Navidad sin paz en Filipinas

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Presidente filipino, Rodrigo Duterte / Foto: Addustour, Jordan Press & Publication Co.

Lectura: 2 minutos

Para Mindanao será una Navidad sin tregua entre las tropas del gobierno y los rebeldes marxistas del New People’s Army (NPA), tras las declaraciones de ambos frentes confirmando que proseguirán los combates.

La Plataforma ecuménica por la Paz en las Filipinas (PEPP, Philippine Ecumenical Peace Platform) ─que reúne a líderes religiosos de diversas comunidades─ criticó la decisión y expresó «preocupación por el deterioro de las perspectivas de paz en nuestra tierra».

El 7 de diciembre pasado, el presidente Rodrigo Duterte descartó un alto el fuego con los rebeldes e incluso prometió destruir su guerrilla. Cabe destacar que en años anteriores se había acordado una tregua en los combates, con motivo de la Navidad.

Duterte inauguró su mandato con una apertura al diálogo. Poco meses después, sin embargo, se negó a entablar conversaciones de paz entre el gobierno y el NDFP (National Democratic Front of the Philippines), que reúne a varios grupos y sindicatos que luchan por la justicia y las tierras en Mindanao y del que también participan los rebeldes del NPA.

«Mientras yo sea presidente ─dijo Duterte─ jamás habrá un cese del fuego. Independientemente de cuál sea el propósito o acuerdo, el cese del fuego está muerto».

Por su parte, el NDFP dijo que se ve «obligado a descartar un alto el fuego» durante el período de Navidad. Rechazando una tregua, pidió a su brazo armado, el NPA, que continúe la ofensiva contra los soldados y la policía.

En una declaración firmada por el presidente Mons. Antonio Ledesma, Arzobispo Emérito de Cagayán de Oro y por otros líderes cristianos, la PEPP critica «la abundante retórica» en boca del Presidente y lamenta que a pocos días de la Navidad, «no reine la paz».

En una evidente alusión a las políticas de Duterte, el grupo ecuménico afirmó que el origen de esta situación es la falta de respeto por los derechos humanos, «que son demonizados, vistos como un obstáculo para “la paz y el orden”».

Además, recuerda que «varios activistas fueron arrestados o asesinados en los últimos meses, mientras se destruyen numerosas vidas en nombre de la campaña contra las drogas».

Otro artículo de interés: Guerrilla comunista de Filipinas acosada por pandemia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s