Gravísimas consecuencias de guerra civil en Etiopía

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: UNICEF Ethiopia

Lectura: 4 minutos

Han pasado tres meses desde que comenzó el conflicto militar en la región etíope de Tigray, al norte del país en la frontera con Eritrea. Las organizaciones humanitarias aún no pueden llegar al lugar, la comunicación está cortada y la información que llega es escasa.

La oposición etíope sostiene que desde noviembre al menos 52.000 personas han muerto y unas 60.000 han huido a Sudán, según datos de la agencia de la ONU para los refugiados. Un tercio de ellos son niños.

El ministro de Exteriores de Finlandia, Pekka Haavisto, enviado especial de la UE para el conflicto, advirtió al comenzar la semana que la crisis en el Tigray está «militar, humanitaria y en términos de derechos humanos, fuera de control».

El gobierno de Etiopía debería dar acceso humanitario inmediato al Tigray y ayudar a los 6 millones de habitantes de la región. En diciembre Bruselas anunció que retendría cerca de 90 millones de euros en ayudas a Etiopía, en parte debido a que no se está otorgando acceso humanitario al Tigray.

Mientras, todo indica que los ataques contra civiles siguen. Un testigo contó a DW un incidente ocurrido en el mercado de la ciudad de Temben a mediados de febrero. «Nos atacaron soldados del Ejército de Etiopía. Algunos corrimos y escapamos, pero la mayoría murió. En total, 41 personas perdieron la vida». El testigo, cuya identidad DW mantiene en reserva, se encuentra herido en el hospital Ayder en la capital provincial, Mekelle.

El acceso a Tigray es muy difícil para la prensa, pero una periodista de DW pudo recorrer Mekelle.

Un residente local dijo lo que esperaba del gobierno: que se restablezcan las comunicaciones, «así los gobiernos extranjeros podrán saber qué está pasando en Tigray». También pidió que los crímenes de guerra sean juzgados por organizaciones independientes. «Además, exigimos a la comunidad internacional, especialmente al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que tome medidas contra los líderes etíopes y eritreos que están librando esta desastrosa guerra».

«Estamos muy preocupados por la situación humanitaria en Tigray», dijo a DW Chris Melzer, de la Agencia de la ONU para los Refugiados. «Sabemos que hay cientos de miles, quizás más de un millón de personas que necesitan ayuda», sostuvo. La entidad tiene acceso a solo una parte de la región. «Hemos escuchado que los hospitales en la parte norte del Tigray están destruidos o dañados, o carecen de suministros para tratar a los enfermos», dice Melzer.

El primer ministro etíope, Abiy Ahmed, lanzó a comienzos de noviembre de 2020 una operación militar contra el Frente Popular de Liberación de Tigray (TPLF, por sus siglas en inglés). La razón fue un presunto ataque del TPLF contra posiciones del Ejército.

Abiy declaró la victoria luego de que las fuerzas gubernamentales tomaran Mekelle, a fines de noviembre. Sin embargo, los enfrentamientos continúan.

El experto de Amnistía Internacional Fisseha Tekle califica la situación en la zona como «catastrófica». «Los habitantes deTigray apenas tienen acceso a alimentos, medicamentos y servicios financieros. Los saqueos y la destrucción de cultivos y la matanza de ganado han agravado aún más la situación».

A través de un comunicado, el gobierno etíope aseguró el pasado miércoles 24 de febrero que organizaciones internacionales y locales entregaron ayuda a 3,1 millones de personas en la región. La ayuda es bien recibida, pero la coordinación de su entrega sigue en manos del gobierno.

Una reportera de DW pudo hablar en un campo para desplazados internos con una ayudante voluntaria, quien dijo que les faltaba de todo: «No hay techo, comida ni agua». Las madres no pueden amamantar a sus hijos porque ellas mismas están mal alimentadas. «Otro problema es el de suministros: no hay medicinas en Tigray», reveló.

En enero, la enviada especial de la ONU, Pramila Patten, se mostró «extraordinariamente preocupada por las graves denuncias de violencia sexual» en Tigray. Hombres habrían sido forzados a violar a sus familiares o mujeres obligadas a tener relaciones sexuales con soldados a cambio de recibir ayudas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s