España se anima al dinero virtual

ESPAÑA

50375802637_b4cf4e7eac_c
Tecnología «blockchain» / Foto: TLC Jonhson

Lectura: 5 minutos

España despunta en la tecnología de blockchain. Incluso los tradicionales grandes almacenes como El Corte Inglés han registrado su propio nombre de moneda virtual: Bitcor.

El canal de YouTube, Mr. Santos, tiene casi 300.000 seguidores de todo el mundo intersados en la nueva moneda. El titular es un español que se ha labrado su «fama» sobre todo por su conocimientos sobre criptomonedas. Santos fundó hace cuatro años en México una empresa llamada Woonkly, basada en tecnología blockchain y financiada con moneda virtual.

Luego regresó a España desde Estados Unidos, donde alrededor de 1.200 empresas ya están trabajando en el mundo de las monedas alternativas. Santos acaba de asociarse con Crypto Plaza. Según la página web, se trata del mayor ecosistema cripto del sur de Europa, establecido hace dos años para empresas en Madrid de monedas virtuales y tecnología blockchain: una base de datos pública para transacciones financieras. Ideal para generar confianza en las alrededor de 4.000 criptomonedas ya existentes.

España es uno de los países que siempre ha estado muy abierto a los pagos y monedas digitales. Un ejemplo de ello son los grandes almacenes El Corte Inglés, que acaba de registrar la marca Bitcor, por si algún día las monedas virtuales fuesen interesantes para este grupo de distribución mundial.

Además, El Corte Inglés es considerado pionero en Europa por su propia tarjeta de pago y puntos de fidelidad.

Javier Rivas, experto en blockchain, cree que los españoles siguen la tendencia estadounidense. Walmart, por ejemplo, ya registró WalmartCoin en 2019, vinculada al dólar y que además ofrece descuentos.

El Corte Inglés, desde su fundación, se vio a sí mismo como un proveedor de servicios financieros y, desde hace mucho tiempo, ofrece no solo seguros, sino también préstamos al consumo. 11,5 millones de personas tienen la tarjeta de crédito de estos grandes almacenes, y en algún momento podría usarse para pagar con Bitcor.

Los españoles amantes de las criptomonedas se benefician del hecho de que el país tiene una de las redes de banda ancha más rápidas y densas de Europa y que las empresas han podido probar aplicaciones blockchain en un llamado «sandbox» o aislamiento de procesos nacional durante un año.

Algunos bancos como Caixabank, incluso han invertido en su propia plataforma de prueba, porque no quieren perder de vista un mercado que algún día podría hacer superfluos a los bancos tradicionales.

El debate sobre el alto consumo de energía, criticado recientemente por Elon Musk a la hora de erosionar a las criptomonedas, apenas se ha sentido en España.

El Gobierno del presidente español, Pedro Sánchez participa en el auge de las criptomonedas, a pesar de sus esfuerzos por reorganizar la economía de manera ecológica. De los 140.000 millones de euros en ayuda por coronavirus de Bruselas, una pequeña parte se destinará a nuevas tecnologías, incluida blockchain.

Según datos de Coin ATM, el país ibérico ocupa el quinto lugar a nivel mundial con 110 cajeros automáticos de Bitcoin, tras EE. UU., Canadá, Gran Bretaña y Austria.

El sector turístico madrileño trabaja en el lanzamiento de su propia moneda, como acaba de hacer la cadena de baños árabes Hammam Al Ándalus. Para ello necesitó 24 millones de euros y así poder ampliar su oferta.

Por eso, lanzó el token Helysia, aprobado por el regulador bursátil español CNMV, y se ofreció con un descuento del 10 por ciento. Las partes interesadas pueden acceder directamente al sitio web como inversores, es decir, se creó un tipo de fidelización de clientes completamente nuevo.

Para el experto en blockchain Javier Rivas, las monedas virtuales podrían ser muy interesantes a largo plazo para los grandes almacenes que vinculan la moneda como El Corte Inglés a la tarjeta de cliente, y así pueden expandirse online con más rápidez: «Eso sería entonces dinero inteligente más que una nueva moneda», dice Rivas, profesor de la EAE Business School de Madrid.

La pequeña localidad andaluza de Lebrija hizo algo similar a principios de año, cuando el alcalde vinculó las ayudas por pandemia a las familias con el recién creado Elio digital.

Solo las empresas locales y las familias podían pagar con dicha aplicación, y así las familias beneficiarias apoyaron la economía local, porque el Elio no era aceptado en ningún otro lugar.

Daniel Santos prometió en un evento: «Quiero cambiar el mundo de manera positiva» con monedas contra la inflación y un banco de datos de blockchain propio, Saurus, con el fin ayudar a los inversores a materializar las ganancias con bitcoins y pagar con criptomonedas, evitando los bancos tradicionales y sus complejos sistemas de control impuestos por los bancos centrales.

Todo esto asusta a muchos. Pero, mientras muchos dudan, España no quiere perder el tren.

Otro artículo de interés: «Britcoin», apuesta de Londres a moneda digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s