní Hassan Rouhani. Sus condiciones habrían empeorado repentinamente.

El periodista exiliado no explica cuáles son los problemas de salud del guía supremo, pero estarían relacionados con un cáncer de próstata que ya requirió una cirugía en 2014.

Al año siguiente varios medios, entre ellos el francés Le Figaro, difundieron el mismo dato de fuentes occidentales según las cuales el líder supremo de 81 años, que llegó al poder en 1989 tras la muerte del fundador de la República Islámica Ruollah Khomenei padecia de cáncer.

El periodista iraní hace referencia a condiciones «muy preocupantes» que lo obligaron a delegar sus poderes (¿temporalmente?) a Sayyid Mojtaba Hosseini Khamenei, de 51 años.

Actualmente su hijo ya se ocupa de diversos temas delicados, tanto en materia de seguridad como de inteligencia, y desde hace algún tiempo algunos medios de Occidente lo llaman «el guardián» del líder supremo iraní, en muy buenas relaciones con los Pasdaran (los Guardianes de la revolución).

Algunos analistas y expertos consideran que los rumores sobre un precario estado de salud del guía supremo son «fake news» cuyo único objetivo es «desestabilizar» al país en un momento complicado.

Otros subrayan la modalidad «inusual» de investidura de su hijo, que difieren de las disposiciones del art. 111 de la Constitución en materia de sucesiones.

La futura conducción suprema debería ser designada por una «Asamblea de Expertos» compuesta por 88 ayatolás. Y a la espera del nombramiento, se encomienda a un consejo integrado por el presidente, el jefe de justicia y un miembro de los Pasdaran.

Sin embargo, en este momento están en juego intereses contrapuestos y equilibrios de poder, y los Guardianes de la Revolución aspiran a un papel cada vez mayor en la elección del gran ayatolá, cuya función es mantener los vínculos con el ámbito religioso.

Entre los favoritos, además de su hijo Mojtaba, estaría el jefe del poder judicial iraní Ebrahim Raisi, quien había contado en el pasado con el apoyo del propio Rouhani y de su predecesor Sadeq Larijani.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s