Fin de las consolas de juego, escribe Mariana Gonzalez en Buenos Aires

OPINIÓN

50375802637_b4cf4e7eac_c
Foto: Greg Dunlap

*Escribe Mariana Gonzalez, especialista en Computación Científica, Fac. Ciencias Exactas UBA. MBA, ITBA.

Lectura: 5 minutos

Walkman, casete, Atari, disquete, CD, VHS, Nintendo, máquinas de escribir, fuimos dejando atrás productos de la tecnología que sus irrupciones y sus súbitas obsolescencias no nos dieron tiempo para la nostalgia, cegados por la aparición de los nuevos «gadgets». El nuevo es siempre un avance en funcionalidad, velocidad, ingenio, diseño, costo, eficiencia, precisión, pero nunca el reemplazo es por mal funcionamiento.

Existen, también productos de la tecnología que dejaron atrás «cosas» que considerábamos imprescindibles: enciclopedias, mapas de papel, teléfonos analógicos, reglas de cálculo.

Las causas del cambio obedecen a distintos motivos: importantes avances en las prestaciones; baja de costos de uso y mantenimiento; nuevas normativas de seguridad; estrategias de marketing que imponen nuevas tendencias de mercado; status social que ofrece tener el último modelo y por ende los fabricantes los ofrecen periódicamente.

Con la aparición del procesamiento y el almacenamiento en «la nube» y la universalización de las comunicaciones de alta calidad, va haber una cascada de obsolescencias.

Entre los que, aparentemente tienen los días contados, están las consolas de juego. Un producto que nació en la década del 70 del siglo pasado. Si bien las marcas y los modelos fueron sufriendo sucesivos reemplazos, el producto en sí, se mantuvo incólume.

Nacieron con las Atari en 1972, durante muchos años se mantuvo con altibajos y distintas calidades de juegos y hardware hasta que en 1987 Nintendo fue el gran dominador del mercado y hería de muerte a su antecesora.

Entre aquel entonces y hoy pasaron muchas marcas y modelos; la Commodore 64; varias de Sega; varias de Atari; la Game Boy; la Wii, con su popular Super Mario, que introdujo el juego con control por movimiento.
En estos momentos los líderes del mercado son la Play Station de Sony, la Xbox de Microsoft y la consola portátil Switch de Nintendo, todas de excelente calidad tanto en el hardware como en los juegos.

En la E3 2021, Electronic Entertainment Expo 2021, que acaba de finalizar en Los Ángeles, y que reúne a la mayoría del mundo de los video juegos hubo anuncios que nos hacen pensar en el fin de las consolas. Allí, Xbox anunció que trabaja en nuevos dispositivos de «streaming» para que se juegue desde televisores o monitores sin la necesidad de usar una consola, junto con anuncios de nuevos convenios con fabricantes de televisores para que se juegue en ellos directamente.

En 2017, Microsoft lanzó Xbox Game Pass, donde los jugadores podían jugar un conjunto de juegos durante todo el tiempo que se mantuvieran pagando un abono del orden de los US$ 10. Fue un sacudón para el modelo el que las personas pagaban 60 dólares por ciertos juegos.

Pero, el gran cambio, fue a finales de 2019, cuando lanzó un servicio de juegos en la nube, donde éstos son almacenados, procesados y transmitidos a los dispositivos, el servicio llamado Xbox Cloud Gaming o xCloud, significa que las personas no necesitan instalar juegos o usar la consola Xbox.

Ese servicio, que aún está en fase de prueba, requiere una comunicación de alta velocidad y estable, ésta es su principal limitación por ahora, ya que los avances en la calidad, velocidad y baja de costos de las comunicaciones son vertiginosos.

Microsoft con su Xbox nunca pudo alcanzar en ventas a Sony con la Play Station, además sufrió un traspié en 2013, con su Xbox One en la percepción entre los jugadores, cuando la presentó como un dispositivo para transmitir en continuo música y películas.

Por lo que desde 2014, se dedicó a la compra de empresas de videojuegos, comenzando con la compra de Mojang, compañía sueca que había desarrollado el muy popular (y muy bueno) juego Minecraft, por 2.500 millones de dólares. Luego, compró quince empresas más, desarrolladoras de videojuegos.

Si bien sigue vendiendo y anunciando nuevos modelos de sus consolas Xbox, Microsoft está apostando a que el futuro sea juegos y servicios y no hardware. Según Tim Stuart, director financiero de Xbox, las mayores ganancias por videojuegos provienen, ya, de contenido y servicios, en lugar de la venta de Xbox.

Es difícil pensar que se siga eligiendo comprar una consola, cuándo se pueda jugar ininterrumpidamente por un abono mensual de bajo costo en cualquier dispositivo.

Por lo que, nostálgicos, estamos por enfrentarnos a un nuevo dispositivo con fecha de caducidad. Uno que duró mucho y vio pasar marcas y modelos pero cada vez aparentaba más fortaleza: las consolas de juegos.

*Mariana Gonzalez
Computación Científica, Fac. Ciencias Exactas UBA
MBA ITBA
Empresaria en Argentina y Uruguay en empresas de tecnología.

Otro artículo escrito por Mariana Gonzalez: Ciudades Inteligentes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s