Socialista Herzog, nuevo presidente de Israel

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Isaac Herzog, exlaborista elegido presidente de Israel / Foto: Brookings Institution

Lectura: 5 minutos

Isaac Herzog, de 60 años y que los últimos tres lideró la Agencia Judía, será el nuevo jefe del Estado, en sustitución de Reuven Rivlin, tras recibir el voto secreto de 87 diputados en una Cámara de 120 bancas, por encima de los veintiséis que consiguió Peretz.

Sobrino del histórico ministro de Exteriores Abba Eban e hijo del difunto Haim Herzog ─presidente de Israel entre 1983 y 1993─, Herzog aparecía como favorito frente a Peretz, una candidata de perfil más popular y asociada a la derecha, pero sin cargos previos ni experiencia política en la más alta esfera institucional israelí.

El nuevo jefe de Estado tomará posesión cuando Rivlin termine su mandato de siete años, el próximo 9 de julio.

La presidencia es un cargo protocolario en Israel, ya que las decisiones ejecutivas radican en el Gobierno y primer ministro. El Parlamento elige por mayoría simple al presidente entre los candidatos presentados, que puede ser por su capacidad personal o previa contribución al Estado y simboliza la unidad del país por encima de la política partidista.

Sin embargo, más allá de su papel ceremonial, el presidente tiene funciones como designar al candidato encargado de crear ejecutivo, un proceso en el que Rivlin tuvo que tomar parte repetidas veces en los últimos dos años, tras cuatro elecciones generales y un largo bloqueo político.

El miércoles (2.06.2021), la elección presidencial coincide con el fin del plazo del centrista Yair Lapid, con la tarea de formar Gobierno, que tiene hasta la medianoche para comunicar a Rivlin si logró su cometido.

Lapid, líder opositor que aglutina un heterogéneo conjunto de partidos contrarios al actual primer ministro, Benjamín Netanyahu, sigue aún con negociaciones al límite para cerrar los detalles que lleven a la creación de una nueva coalición «del cambio».

De confirmarse, este nuevo ejecutivo relegaría a la oposición a Netanyahu, tras doce años seguidos como primer ministro. Aún no se ha firmado el acuerdo de coalición, pero siete partidos podrían terminar pronto con la era de Netanyahu en Israel.

El nacionalista conservador Naftali Bennett podría convertirse en líder gubernamental.

Como ocurre con otros muchos políticos israelíes, la carrera política de Naftali Benett está vinculada a las fuerzas armadas. Bennett, cuya familia emigró a Israel desde San Francisco, sirvió en las fuerzas especiales del ejército israelí durante seis años. Benjamín Netanyahu nombró a este soldado de élite jefe de personal en 2006.

Como oficial de una unidad de fuerzas especiales, Bennett estuvo involucrado en un criticado y controvertido ataque de la artillería israelí contra la aldea libanesa de Kana.

Después de retirarse del Ejército en 1996, Bennett estudió Derecho en Nueva York, fundó una empresa de software, valorada entonces en 145 millones de dólares. A los 33 años y, tras vender su empresa, Bennett contaba con mucha seguridad económica: «Podría tomar cócteles en el Caribe el resto de mi vida», dijo una vez.

Sin embargo, hubo un dramático hecho que cambió su carrera: la Guerra del Líbano de 2006, en la que Bennett perdió a su mejor amigo. Entonces se dedicó al mundo de la política. Durante dos años estuvo cerca del primer ministro, pero poco antes de que Netanyahu fuera reelegido en 2009, Bennett se distanció de su mentor.

Bennett criticó el hecho de que el primer ministro conservador se hubiera pronunciado a favor de un congelamiento temporal de los asentamientos debido a la presión de Estados Unidos. Como presidente de las organizaciones de los asentamientos, organizó una protesta contra sus planes y presionó a Netanyahu.

En la primavera de 2012, el político dejó de formar parte del Likud, el mayor partido conservador de Israel, y se unió al partido nacional-religioso «Hogar Judío». Seis meses después, este pequeño partido, que en ese entonces tenía solo tres escaños en el Parlamento, lo eligió presidente.

Bajo su liderazgo, el «Hogar Judío» amplió su base electoral y también el número de miembros en el Parlamento. Como ministro y miembro del gabinete de Seguridad, Bennett formó parte del gobierno de su rival Netanyahu en 2013.

Seis años después fundó un nuevo grupo parlamentario en la Knesset llamado HaJamin HeChadasch, «La Nueva Derecha», a fines de 2018. Para las elecciones parlamentarias de 2019, «La Nueva Derecha» se unió a la alianza «Unión de Partidos de Derecha» para formar la alianza política Yamina, que en ese momento estaba a favor de la reelección de Benjamin Netanyahu. Como secretario de Defensa, Naftali Bennett volvió al gabinete de Netanyahu en otoño de 2019.

Desde las elecciones parlamentarias de 2020, en las que Yamina ganó siete bancas, Yamina y Naftali Bennett han estado trabajando por poner fin a la era de Netanyahu. Esto podría tener éxito ahora con una coalición un tanto aventurera, también desde la perspectiva israelí, porque hay partidos de extrema izquierda, pasando por el centro, hasta la extrema derecha.

Otro artículo de interés: Blinken reclama unidad del mundo árabe para alcanzar la paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s