El Papa y la corrupción en el Vaticano

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Ninian Reid

Lectura: 3 minutos

El Papa Francisco ha decidido reorganizar la gestión y el control de las actividades económicas de la Santa Sede y por esa razón se publicó hoy un Motu Proprio que convierte en ley lo que ya había escrito en la carta del 25 de agosto de 2020 al Secretario de Estado.

El objetivo de la decisión pontificia es «una mejor organización de la administración, control y supervisión de las actividades económicas y financieras de la Santa Sede para asegurar una gestión transparente y eficiente y una clara separación de competencias y funciones». Dicho objetivo «es fundamental en la reforma de la Curia».

«Sobre la base de este principio, la Secretaría de Estado, que también apoya más de cerca y directamente la acción del Sumo Pontífice en su misión y representa un punto de referencia esencial para las actividades de la Curia Romana, no es oportuno que desempeñe las funciones en los asuntos económicos y financieros ya atribuidas por competencia a otros Dicasterios».

En consecuencia, «a partir del 1 de enero de 2021, la titularidad de los fondos y cuentas bancarias, las inversiones muebles e inmuebles, incluidas las participaciones en sociedades y fondos de inversión, hasta ahora a nombre de la Secretaría de Estado, se transfiere a la Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica, que se encargará de su gestión y administración. Estarán sujetas a un control ad hoc por la Secretaría para la Economía, que a partir de ahora también desempeñará la función de Secretaría Papal para materias económicas y financieras».

Esta nueva ley, dice una nota de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, «va a reducir el número de responsables económicos en la Santa Sede y a concentrar la administración, la gestión y las decisiones económicas y financieras en los Dicasterios que responden a este objetivo».

En particular, «La Administración del Patrimonio de la Sede Apostólica establecerá una provisión presupuestaria llamada Fondos Papales, que, para una mayor transparencia, formará parte del estado financiero consolidado de la Santa Sede, para el que se llevará una contabilidad separada, con la apertura de subcuentas específicas para: a) el Fondo denominado “Óbolo de San Pedro”, con todas sus diversas subdivisiones y articulaciones; b) el Fondo denominado “Fondo Discrecional del Santo Padre”; c) cada uno de los fondos denominados “Fondos titulados”, que tengan un vínculo particular de destino por voluntad de los donantes o por disposición normativa».

Los destinos de estos fondos están sujetos a «la autorización previa del Prefecto de la Secretaría para la Economía, quien ejerce un control específico, verificando de antemano la correspondencia con las instrucciones recibidas del Santo Padre sobre el uso de sus fondos».

«Con estas decisiones ─sigue diciendo el comunicado de prensa─ el Santo Padre expresa su compromiso personal, y el de la Curia romana, para una mayor transparencia, una separación más clara de funciones, una mayor eficacia en los controles y una mayor adaptación de la economía de la Santa Sede a la misión de la Iglesia, para que el Pueblo de Dios que ayuda con su generosidad a apoyar la misión del Obispo de Roma pueda hacerlo con la confianza de que sus contribuciones se administran de manera adecuada, transparente y con el ejercicio de los debidos controles».

Otro artículo de interés: Escándalo en Vaticano: lavado, malversación de fondos, allanamiento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s