España sigue frenando inmigración ilegal marroquí

ESPAÑA

50375802637_b4cf4e7eac_c
Paso fronterizo de Tarajal, en Ceuta / Foto: CGT SOV del Sur de Madrid CGT

Lectura: 8 minutos

El ministro marroquí de Derechos Humanos, Mostafa Ramid, criticó a España por haber ofrecido refugio al jefe de Polisario, el movimiento independentista del Sáhara Occidental, Brahim Ghali.

El Gobierno de Madrid aceptó que Ghali, enfermo de COVID, recibiera tratamiento médico en un hospital español. La afluencia de jóvenes marroquíes a Ceuta pretende, al parecer, presionar a España para que deje de tratar a Ghali. Ahora, España ha reabierto una antigua causa judicial contra el líder de Polisario.

El gobierno de Rabat teme que su reivindicación de soberanía sobre el Sáhara Occidental pueda ser puesta en duda por el trato que recibe Ghali. Esperaba el reconocimiento internacional de su soberanía después que el entonces presidente de Estados Unidos, Donald Trump, declarara en diciembre del año pasado que la reconocería.

Con esa promesa, Trump solicito a Marruecos que reestableciera relaciones diplomáticas plenas con Israel.

Marruecos también está en desacuerdo con Alemania sobre el estatus del Sáhara Occidental. A principios de mayo, Marruecos retiró a su embajador de Berlín despues de acusar al Gobierno alemán de tener una «actitud destructiva» en el asunto.

Alemania había criticado la decisión de Trump y convocó una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU sobre el controversial tema.

Las tensiones se remontan a 1884. En la «Conferencia del Congo» se repartieron amplias zonas de África entre las potencias coloniales europeas de la época. En el proceso, la franja conocida hoy como «Sáhara Occidental» cayó bajo la esfera de influencia de España.

En 1976, España comenzó a desalojar sus posiciones en el Sáhara Occidental. Marruecos y Mauritania reclamaron entonces el territorio. Mauritania renunció a sus reivindicaciones territoriales en 1979. Marruecos ocupó entonces también el sur del Sáhara Occidental.

En 1973, se fundó el Polisario (Frente Popular de Liberación de Saguía el-Hamra y Río de Oro). Las dos regiones mencionadas forman conjuntamente el Sáhara Occidental.

El objetivo de la organización perseguía la independencia de Marruecos del Sáhara Occidental.

Después de que a mediados de la década de 1970 se asentaran cada vez más marroquíes en la zona, el Polisario proclamó la «República Árabe Saharaui Democrática» (RASD) en febrero de 1976.

Poco después, comenzaron los enfrentamientos armados con el ejército marroquí. El Polisario ha sido apoyado por Argelia. Muchos refugiados del Sáhara Occidental viven allí, especialmente en el campamento de refugiados cerca de Tinduf.

El Sáhara Occidental es una zona económicamente muy atractiva por sus recursos minerales con yacimientos de fosfato que se consideran los mayores del mundo.

Alrededor del 72 por ciento de todas las reservas conocidas hasta la fecha se encuentran en su territorio, así como en el de Marruecos. Antes del alto el fuego de 1991, Marruecos había comenzado a construir un «muro de protección», dejando las regiones ricas en recursos dentro de su territorio.

La DARS es actualmente reconocida por unos 50 Estados, así como por la Unión Africana (UA) ademas de pertenecer a la Unión Africana (UA) desde 1984, circunstancia que llevó a Marruecos a retirarse de la UA ese mismo año.

No fue hasta 2017 cuando Marruecos volvió a las filas de la UA. DARS no tiene actualmente un puesto en Naciones Unidas. El pasado otoño, el Consejo de Seguridad de la ONU prorrogó el mandato de la misión del Sáhara Occidental, la MINURSO.

Pero en el texto relacionado, el referéndum anteriormente solicitado por Naciones Unidas ya no aparecía.

La corriente inmigratoria de marroquíes hacia España mientras tanto continúa sin cesar.

