Salvo América Latina, economía mundial se recupera rápidamente

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Port Authority of New York and New Jersey

Lectura: 5 minutos

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) hizo este lunes un pronóstico optimista sobre la recuperación de la economía global tras la pandemia del coronavirus, pero advirtió que muchos países, entre ellos los de América Latina, tardarán más para regresar a los niveles anteriores.

Aunque el informe prevé un crecimiento del producto global de casi un 6% este año, dice que son demasiados los países que no alcanzarán regreso a la normalidad para finales de 2022.

Según la OCDE, «es un auge impresionante tras la contracción del 3,5 por ciento de 2020», pero persisten «muchos factores adversos».

«Resulta sumamente inquietante que no estén llegando suficientes vacunas a los países emergentes y de bajos ingresos. Esto expone a estas economías a una grave amenaza, porque tienen menos capacidad para apoyar la actividad económica que las economías avanzadas».

De los países latinoamericanos que forman parte de la OCDE, el más avanzado es Chile, que podría recuperar su nivel anterior a la pandemia a mediados de este año, mientras que Brasil y Colombia se proyectan para el segundo semestre de 2022.

Más atrás aparecen Costa Rica y México para mediados de 2023, y finalmente Argentina con un pronóstico que se extiende hasta más allá de 2025.

Impulsada por un plan de estímulos multimillonario, la economía de Estados Unidos se prevé que crecerá este año 6,9%, de un pronóstico anterior del 6,5%, pero solo se expandirá 3,6% en 2022, de 4,0% previsto en marzo pasado.

En general, la OCDE dice que «16 meses después del inicio de la pandemia, muchos países controlan mejor los nuevos brotes del virus. Los gobiernos han administrado cerca de 2.000 millones de dosis de vacunas, y la capacidad mundial de ensayo, producción y administración de vacunas ha mejorado rápidamente».

«En términos más generales, mientras la gran mayoría de la población mundial no esté vacunada, todos nosotros seguiremos siendo vulnerables a la aparición de nuevas variantes», advirtió la OCDE. «La imposición de nuevos confinamientos y la intermitencia de las actividades económicas podrían socavar gravemente la confianza».

Mientras tanto, la «economía mundial navega actualmente hacia la recuperación, con múltiples fricciones». El riesgo de que no se alcance o no se generalice un crecimiento pospandémico suficiente es elevado.

«Esto dependerá en buena medida de la adopción de marcos de política flexibles y sostenibles, así como de la calidad de la cooperación internacional», concluyó el informe.

Estados Unidos ha destinado miles de millones de dólares a su economía durante la pandemia, y si el presidente Joe Biden consigue avanzar en su agenda, continuará haciéndolo durante los próximos años.

Si bien la mayor parte de la atención a los pagos de estímulo y recuperación en Estados Unidos se ha centrado en el impacto económico interno, los economistas tienen en cuenta otro efecto secundario: los beneficios «indirectos» para el resto del mundo.

«El gobierno está enviando cheques a todo el mundo», dijo Joseph Gagnon, investigador principal del Instituto Peterson de Economía Internacional. «Los hogares y los gobiernos estatales y locales están comprando todo tipo de suministros para la educación y la atención médica; no hemos tenido un déficit presupuestario gubernamental tan grande desde la Segunda Guerra Mundial».

Aunque actualmente es imposible decir qué porcentaje del dinero del estímulo proveniente del gobierno federal se gastará en lugar de ahorrar, la cantidad «masiva» de dinero involucrada garantiza grandes impactos económicos, dijo Gagnon.

Gagnon explicó que en un auge económico, el porcentaje de gasto dirigido al exterior, en tiempos normales entre el 15% y el 20%, aumenta drásticamente. «Eso significa que tal vez hasta un 30% de todo este gasto adicional podría extenderse a otros países».

El nivel de gasto de Estados Unidos en este momento equivale a un «experimento fenomenal», dijo Gagnon.

«En general, es bueno para el mundo», dijo. «De hecho, es tan bueno que podría terminar siendo un problema político en Estados Unidos, porque nuestro déficit comercial será mucho mayor y la gente dirá: “¿por qué el gobierno federal está pidiendo prestado todo este dinero para respaldar los empleos en China y en Alemania”?».

Falk Bräuning, economista y asesor de políticas del Departamento de Investigación del Banco de la Reserva Federal de Boston, dijo que existe un «fuerte consenso» entre los economistas de que los efectos secundarios del aumento del gasto estadounidense son muy importantes para otros países.

«Estados Unidos está realmente en camino de una recuperación muy fuerte después del año pasado», dijo, y agregó que Estados Unidos, como la economía más grande del mundo, puede servir como una «locomotora» que atraiga a otras economías.

Otro artículo de interés: Buena noticia para España según OCDE

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s