Peligrosa carrera armamentista en estrecho de Taiwán

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
Misiles antibuque Hsiung Feng III y Hsiung Feng II de Taiwán / Foto: 玄史生

Lectura: 3 minutos

China desplegará 150 nuevos aviones de combate para utilizarlos en operaciones en el Estrecho de Taiwán y el Mar de China Oriental, reveló el sabado el diario South China Morning Post, destacando que los nuevos cazas furtivos (invisibles a los radares) serán incorporados a los escuadrones aéreos de una base ubicada en Mongolia Interior, una en Hebei y otras dos pertenecientes al Comando Oriental y del Norte.

Según los expertos, con el despliegue masivo de aeronaves, Beijing quiere enviar un mensaje a Japón y Corea del Sur, que se abstengan de unirse a los Estados Unidos en la defensa de Taiwán.

Para China comunista, la isla es una provincia «rebelde» que debe ser reconquistada por la fuerza, de ser necesario.

En el último período, el gobierno japonés ha reforzado su apoyo a Taipéi. En una entrevista publicada por Bloomberg el pasado 24 de junio, el ministro de Defensa japonés, Nobuo Kishi, dijo que la seguridad de la isla «está directamente vinculada a Japón, y [Tokio] vigila de cerca las relaciones entre Taiwán y China, y las actividades militares chinas».

La situación en el Estrecho sigue siendo muy tensa. El 22 de junio, un cazatorpederos estadounidense navegó por el brazo de mar que divide la isla de China.

Fue el sexto paso de un buque de guerra de Washington por la zona, desde que Joe Biden asumió el cargo en enero. La semana pasada, 28 aviones militares chinos sobrevolaron la zona de identificación aérea de Taiwán, lo que provocó la respuesta de la fuerza aérea de Taipéi.

Para responder al desafío de China, Taiwán se ha volcado a una inmensa campaña de rearme masivo, con la ayuda de Washington.

El sabado la guardia costera taiwanesa recibió una nueva corbeta lanzamisiles, la segunda de las 12 unidades que la administración de Tsai Ing-wen quiere adquirir para defender los mares del país. Si China intentara una invasión por mar, las nuevas corbetas pueden disparar los modernos misiles antibuque Hsiung Feng III y Hsiung Feng II.

En noviembre, Taipéi comenzó a trabajar en la construcción de ocho submarinos, los primeros de fabricación propia. Estarán equipados con sistemas de sónar digitales, combate integrado y periscopio suministrados por Estados Unidos. También dispone del nuevo Hsiung Feng-2E, un misil de crucero capaz de alcanzar blancos en territorio chino, a 1.000 kilómetros de distancia.

Otro artículo de interés: Taiwán, mayor escollo diplomático entre Washington y Beijing

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s