Dictadura de Birmania libera más de dos mil presos políticos

INTERNACIONAL

50375802637_b4cf4e7eac_c
«Protesta de las flores» contra la detención Aung San Suu Kyi / Foto: Brian Kelley

Lectura: 2 minutos

El ejército birmano liberó ayer a más de 2.000 presos políticos, entre ellos periodistas que habían criticado la represión de la Junta militar y varios manifestantes que habían participado en las protestas contra el golpe de Estado.

El vocero militar, Zaw Min Tun, dijo que la mayoría de las personas fueron detenidas por unirse a las protestas: «Un total de 2.296 personas fueron liberadas. Si bien estuvieron presentes en las protestas, no desempeñaron roles de primera línea. No participaron en actos violentos».

Según la Asociación de Ayuda a los Presos Políticos, las personas liberadas ayer no deberían haber sido detenidas.

La organización sin fines de lucro calificó la liberación como una estratagema para distraer a la opinión pública internacional de la represión que se despliega en el país. «Los acontecimientos pretenden dar a entender que se ha aplacado la opresión de la Junta. Pero no es así», se lee en un comunicado.

Más de 5.200 presos políticos siguen encerrados en las cárceles birmanas.

Salai Za Uk Ling, una activista de la Organización de Derechos Humanos del Estado de Chin, describió la liberación como un hecho «carente de todo sentido» y cuyo único objetivo es apaciguar a la comunidad internacional.

Los países occidentales llevaban meses pidiendo la liberación de los presos políticos y condenando la toma del poder por parte del Tatmadaw (el ejército birmano). Con el golpe de Estado del primero de febrero, los militares derrocaron a la líder civil Aung San Suu Kyi, ahora encarcelada y procesada, y anularon los resultados de las elecciones de noviembre de 2020.

Varios medios de comunicación confirmaron la liberación de algunos de sus reporteros. El portal Myanmar Now confirmó la liberación de una de sus periodistas, Kay Zon Nwa, que llevaba 124 días detenida, acusada de incitación a la violencia.

«Como muchos otros presos políticos, Kay fue detenida injustamente. Sufrió mucho en la cárcel. Pero hoy me alegro de verla de nuevo de buen humor», dijo el redactor jefe de Myanmar Now, Swe Win.

Otro artículo de interés: Naciones Unidas frena venta de armas al régimen de Birmania

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s