Histórico acuerdo de vacunas entre Israel y la Autoridad Palestina

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Arne Müseler

Lectura: 5 minutos

El gobierno de Israel, después de la era Netanyahu, ha anunciado el viernes que entregará alrededor de 1 millón de dosis de vacunas de Pfizer próximas a caducar a la Autoridad Palestina, a cambio de un número de dosis similar que los palestinos esperan recibir en septiembre de 2021.

Israel ha enfrentado numerosas críticas por no compartir sus vacunas con los 4,5 millones de palestinos en las zonas de Gaza y Cisjordania.

«Israel firmó un acuerdo con la Autoridad Palestina y entregará un millón de dosis de vacunas Pfizer a punto de expirar y recibirá a cambio las dosis que la empresa Pfizer tenía que enviar a la Autoridad Palestina», afirmó la oficina del primer ministro y los ministerios israelíes de Defensa y Salud, en un comunicado conjunto.

Israel ha llevado a cabo una de las campañas de vacunación más rápidas del mundo, que le ha permitido ir levantando restricciones para frenar la pandemia, incluida la obligatoriedad de mascarilla en interiores esta misma semana. Sin embargo, también ha recibido muchas críticas de grupos de derechos humanos y profesionales de la salud por no ayudar a los palestinos, ya que la campaña de inmunización en Cisjordania y Gaza avanza lentamente y con muchas trabas, lo que pone en riesgo tanto a la población palestina como a la propia israelí.

Aunque la barrera de seguridad separa la mayor parte de Cisjordania de Israel, y hay una cerca casi hermética entre Israel y Gaza, toda la región se considera una unidad epidemiológica.

Según el Ministerio de Salud de la ANP, hasta esta semana, 436.275 personas habían recibido al menos una dosis, y unas 260.000 habían recibido ambas dosis; cifras que incluyen a los más de 100.000 trabajadores palestinos que Israel ha vacunado desde marzo, ya que entran en contacto regular con israelíes en sus lugares de trabajo.

También incluye a unos 52.000 palestinos en la Franja de Gaza que han sido vacunados.

Hasta ahora Israel se ha abstenido de iniciar una campaña para vacunar a la población palestina en general, a pesar de los llamamientos de diversas organizaciones, una petición al Tribunal Superior de Justicia y las instancias de los expertos en salud de alto nivel.

Israel, bajo el mandato de Benjamín Netanyahu, que terminó esta misma semana, ha sostenido que, según los Acuerdos de Oslo, los palestinos son responsables de las inmunizaciones en Cisjordania, mientras que Gaza está controlada por Hamás.

También la Unión Europea intervino, para reclamar a Israel un trato especial con los palestinos en el terreno de la vacunación contra el COVID-19.

Desde hace casi 25 años, la Unión Europea (UE) ha estado involucrada en el financiamiento de la Autoridad Palestina, de proyectos educativos y de desarrollo en Cisjordania, la Franja de Gaza y Jerusalén Este. La propia UE asegura que es la región del mundo que más dinero gasta en los palestinos. En el período de financiación de 2017 a 2020, los palestinos obtuvieron una ayuda directa por valor de 2.300 millones de euros de los presupuestos de la UE, de algunos Estados miembros y del Reino Unido.

La UE financia, desde hace años, la asistencia social a unas 100.000 personas en la Franja de Gaza, dominada por Hamás. Además, paga parte de los parte sueldos y pensiones del enorme aparato administrativo de la Autoridad Palestina en Cisjordania. Y aporta otros 159 millones de euros de su presupuesto a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNWRA).

A su vez, Alemania colabora con otros 210 millones al presupuesto de la UNWRA. Y otros Estados miembros también están muy involucrados en el tema.

Hasta ahora, sin embargo, la UE no ha podido convertir este impresionante vínculo económico en influencia política: ni Israel ni los palestinos se apoyan en la UE como mediador, sobre todo en el actual intercambio de ataques entre Hamás, que la UE clasifica de agrupación terrorista, y el Ejército israelí.

Mihai Sebastian Chihaia, experto en la región en el Centro de Política Europea en Bruselas, explica por qué la UE es un gigante financiero, pero sigue siendo un enano político: «La UE debería encontrar una línea más uniforme. Sé que ha sido difícil hasta ahora. No hay truco de magia para lograr esta unidad, pero para tener influencia, la UE debe mostrar más unidad a nivel de Estados miembros».

Mihai Sebastian Chihaia ha observado durante años que la brecha entre los Estados que más bien simpatizan con Israel, como Alemania, y los que lo hacen con los palestinos, como Suecia, y el grupo neutral, en medio de ambos, es un obstáculo considerable en la UE a la hora de desarrollar una poderosa estrategia en Oriente Medio: «La UE tiene todos los instrumentos necesarios para desarrollar una estrategia con visión de futuro. Pero necesita la voluntad política para implementar esta estrategia. Esta voluntad política no se ha dado aún», aclara el analista a DW. La UE está aferrada a la solución de dos Estados, es decir, la coexistencia de Israel y la fundación de un Estado palestino, dice.

Otro artículo de interés: Final para Netanyahu, comienza etapa Bennett en Israel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s