Los centenares de personas que durante todo el principio de esta semana estuvieron concentrados frente al paso fronterizo de Tarajal, en Ceuta, aprovechando cualquier distracción policial o cualquier oportunidad para pasar la frontera, están emprendiendo el camino inverso, hacia el sur, tras haberse convencido que los accesos están cerrados.

La presión migratoria descendió algo el miercoles en la frontera entre España y Marruecos en la ciudad de Ceuta, con apenas unas decenas de inmigrantes intentando alcanzar a nado territorio español, una situación muy diferente a las 8.000 personas que llegaron desde hace dos días, más de la mitad de las cuales han sido devueltas a su país.

Del total de inmigrantes que consiguieron llegar hasta Ceuta, unos 4.800 han regresado ya a Marruecos, de acuerdo a los datos ofrecidos el martes por el jefe del Ejecutivo español, Pedro Sánchez, en el Congreso de los Diputados

La delegación del Gobierno español en esa ciudad confirmó el jueves que la noche fue «relativamente tranquila» y que no se han producido nuevas entradas.

El miércoles quedaban en la frontera algunos inmigrantes que han intentado llegar a nado a Ceuta o en una pequeña barca, y que fueron interceptados por las tres embarcaciones de la Guardia Civil española que patrullan la zona.

Tras recogerlos en el mar, los agentes los llevan hasta la playa, donde son acompañados a regresar a Marruecos.

En la playa, junto a la Guardia Civil, permanecen desplegadas unidades militares que también colaboran para llevar a los inmigrantes, la mayoría varones y jóvenes, de regreso al país vecino.

El pasado lunes entraron a la ciudad autónoma española de Ceuta más de 8.000 personas, en su gran mayoría marroquíes.

«Marruecos es socio de la Unión Europea y espero que continúe cooperando con nosotros también previniendo salidas irregulares», manifestó la comisaria europea de Interior Ilva Johansson en una entrevista publicada el jueves en el diario italiano La Repubblica.

Johansson viaja a Túnez con la ministra del Interior italiana, Luciana Lamorgese, para reunirse con el presidente, Kais Saied, y el primer ministro, Hichem Mechichi, con el objetivo de examinar conjuntamente un acuerdo con el país en materia de migración.

Se tratará, adelantó, «de un acuerdo global que por un lado permitirá al país recuperarse de la severa crisis económica provocada por el COVID-19 y por otro lado lo dotará de los recursos para combatir a los traficantes de seres humanos».

Aunque no prevé firmarlo durante esta visita, sino que llegará a finales de año, apuntó la comisaria.

Sobre los detalles del acuerdo, explicó que «habrá financiación europea para la economía, la inversión y el empleo, mientras que las autoridades tunecinas se ocuparán de la gestión de las fronteras, para expatriar a sus ciudadanos que han ido a Europa y para repatriar a los extranjeros que no son refugiados a sus países».

Por otra parte, señaló que también está dispuesta a «colaborar con Libia para explorar las posibilidades de un nuevo acuerdo».

Pero que, «cada país tiene sus especificidades, no se pueden copiar y pegar otros acuerdos como el de Turquía. Libia también necesita herramientas y capacidad en la gestión de migrantes y también es inaceptable dejar a las personas en los campamentos donde están encerradas hoy».

Respecto a la reforma de la política migratoria de la UE, Johansson explicó que hasta ahora las negociaciones han sido lentas por la pandemia que han impedido reuniones físicas con los ministros, pero que pronto se retomarán y se podrá proseguir, aunque indicó que un acuerdo no llegará antes del verano.

Adelantó que respecto a las llegadas de migrantes a Italia está trabajando con «los gobiernos para organizar una red de ayuda voluntaria, de redistribución voluntaria que pueda ayudar al país en los meses de verano hasta que aprobemos la reforma de la UE».

Otro artículo de interés: Avalancha de marroquíes que buscan ingresar a España

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s